Tras una ma­la pri­ma­ve­ra, peor ve­rano es­pe­ra

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - Pa­blo Ra­mil Di­rec­tor del Iba­der (Ins­ti­tu­to de Bio­di­ver­si­dad Agra­ria)

Du­ran­te si­glos Ga­li­cia ha estado ba­jo un cli­ma de ca­rác­ter tem­pla­do con una fé­rrea es­ta­cio­na­li­dad. Pe­ro en las úl­ti­mas dé­ca­das las nie­ves se han he­cho ca­da vez más extrañas y las he­la­das de oto­ño e in­vierno han sido más per­mi­si­vas pa­ra el desa­rro­llo de mu­chas es­pe­cies, pro­pi­cian­do un alo­ca­do ade­lan­to de su flo­ra­ción. Es­te lu­ju­rio­so desa­rro­llo ve­ge­tal fue in­ter­fe­ri­do es­ta pri­ma­ve­ra con un cruen­to epi­so­dio de he­la­das que ani­qui­la­ron cul­ti­vos y da­ña­ron la ve­ge­ta­ción es­pon­tá­nea. El ré­gi­men de llu­vias se mues­tra igual­men­te anó­ma­lo: in­vier­nos po­co llu­vio­sos se con­ti­núan con pri­ma­ve­ras y ve­ra­nos se­cos, pe­ro en los que no son ex­tra­ños los epi­so­dios de llu­vias to­rren­cia­les. Las con­se­cuen­cias de es­tos cam­bios se vi­ven con te­mor en las ex­plo­ta­cio­nes agrí­co­las, pe­ro son tam­bién te­mi­das por los ges­to­res de las áreas ur­ba­nas.

La fra­gi­li­dad de nues­tros hu­me­da­les an­te el cam­bio glo­bal se ve agra­va­da por la con­ta­mi­na­ción di­fu­sa, ca­da vez más ge­ne­ra­li­za­da da­do nues­tro des­or­de­na­do pa­trón de ocu­pa­ción del te­rri­to­rio, con un cóc­tel de aguas in­dus­tria­les, ne­gras y gri­ses sa­zo­na­das con bio­ci­das, an­ti­bió­ti­cos y su­per­bac­te­rias. Los hu­me­da­les, y es­pe­cial­men­te los co­rre­do­res flu­via­les, son in­ca­pa­ces de mi­ti­gar es­tos con­ta­mi­nan­tes, ya que su fun­cio­na­li­dad se en­cuen­tra mer­ma­da por la de­sidia de quie­nes de­be­rían ga­ran­ti­zar su con­ser­va­ción, y han to­le­ra­do su frag­men­ta­ción y des­truc­ción, cuan­do no su in­va­sión por es­pe­cies exó­ti­cas. El ne­ga­cio­nis­mo del cam­bio glo­bal, de­fen­di­do con po­cas lu­ces por Trump, es una ex­cu­sa pa­ra se­guir afe­rra­dos a un mo­de­lo de ex­plo­ta­ción in­sos­te­ni­ble. Que a me­nor es­ca­la es igual­men­te vi­si­ble cuan­do nues­tros mu­ní­ci­pes se em­pe­ñan en pro­mo­ver ac­ti­vi­da­des de uso pú­bli­co en las áreas más sen­si­bles de nues­tros ríos o per­mi­ten la plan­ta­ción de eu­ca­lip­tos en bra­ñas y la­gu­nas. Am­bos plan­tea­mien­tos res­pon­den a una mis­ma irra­cio­na­li­dad, sus­ten­ta­da en la in­ca­paz de com­pren­der los ser­vi­cios que nos pres­tan los eco­sis­te­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.