«Es ló­gi­co que los pa­dres in­sis­tan en su inocen­cia, pe­ro yo no ten­go du­das»

«Me pa­re­ció de re­ci­bo de­jar que la ma­dre des­pi­die­se a su hi­ja en el ta­na­to­rio. Des­pués la de­tu­vi­mos»

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - JO­SÉ MA­NUEL PAN

21 de sep­tiem­bre del 2013. Sá­ba­do. «Esa no­che es­ta­ba en ca­sa. Me co­mu­ni­can que se ha­bía de­nun­cia­do en San­tia­go una des­apa­ri­ción un po­co ra­ra de una ni­ña que te­nía ras­gos asiá­ti­cos. Era una des­apa­ri­ción en la de­mar­ca­ción de la Po­li­cía Na­cio­nal que en prin­ci­pio no nos afec­ta­ba, pe­ro co­mo es una me­nor se co­mu­ni­ca a to­dos los cuer­pos». El en­ton­ces ca­pi­tán de la Po­li­cía Ju­di­cial de la Guar­dia Ci­vil de A Co­ru­ña, Ar­tu­ro Mar­cos Sán­chez (Pa­len­cia, 1981), re­cuer­da aque­lla no­che. «Ho­ras des­pués, so­bre la una y me­dia de la ma­dru­ga­da, me lla­man pa­ra de­cir­me que ha apa­re­ci­do el ca­dá­ver de una ni­ña, tam­bién con ras­gos asiá­ti­cos. En un ca­mino de Teo, en nues­tra de­mar­ca­ción». Ar­tu­ro Mar­cos, hoy co­man­dan­te y des­ti­na­do a otros co­me­ti­dos bas­tan­te dis­tin­tos, po­ne en mar­cha a to­do su gru­po. En ese mo­men­to no lo sa­be, pe­ro aca­ba de ini­ciar la in­ves­ti­ga­ción más im­por­tan­te de su vi­da. Co­mien­za el ca­so Asunta.

—Una ni­ña muer­ta en Teo ho­ras des­pués de una de­nun­cia por des­apa­ri­ción en San­tia­go. ¿Pen­sa­ron que po­día ser el mis­mo ca­so? —Cla­ro. In­me­dia­ta­men­te re­la­cio­na­mos el ha­llaz­go del ca­dá­ver con la de­nun­cia de la des­apa­ri­ción de la ni­ña en San­tia­go. Ac­ti­va­mos to­do nues­tro sis­te­ma de tra­ba­jo en es­tos ca­sos. Avi­sé a los miem­bros del gru­po de per­so­nas de la uni­dad de po­li­cía ju­di­cial, al la­bo­ra­to­rio y tam­bién al equi­po que te­ne­mos en San­tia­go pa­ra que lle­ga­se cuan­to an­tes al lu­gar del ha­llaz­go.

—¿Cuán­do sa­ben que es­tán an­te un cri­men? —De la co­man­dan­cia de A Co­ru­ña sa­le un al­fé­rez [hoy es te­nien­te y es­tá des­ti­na­do en Lu­go] con un gru­po de agen­tes pa­ra ha­cer­se car­go de las in­ves­ti­ga­cio­nes. En cuan­to lle­gan, ha­cen la ins­pec­ción ocu­lar y ya ven que los pri­me­ros datos ha­cen pen­sar que se tra­ta de una muer­te vio­len­ta: unas cuer­das jun­to a los pies y las ma­nos, un po­co de san­gre en la na­riz... Fue una no­che muy in­ten­sa. Tras sa­ber que es la mis­ma ni­ña cu­ya des­apa­ri­ción se ha­bía de­nun­cia­do, un gru­po se di­ri­ge a San­tia­go pa­ra co­mu­ni­car a los pa­dres el ha­llaz­go del ca­dá­ver. La de­nun­cia de la ma­dre fue el pri­mer dato que nos per­mi­tió em­pe­zar a ha­cer co­sas aque­lla mis­ma ma­dru­ga­da. De­cía que la ni­ña ha­bía des­apa­re­ci­do des­pués de que la hu­bie­se de­ja­do en su pi­so es­tu­dian­do. So­lo te­nía­mos eso y el cuer­po. Nos fal­ta­ba sa­ber có­mo ha­bía lle­ga­do a Teo. Esa mis­ma no­che or­de­né que a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na se pi­die­sen las imá­ge­nes de to­das las cá­ma­ras de la zo­na pa­ra sa­ber si cap­ta­ron a la ni­ña sa­lien­do del pi­so.

—¿Ha­blan ya esa ma­dru­ga­da con los pa­dres? —Sí. Va­mos a su pi­so pa­ra co­mu­ni­car­les la muer­te y pa­ra sa­ber qué ha­bía pa­sa­do con su hi­ja. Va­mos sin nin­gu­na des­con­fian­za, so­lo pa­ra sa­ber có­mo ha­bía sa­li­do la ni­ña de ca­sa. Al ha­blar con la ma­dre ve­mos co­sas que no coin­ci­den con lo que ha­bía pues­to en la de­nun­cia de des­apa­ri­ción. Hay la­gu­nas en cuan­to a las ho­ras, al re­co­rri­do que ella hi­zo. Com­pro­ba­mos que la fa­mi­lia tie­ne una ca­sa cer­ca de don­de ha­bía apa­re­ci­do la ni­ña muer­ta. Y les pre­gun­ta­mos si po­día ha­ber­se di­ri­gi­do allí la ni­ña con al­gún ami­go y si po­día ha­ber pa­sa­do al­go. Les pe­di­mos per­mi­so pa­ra ir a la ca­sa. Acep­tan, y el al­fé­rez y otro com­pa­ñe­ro se van con ellos a la ca­sa esa ma­dru­ga­da.

