Ro­sa­rio o la so­le­dad ex­tre­ma

Una com­bi­na­ción de cir­cuns­tan­cias hi­zo que el cuer­po de la mu­jer de Cu­lle­re­do per­ma­ne­cie­ra aban­do­na­do más de un lus­tro

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - JOR­GE CA­SA­NO­VA

A lo lar­go de es­ta se­ma­na po­cas per­so­nas ha­brán pa­sa­do por en­ci­ma de la his­to­ria de Ro­sa­rio Ote­ro sin ha­cer al­gu­na re­fle­xión. La no­ti­cia de la mu­jer ha­lla­da muer­ta en su ca­sa, prác­ti­ca­men­te mo­mi­fi­ca­da, des­pués de per­ma­ne­cer al­re­de­dor de seis años caí­da en el pa­si­llo no ha de­ja­do a na­die in­di­fe­ren­te. «¿Có­mo ha po­di­do ocu­rrir una co­sa así?» nos hemos pre­gun­ta­do to­dos.

Pa­ra des­pe­jar la in­cóg­ni­ta, en pri­mer lu­gar hay que per­fi­lar a Ro­sa­rio, una mu­jer de la que po­co se re­cuer­da y aún me­nos se sa­be con cer­te­za. Es pro­ba­ble que tu­vie­ra unos 56 años cuan­do fa­lle­ció. Se sa­be que era más bien ba­ji­ta, más bien re­gor­de­ta, más bien cas­ta­ña. Que vi­vía con su ma­dre, la se­ño­ra Je­su­sa, ori­gi­na­ria del con­ce­llo de Oro­so, y que fue­ron de las pri­me­ras en lle­gar a la pro­mo­ción de 150 vi­vien­das que se le­van­ta en El Por­taz­go de Cu­lle­re­do en me­dio de la ca­si na­da. Ni tien­das, ni ban­cos, ni na­da más que una cer­ve­ce­ría y una dis­co­te­ca en 200 me­tros a la re­don­da. Y un trá­fi­co in­ten­so por la N-550. Un lu­gar po­co pro­pi­cio pa­ra te­jer re­la­cio­nes so­cia­les. «Un dor­mi­to­rio», co­mo ad­mi­ten al­gu­nos de sus pro­pios mo­ra­do­res.

La ma­dre y la hi­ja iban siem­pre jun­tas. Dis­cre­tas, ves­ti­das con gra­ve­dad, cor­dia­les pe­ro re­ser­va­das. Bue­nos días, bue­nas tar­des y po­co más. «Eran ra­ras —di­ce una ve­ci­na—. Una vez de­jé las lla­ves den­tro de mi ca­sa y lla­mé a su puer­ta pa­ra ver a qué al­tu­ra se en­con­tra­ba la cerradura. Es­ta­ban den­tro, por­que yo lo sa­bía, pe­ro no me abrie­ron. Eran bue­nas mu­je­res, pe­ro eran así». El res­to de los ve­ci­nos que son ca­pa­ces de re­cor­dar el ros­tro de Ro­sa­rio ape­nas co­no­cían de­ta­lles de su vi­da. Que si tra­ba­ja­ba en la Xun­ta, que si era di­vor­cia­da, que si era ca­te­quis­ta...

Des­de lue­go, el pá­rro­co no la re­cuer­da y en la Xun­ta no pa­re­ce ha­ber cons­tan­cia de su pa­so la­bo­ral por la Ad­mi­nis­tra­ción. Se sa­be tam­bién que la se­ño­ra Je­su­sa fa­lle­ció en di­ciem­bre del 2011 y que fue in­ci­ne­ra­da en A Co­ru­ña. Se di­ce que Ro­sa­rio que­dó muy afec­ta­da cuan­do se vio so­la, que es­ta­ba de­pri­mi­da. Y, po­co des­pués, ya na­die vol­vió a ver­la nun­ca más.

¿Y no te­nía fa­mi­lia? Des­de lue- go, si la te­nía no ha apa­re­ci­do. El ca­dá­ver fue in­ci­ne­ra­do ayer a cuen­ta del Con­ce­llo de Cu­lle­re­do. Na­die re­cla­mó el cuer­po, na­die fue a des­pe­dir­la. Ro­sa­rio se fue del mun­do sin de­jar pen­dien­te un mí­ni­mo ras­tro pa­ra que al­guien es­tu­vie­ra en su des­pe­di­da, un trá­mi­te ca­pi­tal en la cul­tu­ra cris­tia­na: si na­die te des­pi­de, es que no de­jas­te na­da. En Oro­so que­dan al­gu­nos pa­rien­tes le­ja­nos, una pri­ma de su ma­dre que de­cli­nó ha­cer de­cla­ra­cio­nes. La se­ño­ra Je­su­sa iba por allí a al­gún fu­ne­ral, a al­gu­na fies­ta, pe­ro de eso hace mu­chí­si­mos años. Un her­mano mu­rió en el 2014 y otra her­ma­na es­tá emi­gra­da en Fran­cia. Y ahí se aca­ba el ras­tro de la se­ño­ra Je­su­sa en Oro­so. De Ro­sa­rio, su hi­ja, na­die se acuer­da.

