Un lu­cen­se, de­te­ni­do en Sa­bi­ñá­ni­go por el ase­si­na­to de su so­bri­na de 7 años

Iván P. P. ale­gó ini­cial­men­te que la hi­jas­tra de su her­mano se ca­yó por las es­ca­le­ras

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada - MI­GUEL CA­BA­NA

Una ni­ña de 8 años, Naia­ra Va­len­ti­na Abi­gail Brio­ne, fa­lle­ció es­te vier­nes por la tar­de en el Hos­pi­tal de Za­ra­go­za co­mo con­se­cuen­cia de la bru­tal pa­li­za re­ci­bi­da el jue­ves por la tar­de en su do­mi­ci­lio de la lo­ca­li­dad de Sa­bi­ñá­ni­go, Huesca. Co­mo pre­sun­to au­tor de los he­chos fue de­te­ni­do y en­via­do a pri­sión tras pres­tar de­cla­ra­ción un tío de la ni­ña, Iván P.P., de 30 años, que na­ció en Lu­go pe­ro des­de pe­que­ño re­si­de en la lo­ca­li­dad ara­go­ne­sa. La lla­ma­da a los ser­vi­cios de emer­gen­cia la hi­zo el jue­ves por la tar­de el pro­pio tío, di­cien­do que la chi­qui­lla se ha­bía caí­do por las es­ca­le­ras y es­ta­ba mal­he­ri­da.

Las le­sio­nes eran de tal gra­ve­dad que aca­bó fa­lle­cien­do el vier­nes en el hos­pi­tal, so­bre to­do por una en la ca­be­za. La ins­pec­ción mé­di­ca des­cu­brió que el ca­dá­ver po­día te­ner he­ri­das que no se co­rres­pon­dían con la caí­da por las es­ca­le­ras, e in­clu­so al­gu­nas ya an­te­rio­res al per­can­ce. Por ello, acu­die­ron a la ca­sa y, des­pués de to­mar­le de­cla­ra­ción a Iván P. P., lo de­tu­vie­ron co­mo pre­sun­to res­pon­sa­ble de la muer­te de su so­bri­na, en reali­dad hi­jas­tra y no hi­ja na­tu­ral de su her­mano.

La ni­ña ha­bía ido a pa­sar unos días a la ca­sa don­de ocu­rrie­ron los he­chos, que es la vi­vien­da de su abue­la y don­de tam­bién re­si­día su tío y pre­sun­to agre­sor. El hom­bre tra­ba­ja co­mo vi­gi­lan­te de se­gu­ri­dad y com­par­tía do­mi­ci­lio con su ma­dre, en un edi­fi­cio de re­cien­te cons­truc­ción en el ba­rrio lla­ma­do Puen­te de Sar­das. Su her­mano, y pa­dras­tro de la ni­ña, tam­bién vi­ve en la zo­na y tra­ba- ja en el sec­tor de la se­gu­ri­dad.

Ayer se pro­du­je­ron con­cen­tra­cio­nes de pro­tes­ta por es­te he­cho en la lo­ca­li­dad os­cen­se. El al­cal­de in­di­có que no ha­bía an­te­ce­den­tes de malos tratos co­no­ci­dos en el seno de la fa­mi­lia. Y acla­ró que la ni­ña no es­tá tu­te­la­da por nin­gu­na ins­ti­tu­ción, ya que la cus­to­dia co­rres­pon­de a su ma­dre, y que la fa­mi­lia re­ci­bía ayu­da de los ser­vi­cios so­cia­les, pe­ro so­lo de ti­po eco­nó­mi­co.

El de­te­ni­do pa­só ayer por la tar­de a dis­po­si­ción del Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 1 de Ja­ca, que es el que se en­car­ga del ca­so y de­cre­tó el se­cre­to del su­ma­rio. Tras es­cu­char el tes­ti­mo­nio de otras dos ni­ñas que pre­sun­ta­men­te pre­sen­cia­ron los he­chos, la jue­za de­cre­tó pri­sión sin fian­za pa­ra el acu­sa­do. Es­te, pa­ra el que la ti­tu­lar del juz­ga­do propone pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble, re­co­no­ció en un pri­mer mo­men­to ha­ber te­ni­do una dis­cu­sión pe­ro ne­gó cual­quier re­la­ción con la pa­li­za. Sin em­bar­go, con el pa­so de las ho­ras ha­bría con­fe­sa­do ser el au­tor de la mis­ma, se­gún fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción ci­ta­das por Efe.

La no­ti­cia cau­só con­mo­ción ayer en Lu­go por­que los pa­dres del de­te­ni­do son na­tu­ra­les de es­ta pro­vin­cia, aun­que se mar­cha­ron a Sa­bi­ñá­ni­go cuan­do él era un crío y no volvieron.

JA­VIER BLAS­CO

Cien­tos de per­so­nas asis­tie­ron ayer en Sa­bi­ñá­ni­go a la con­cen­tra­ción con­vo­ca­da por la muer­te de la pe­que­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.