La Voz de Ga­li­cia: un bron­ce que sa­be a oro

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - RO­BER­TO L. BLAN­CO VAL­DÉS

La no­ti­cia la co­no­cen ya los fie­les se­gui­do­res de La Voz que, con su apo­yo ge­ne­ro­so, han he­cho de es­te dia­rio el ter­ce­ro en nú­me­ro de lec­to­res en Es­pa­ña. La Voz, que des­de el 2011 es­ca­la­ba po­si­cio­nes (5.º lu­gar en el 2012 y el 2013; y 4.º en el 2014, el 2015 y el 2016) sube aho­ra al po­dio de los tres dia­rios más leí­dos del país, se­gún los datos del Es­tu­dio Ge­ne­ral de Me­dios. Ga­na así una me­da­lla de bron­ce que, co­mo tan­tas ve­ces se apun­ta en el len­gua­je de­por­ti­vo, sa­be a oro en reali­dad.

A oro, sí, pri­me­ro, por­que los dia­rios si­tua­dos en ca­be­za (El País y El Mun­do) son muy di­fí­ci­les o im­po­si­bles de ba­tir, pues, más allá del pe­so geo­grá­fi­co de su te­rri­to­rio de edi­ción son, de he­cho, los dos gran­des dia­rios de ca­rác­ter na­cio­nal. Co­mo Le Mon­de y Le

Fi­ga­ro en Fran­cia; o, en Ita­lia, La Rep­pu­bli­ca y el Co­rrie­re de­lla Se­ra. Pe­ro a oro, tam­bién, por­que bas­ta com­pa­rar la po­bla­ción de Ga­li­cia con la de los te­rri­to­rios que, ade­más de Ma­drid, la su­pe­ran muy de lar­go (An­da­lu­cía, Ca­ta­lu­ña y la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na) pa­ra cons­ta­tar la ha­za­ña de esa ter­ce­ra po­si­ción. Ocu­rre igual si re­cor­da­mos que en Es­pa­ña exis­ten, ade­más de Ma­drid, no po­cas ciu­da­des más o mu­cho más gran­des que las dos ma­yo­res de Ga­li­cia: Bar­ce­lo­na, Va­len­cia, Se­vi­lla, Za­ra­go­za, Má­la­ga, Mur­cia, Pal­ma, Las Pal­mas de Gran Ca­na­ria, Bil­bao, Ali­can­te, Cór­do­ba y Va­lla­do­lid. En las tres co­mu­ni­da­des ci­ta­das y en mu­chas de esas ciu­da­des se edi­tan dia­rios y a to­dos les ga­na hoy por la mano el que en 1882 fun­dó Juan Fer­nán­dez La­to­rre pa­ra «ser­vir, con to­do el en­tu­sias­mo de nues­tra al­ma y con to­da la ener­gía de nues­tro pa­trio­tis­mo, los gran­des, no­bles y des­de­ña­dos in­tere­ses de es­ta her­mo­sa y que­ri­da re­gión ga­lle­ga».

Tal ha sido el nor­te de la ac­ción del edi­tor de es­te pe­rió­di­co, San­tia­go Rey Fer­nán­dez-La­to­rre, nie­to del fun­da­dor, pa­ra lo­grar lo que vis­to des­de fue­ra po­dría pa­re­cer im­po­si­ble: con­ver­tir un pe­rió­di­co po­co más que lo­cal en el ter­ce­ro más leí­do de Es­pa­ña, con una cuo­ta del 60 % en el con­jun­to de Ga­li­cia.

Y es que vis­to des­de fue­ra pue­de ca­re­cer­se de las cla­ves pa­ra en­ten­der el se­cre­to de ese sal­to im­pre­sio­nan­te, im­po­si­ble, des­de lue­go, sin el ex­cep­cio­nal equi­po hu­mano que ga­ran­ti­za que es­te dia­rio sal­ga to­das las ma­ña­nas al en­cuen­tro de sus ca­si seis­cien­tos mil lec­to­res: de un la­do, el ser­vi­cio al país, es de­cir, a los ga­lle­gos, des­de el ri­gor de la ve­ra­ci­dad in­for­ma­ti­va y la de­fen­sa in­de­cli­na­ble de los prin­ci­pios de la de­mo­cra­cia y el Estado de de­re­cho; del otro, la plu­ra­li­dad de las vo­ces que en La Voz tie­nen ca­bi­da, pues el plu­ra­lis­mo es uno de sus va­lo­res esen­cia­les.

La pren­sa li­bre, se­ria y res­pon­sa­ble ha cons­ti­tui­do siem­pre un pa­tri­mo­nio in­sus­ti­tui­ble de la so­cie­dad abier­ta. Hoy, cuan­do esa so­cie­dad se ve ame­na­za­da por las men­ti­ras y la ba­su­ra sen­sa­cio­na­lis­ta que en­su­cia las re­des, es más ver­dad que nun­ca lo que hace un si­glo y me­dio de­jó es­cri­to Víc­tor Hu­go: «La pren­sa es el de­do que mar­ca la ru­ta del pro­gre­so».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.