Leo­pol­do Ló­pez: «No clau­di­ca­ré»

Ma­du­ro mues­tra su de­bi­li­dad al ex­car­ce­lar­lo y arres­tar­lo en ca­sa

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada - 22 y 23

«Ve­ne­zue­la: Es­te es un pa­so ha­cia la li­ber­tad. No ten­go re­sen­ti­mien­to al­guno y tam­po­co vo­lun­tad de clau­di­car en mi lu­cha. Man­ten­go fir­me mi opo­si­ción a es­te ré­gi­men y fir­me mi con­vic­ción de lu­char por una ver­da­de­ra paz, con­vi­ven­cia, cam­bio y li­ber­tad». Con es­tas pa­la­bras, leí­das por el di­ri­gen­te de su par­ti­do Freddy Gue­va­ra, el di­ri­gen­te opo­si­tor ve­ne­zo­lano, Leo­pol­do Ló­pez, anun­cia­ba ayer su sa­li­da de la pri­sión mi­li­tar de Ra­mo Ver­de, a 30 ki­ló­me­tros de Caracas, pa­ra pa­sar al arres­to do­mi­ci­lia­rio en una sor­pre­si­va de­ci­sión del Tri­bu­nal Su­pre­mo que de­ja en­tre­ver la de­bi­li­dad del ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro.

Tras tres años, cua­tro me­ses y 19 días de una con­de­na to­tal de 13 años y nue­ve me­ses de cár­cel, Ló­pez vol­vió a su ho­gar y, por fin, pu­do abra­zar a su mu­jer y a sus hi­jos. El po­lí­ti­co, que de­be­rá lle­var un bra­za­le­te elec­tró­ni­co pa­ra su con­trol, es cons­cien­te de que en cual­quier mo­men­to pue­de vol­ver a pri­sión: «Si man­te­ner mi con­vic­ción de lu­cha por la li­ber­tad sig­ni­fi­ca co­rrer el ries­go de vol­ver a una cel­da en Ra­mo Ver­de, es­toy más que dis­pues­to a asu­mir­lo».

En pie so­bre los al­tos mu­ros de su re­si­den­cia, Ló­pez hi­zo una bre­ve apa­ri­ción pú­bli­ca, be­só la ban­de­ra ve­ne­zo­la­na de sie­te es­tre­llas (sím­bo­lo de la re­sis­ten­cia opo­si­to­ra) y co­reó con al­gu­nos cen­te­na­res de sus se­gui­do­res la fra­se que lo iden­ti­fi­ca co­mo po­lí­ti­co: «fuer­za y fe». Sus pro­pios abo­ga­dos des­co­no­cen aún los tér­mi­nos de su arres­to do­mi­ci­lia­rio, pues lo que sa­ben so­bre su nue­va con­di­ción es lo que anun­ció la Sa­la Pe­nal del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia en una no­ta de pren­sa. Uno de sus de­fen­so­res es­pa­ño­les, Ja­vier Cre­ma­des, ha se­ña­la­do que Ló­pez no ten­drá prohi­bi­ción de de­cla­rar a los me­dios ni de re­ci­bir per­so­nas en su re­si­den­cia. Lo se­gun­do pa­re­ce cier­to (es­tu­vo va­rias ho­ras con la pla­na ma­yor de su par­ti­do), pe­ro lo pri­me­ro no pa­re­ce fac­ti­ble. Una re­gla es­tán­dar cuan­do se li­be­ra a un pre­so po­lí­ti­co en Ve­ne­zue­la es im­pe­dir­le ac­ce­der a los me­dios y a las re­des so­cia­les.

Gue­va­ra afir­mó que, tras ha­ber ha­bla­do du­ran­te cua­tro ho­ras con Ló­pez, se en­con­tró con «un me­jor hom­bre, pro­duc­to de to­do el su­fri­mien­to que se ha con­ver­ti­do en cre­ci­mien­to: es la sa­bi­du­ría que se cons­tru­ye a par­tir de los lar­gos mo­men­tos de so­le­dad». A lo lar­go de los 1.235 días de su cau­ti­ve­rio, re­clui­do en so­li­ta­rio en un ala del pe­nal, los re­pre­sen­tan­tes de Ló­pez de­nun­cia­ron múl­ti­ples pe­río­dos de ais­la­mien­to y de mal­tra­to por par­te de las au­to­ri­da­des mi­li­ta­res.

En su co­mu­ni­ca­do, el di­ri­gen­te opo­si­tor des­pe­jó cual­quier du­da de que hu­bie­ra ne­go­cia­do sus con­di­cio­nes con el Go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro. «Les reite­ro mi com­pro­mi­so de lu­char has­ta con­quis­tar la li­ber­tad», di­jo. Re­cor­dó que el com­pro­mi­so de man­te­ner las pro­tes­tas de ca­lle si­gue, ade­más de pe­dir a la ciu­da­da­nía una ma­ni­fes­ta­ción ma­si­va en Caracas y su par­ti­ci­pa­ción en el ple­bis­ci­to or­ga­ni­za­do por la opo­si­ción pa­ra el do­min­go 16, que el cha­vis­mo des­co­no­ce. Aun­que la ra­zón ofi­cial de su li­be­ra­ción fue «hu­ma­ni­ta­ria», ale­gan­do po­si­bles pro­ble­mas de sa­lud, Ló­pez apa­re­cía ayer en bas­tan­te bue­na for­ma fí­si­ca.

La me­dia­ción de Za­pa­te­ro

Se­gún Colpisa, Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro ha ju­ga­do un pa­pel de­ci­si­vo en la li­be­ra­ción de Leo­pol­do Ló­pez. El ex­pre­si­den­te lle­va me­ses me­dian­do en­tre el Go­bierno de Ma­du­ro y la opo­si­ción jun­to a otros an­ti­guos man­da­ta­rios co­mo el do­mi­ni­cano Lio­nel Fer­nán­dez o el pa­na­me­ño Mar­tín To­rri­jos; un es­fuer­zo que ayer dio en par­te sus fru­tos.

Las reac­cio­nes a su ex­car­ce­la­ción no se hi­cie­ron es­pe­rar. Des­de Es­pa­ña, los prin­ci­pa­les lí­de­res po­lí­ti­cos —Ma­riano Ra­joy, Pe­dro Sán­chez y Al­bert Ri­ve­ra— se fe­li­ci­ta­ron por la me­di­da pe­ro exi­gie­ron la li­ber­tad ple­na.

«Ma­ña­na (por hoy) se cum­plen 100 días de la lu­cha en la ca­lle, y es allí don­de nos en­con­tra­re­mos, jun­to al pue­blo»

«No es­toy dis­pues­to a clau­di­car y si ello im­pli­ca que de­ba vol­ver a una cel­da en Ra­mo Ver­de, es­toy dis­pues­to a ha­cer­lo»

«Man­ten­go fir­me mi opo­si­ción a es­te ré­gi­men. Reite­ro mi com­pro­mi­so de lu­char has­ta con­quis­tar la li­ber­tad de Ve­ne­zue­la» Leo­pol­do Ló­pez A tra­vés de su por­ta­voz

AFP

Aco­sa­do por las pro­tes­tas, Ma­du­ro en­vía al sím­bo­lo de la opo­si­ción a su do­mi­ci­lio. En la foto, Ló­pez abra­za a sus hi­jos.

JUAN BARRETO

Leo­pol­do Ló­pez sa­lu­da on­dean­do la ban­de­ra de sie­te pun­tas tras ser li­be­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.