«No con­ta­ban con que hu­bié­se­mos da­do tan pron­to con la pis­ta de la ca­sa de Teo»

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia -

La con­de­na del ju­ra­do con­tra los pa­dres de Asunta fue ra­ti­fi­ca­da por el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Xus­ti­za, des­pués por el Su­pre­mo y, hace unos días, por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. —Un ca­so sin prue­bas di­rec­tas. —Sí, pe­ro te­nía­mos mu­chos in­di­cios so­bre la par­ti­ci­pa­ción de los pa­dres en la muer­te de la ni­ña. To­dos los pa­sos que di­mos fue­ron muy me­di­dos. —¿Có­mo de­tie­nen al pa­dre? —A Al­fon­so Bas­te­rra pu­di­mos de­te­ner­lo an­tes, pe­ro no lo hi­ci­mos has­ta que no tu­vi­mos el aná­li­sis del es­tó­ma­go, que in­di­ca que la ni­ña co­mió con él y con Ro­sa­rio aquel día, y que él era quien com­pra­ba to­do el Or­fidal. Y que las com­pras coin­ci­die­ron con el epi­so­dio de la no­che en la que en­tró al­guien en el pi­so pa­ra in­ten­tar ma­tar a Asunta y con otros epi­so­dios en los que la ni­ña es­ta­ba ma­rea­da. El día de la muer­te co­mie­ron jun­tos, le su­mi­nis­tra­ron a Asunta el Or­fidal con la co­mi­da, la lle­va­ron a la fin­ca de Teo, a esa ha­bi­ta­ción, y en la ca­ma pu­do mo­rir as­fi­xia­da. Lue­go la mon­ta­ron en el co­che y la lle­va­ron al lu­gar don­de apa­re­ció, se des­hi­cie­ron del cuer­po y re­gre­sa­ron a San­tia­go. —¿Fue­ron los dos? —Bueno. No­so­tros no hemos con­se­gui­do si­tuar a Al­fon­so en Teo. Su mó­vil in­di­ca que es­ta­ba en el pi­so de San­tia­go y no hay nin­gu­na cá­ma­ra que lo vea fue­ra del pi­so, so­lo una tes­ti­go, una ni­ña que se cru­za con él en la ca­lle des­pués de com­prar unas za­pa­ti­llas. Eso sig­ni­fi­ca que no es­tu­vo to­da la tar­de en el pi­so, co­mo de­cla­ró. Y lo que es­tá cla­ro es que él es­tá cuan­do le su­mi­nis­tran la dro­ga a Asunta, que es­tá cuan­do va a re­co­ger­la en to­dos los epi­so­dios de ma­reo y que se le da­ba el Or­fidal en su pre­sen­cia. —¿Fue cla­ve es­tar con los pa­dres to­da esa ma­dru­ga­da? —Cla­ro. Ellos no con­ta­ban con que no­so­tros hu­bié­ra­mos lle­ga­do tan rá­pi­do a la cla­ve de la fin­ca de Teo, que hu­bié­se­mos ido ya esa mis­ma no­che. No se pu­die­ron des­ha­cer de la cuer­da, de la pa­pe­le­ra... No pen­sa­ban que íba­mos a lle­gar a esa pis­ta tan pron­to, la mis­ma ma­dru­ga­da en que apa­re­ció el ca­dá­ver. —¿Le ha mar­ca­do en al­go el ca­so Asunta? —Sí. Es­te ca­so nos en­se­ñó có­mo tra­ba­jar con gran pre­sión me­diá­ti­ca y có­mo ase­gu­rar­nos al má­xi­mo de to­do lo que va­mos ha­cien­do pa­ra que no ha­ya nin­gún re­pro­che. El je­fe de la co­man­dan­cia de en­ton­ces nos dio su to­tal con­fian­za, y tu­vi­mos la co­la­bo­ra­ción de to­da la uni­dad. Se in­vo­lu­cró to­do el per­so­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.