«Sin el po­zo no po­dría­mos co­ci­nar o ca­len­tar agua»

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - TO­NI LONGUEIRA

Co­mo su­ce­de siem­pre que hay una se­quía más o me­nos pro­lon­ga­da, uno de los pri­me­ros lu­ga­res de la co­mar­ca en ver­se afec­ta­dos es la ur­ba­ni­za­ción pri­va­da de Mon­te Xalo, en­tre Ca­rral y Cer­ce­da. Los re­si­den­tes, unos 500 du­ran­te el ve­rano y unos 250 en el in­vierno, su­fren se­rias res­tric­cio­nes des­de fi­na­les de ma­yo. El lago que abas­te­ce de agua a las vi­vien­das se en­cuen­tra a un ter­cio de su ca­pa­ci­dad, y eso que las pre­ci­pi­ta­cio­nes de los úl­ti­mos días ali­via­ron al­go el pa­no­ra­ma. De ahí que se man­ten­gan las res­tric­cio­nes de su­mi­nis­tro.

Los pri­me­ros re­cor­tes lle­ga­ron hace unas seis se­ma­nas, cuan­do el ser­vi­cio se re­du­jo drás­ti­ca­men­te a 12 ho­ras: des­de las ocho de la ma­ña­na has­ta las ocho de la tar­de. Sin em­bar­go, des­de el do­min­go 25 de ju­nio, los re­si­den­tes so­lo tie­nen agua de la traí­da des­de las sie­te de la tar­de has­ta las on­ce de la no­che. Eso im­pli­ca que mu­chos ti­ren de los po­zos y los de­pó­si­tos cons­trui­dos en sus pro­pie­da­des pa­ra te­ner agua po­ta­ble to­do el año. Es el ca­so de Ana Pérez Pra­da. Tie­ne 88 años y re­si­de so­la (su es­po­so fa­lle­ció) en una vi­vien­da en la ur­ba­ni­za­ción del Xalo des­de hace más de 25 años. Es­tá si­tua­da a es­ca­sos me­tros de lo que fue un restaurante, aho­ra ce­rra­do, y del cam­po de fútbol: «Fui­mos de los pri­me­ros en com­prar aquí», di­jo ayer. Y na­da más ad­qui­rir la vi­vien­da de­ci­die­ron «po­ner un po­zo». Se­gún di­jo, los cor­tes en el su­mi­nis­tro no son al­go nue­vo: «Siem­pre que hay se­quía pa­sa lo mis­mo. Si no lle­ga a ser por el po­zo que hi­ci­mos mi ma­ri­do y yo, no po­dría­mos ca­len­tar agua, co­ci­nar o al­go tan bá­si­co co­mo lim­piar el vá­ter».

A. GAR­CÍA

Ana tie­ne 88 años y vi­ve en Xalo des­de hace 25.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.