—Y ahí se pro­du­ce el epi­so­dio de la pa­pe­le­ra. —Sí. Ro­sa­rio en­tra en la ca­sa y va di­rec­ta­men­te a una ha­bi­ta­ción en la pri­me­ra plan­ta. El al­fé­rez la si­gue y ve que ella se di­ri­ge a una pa­pe­le­ra en la que ha­bía un pa­ñue­lo hú­me­do, una mas­ca­ri­lla y unas cuer­das de co­lor na­ran­ja, igua­les a las que mi com­pa­ñe­ro ha­bía vis­to jun­to al ca­dá­ver.

—Des­pués vi­nie­ron las cá­ma­ras. —Vi­sio­nan­do las cá­ma­ras ve­mos cuán­do la ma­dre sa­le esa tar­de en el Mer­ce­des. En la de­nun­cia di­ce que de­jó a la ni­ña en su pi­so de San­tia­go y que ella se fue so­la en el co­che a Teo a bus­car unos ba­ña­do­res. Ve­mos cuán­do sa­le del ga­ra­je, da la vuel­ta a la man­za­na, pa­sa por la ca­lle don­de vi­vía, va por la ca­lle del Par­la­men­to, por la ga­so­li­ne­ra Ga­lu­re­sa. Y ahí ve­mos el co­che y se ve que va al­guien en el asien­to del acom­pa­ñan­te, con una ca­mi­se­ta blan­ca. Aun­que no es una ima- gen cla­ra, cree­mos que pue­de ser su hi­ja, Asunta, con lo que em­pe­za­mos a ver con­tra­dic­cio­nes. —Y em­pie­zan a sos­pe­char de ella. —Ade­más de las cá­ma­ras tam­bién com­pro­ba­mos las ho­ras de co­ne­xión y des­co­ne­xión de las alar­mas de la ca­sa de Teo. La en­tra­da coin­ci­día con la ho­ra que Ro­sa­rio di­jo que ha­bía ido allí, pe­ro lue­go hay un tiem­po lar­go en que la alar­ma es­tá des­co­nec­ta­da y no cua­dra con su pri­me­ra de­cla­ra­ción. —¿Cuán­do de­ci­den de­te­ner­la? —En reali­dad, la de­ci­sión la te­nía­mos to­ma­da des­de la no­che an­te­rior, cuan­do ella em­pie­za a apa­re­cer en las cá­ma­ras y te­ne­mos las ho­ras de la alar­ma y ve­mos que sus de­cla­ra­cio­nes no coin­ci­den. Pa­ra­le­la­men­te nos lle­gan los pri­me­ros in­for­mes de la au­top­sia, que nos re­ve­lan que la ni­ña mu­rió por as­fi­xia me­cá­ni­ca. Te­ne­mos ya una se­rie de co­sas que nos di­ri­gen ha­cia la ma­dre. Cuan­do le de­ci­mos que la hemos vis­to en el co­che con al­guien, ella cam­bia la ver­sión y di­ce en­ton­ces que sí que lle­vó a Asunta en el co­che y que lue­go la de­jó en la ca­lle pa­ra que fue­se ca­mi­nan­do a ca­sa. —¿Qué cree que pa­só en la ca­sa? —Creo que los he­chos ocu­rrie­ron en la ha­bi­ta­ción de la ca­sa de Teo en la que es­ta­ban la pa­pe­le­ra y el pa­ñue­lo, que te­nía ADN de la ma­dre y de la ni­ña. Cree­mos que la ma­dre fue la que lle­vó el cuer­po des­de la ca­sa has­ta el co­che y que la me­tió en la par­te de atrás. Y que cuan­do se cru­zó con el ve­cino en el por­tal la ni­ña ya iba muer­ta en la par­te de atrás. Lue­go con­ti­núa con el co­che, la de­ja en la pis­ta y re­gre­sa a San­tia­go, que es cuan­do se la ve en otra cá­ma­ra sa­lien­do del ga­ra­je con unas bol­sas en la mano. —La de­tie­nen en el ta­na­to­rio. —Por la tar­de em­pe­za­mos a pen­sar có­mo íba­mos a de­te­ner­la. Co­mo es­ta­ba con­tro­la­da, de­ci­di­mos es­pe­rar a que ella pu­die­se des­pe­dir a su hi­ja al día si­guien­te en el ta­na­to­rio. Me pa­re­ció de re­ci­bo de­jar que la ma­dre pu­die­se des­pe­dir­la. Hi­ci­mos la de­ten­ción en el ta­na­to­rio, pe­ro des­pués del ac­to fú­ne­bre y sin que na­die se die­se cuen­ta de na­da. —Los pa­dres in­sis­ten en su inocen­cia. ¿No le en­tran du­das? —Es ló­gi­co que di­gan que son inocen­tes, pe­ro no­so­tros no te­ne­mos nin­gu­na du­da. Y hay una sen­ten­cia del ju­ra­do que los con­de­na y otras que la ra­ti­fi­can des­pués. No te­ne­mos nin­gu­na du­da. In­ves­ti­ga­mos a mu­cha gen­te, pe­ro nun­ca con­tem­pla­mos que pu­die­se ha­ber una ter­ce­ra per­so­na. Na­da in­di­ca­ba eso.

«Al ha­blar con la ma­dre esa no­che ve­mos que hay co­sas que no coin­ci­den»

«Cuan­do le di­ji­mos a Ro­sa­rio que iba con al­guien en el co­che, ella cam­bió su ver­sión»

CÉ­SAR QUIAN

El co­man­dan­te Ar­tu­ro Mar­cos, en su des­pa­cho de A Co­ru­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.