La es­ca­le­ra

La Voz de Galicia (Lugo) - - Agenda - Antón Grande

Lo de Lu­go no tie­ne pa­ran­gón. Es abrir la pren­sa por la ma­ña­na y em­pe­zar a alu­ci­nar en co­lo­res; in­clu­so a ve­ces pien­so si no es­ta­ré ab­du­ci­do por se­le­ni­tas porque lo que ha­bi­tual­men­te leo, y veo a dia­rio, me trans­por­ta el ce­re­bro co­mo si me hu­bie­se me­ti­do una in­ges­tión de pe­llo­te. Re­sul­ta que pa­ra ba­jar al río a ba­ñar­se ha­ce fal­ta una es­ca­le­ra, bien, y pa­ra co­lo­car esa es­ca­le­ra, ha­ce fal­ta un per­mi­so de la CHMS, la que no arre­gla ni de co­ña el caneiro de la Acea de Ol­ga. Va­le. Y una vez que te­ne­mos el per­mi­so pa­ra una es­ca­le­ra, mon­ta­mos una pla­ya flu­vial y a na­dar, que el Mi­ño es nues­tro.

Aquí no hay pla­ya, pú­bli­ca se en­tien­de, va­ya, va­ya, pe­ro te­ne­mos es­ca­le­ra. Por al­go se em­pie­za pe­ro… me sue­na a po­co, so­bre to­do si es pa­ra ins­ta­lar­la en te­rre­nos de la Dipu­tación y el Ayun­ta­mien­to tie­ne que con­ce­der al­gún que otro per­mi­so.

Es­ta ciu­dad si­gue fun­cio­nan­do a ba­se de cha­pu­zas, de me­dias ver­da­des y mien­tras que una es­ca­le­ra equi­va­le a una pla­ya, las ca­sas de la ciu­dad, del cen­tro y de las ba­rria­das, se des­plo­man por su pe­so, sin que las me­di­das coer­ci­ti­vas sir­van pa­ra que los pro­pie­ta­rios cum­plan con la ley. Así, la pers­pec­ti­va des­de el adarve de la mu­ra­lla, del pro­pio cen­tro o de mu­chos ba­rrios lu­gue­ses no es otra que ca­sas des­tar­ta­la­das, a las que se les caen las es­ca­le­ras y el te­ja­do, so­la­res de­cré­pi­tos que con­for­man el pai­sa­je de­sola­dor de es­ta ciu­dad en las que las lu­chas po­lí­ti­cas en­tre las ad­mi­nis­tra­cio­nes preo­cu­pan más que el desa­rro­llo.

Ten­drán que re­co­no­cer­me que es­to es una co­ña, que con gen­te así no va­mos a nin­gu­na par­te. Pe­ro ya te­ne­mos per­mi­so pa­ra una es­ca­le­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.