¿Y en el tra­ba­jo? Tam­po­co hay cons­tan­cia de su pa­sa­do la­bo­ral. Aun­que se es­pe­cu­ló con que pu­do ha­ber tra­ba­ja­do even­tual­men­te co­mo ad­mi­nis­tra­ti­va, es­te as­pec­to de su vi­da no se ha po­di­do con­fir­mar. Al­gu­nos ve­ci­nos creen que tra­ba­ja­ba en la lim­pie­za, en ca­sas par­ti­cu­la­res. Pe­ro, una vez más, na­die lo sa­be con cer­te­za. De lo que no ca­be du­da es de que na­die la echó de me­nos un lu­nes por la ma­ña­na, ni en una ofi­ci­na, ni en un do­mi­ci­lio.

Ya es­tá per­fi­la­da una mu­jer po­co so­cia­ble, sin fa­mi­lia ni ami­gos que ha per­di­do a la úni­ca per­so­na con la que real­men­te se re­la­cio­na­ba, al­guien que se en­fren­ta a la so­le­dad ex­tre­ma. Si fa­lle­ce, na­die la echa­rá de me­nos. Y en­ton­ces fa­lle­ce.

Sus dos vi­das

Ro­sa­rio de­jó de vi­vir en el mun­do, pe­ro si­guió ha­cién­do­lo en el sis­te­ma. La cuen­ta ban­ca­ria de su ma­dre, don­de es­ta­ban do­mi­ci­lia­dos el al­qui­ler y los gas­tos del pi­so, se­guía ac­ti­va. Y allí fue­ron lle­gan­do los re­ci­bos, pa­ga­dos re­li­gio­sa­men­te. Y al bu­zón lle­ga­ron las car­tas que el con­ser­je aca­bó guar­dan­do en bol­sas por or­den de la inmobiliaria. El co­che, in­mó­vil en el ga­ra­je, acu­mu­lan­do pol­vo. Y así pa­sa­ron los días y las se­ma­nas. Y los me­ses y los años.

Va­rios ve­ci­nos la echa­ron de me­nos. Lo co­men­ta­ron. No la veían des­de ha­cía tiem­po, y el bu­zón, y el co­che, los cris­ta­les tan su­cios, la per­sia­na siem­pre en la mis­ma po­si­ción... «Yo siem­pre lo di­je, que es­ta­ba muer­ta en su ca­sa —co­men­ta una ve­ci­na—, pe­ro co­mo no olía...». «Ca­da día del año ha­ce­mos una ron­da por to­das las es­ca­le­ras, pa­ra com­pro­bar que es­tá to­do en or­den —ex­pli­ca el con­ser­je ac­tual— y nun­ca se no­tó na­da ra­ro».

Ro­sa­rio fue dis­cre­ta has­ta pa­ra mo­rir. Se die­ron las cir­cuns­tan­cias de­ter­mi­na­das de tem­pe­ra­tu­ra, hu­me­dad y va­ria­bles en su pro­pio cuer­po pa­ra elu­dir el pro­ce­so de des­com­po­si­ción que nor­mal­men­te de­la­ta ca­sos co­mo el su­yo. To­do com­bi­na­do: sin nin­gu­na an­cla so­cial ni fa­mi­liar, con di­ne­ro pa­ra ali­men­tar los ser­vi­cios con­tra­ta­dos y sin que na­die pu­die­ra ver ni oler su tris­te fi­nal, ge­ne­ró el in­creí­ble he­cho de que el cuer­po per­ma­ne­cie­ra aban­do­na­do tan­to tiem­po.

Ro­sa­rio em­pe­zó a mo­rir pa­ra el sis­te­ma unos 30.000 eu­ros des­pués de que su co­ra­zón de­ja­ra de la­tir. De pron­to, ya no pa­ga­ba la luz ni el agua que no con­su­mía; ni el al­qui­ler de la vi­vien­da que no dis­fru­ta­ba. Y le cor­ta­ron los ser­vi­cios. La inmobiliaria in­ten­tó en­trar en el do­mi­ci­lio a tra­vés del juz­ga­do en el 2016, pe­ro no lo lo­gró. No ha que­ri­do acla­rar có­mo for­mu­ló la pe­ti­ción, pe­ro la re­so­lu­ción del ca­so fue muy sen­ci­lla: «Lo vol­vi­mos a co­men­tar el do­min­go —re­la­ta la ve­ci­na que for­mu­ló la de­nun­cia— y el lu­nes fui­mos a co­mu­ni­car­lo a la Guar­dia Ci­vil. A las dos ho­ras ya es­ta­ba la puer­ta abier­ta». No fue tan di­fí­cil, al fin y al ca­bo. Pe­ro ya ha­bían pa­sa­do más de dos mil días des­de que Ro­sa­rio mu­rió.

Ro­sa­rio de­jó de vi­vir en el mun­do, pe­ro si­guió ha­cién­do­lo pa­ra el sis­te­ma

Fue dis­cre­ta has­ta pa­ra mo­rir. Se die­ron las va­ria­bles pa­ra que no se des­com­pu­sie­ra

ELE­NA SILVEIRA

La ur­ba­ni­za­ción don­de re­si­día Ro­sa­rio es­tá for­ma­da por 150 vi­vien­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.