La teo­ría de la re­la­ti­vi­dad es tam­bién re­la­ti­ví­si­ma

135 AÑOS DE OPI­NIÓN / Sá­ba­do, 17 de mar­zo de 1923

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - FRAN­CIS­CO CAM­BA

De­cía al­guien re­cien­te­men­te que si el pro­fe­sor Eins­tein con­ti­nua­ba al­gún tiem­po en­tre no­so­tros se iba a lle­var el más gran­de sus­to de su vi­da. Una tar­de cual­quie­ra el pro­fe­sor Eins­tein en­tra­ría en un café a to­mar su ape­ri­ti­vo. Y en el ac­to, el ve­cino de me­sa, co­no­cién­do­le por sus me­le­nas de vio­li­nis­ta, se le­van­ta­ría pa­ra de­cir­le:

—Us­ted es el pro­fe­sor Eins­tein ¿ver­dad? Pues yo, que soy sen­ci­lla­men­te un maes­tro al­ba­ñil, no es­toy con­for­me con su teo­ría. Y la dis­cu­to con us­ted y con su pa­dre.

No ha sido en un café, sino en el Ate­neo, y no ha sido un maes­tro al­ba­ñil, sino el in­ge­nie­ro se­ñor Ben­ta­bol. Pe­ro el sus­to, al pro­fe­sor Eins­tein, se le ha da­do lo mis­mo. Pa­ra el pro­fe­sor Eins­tein la di­fe­ren­cia de cul­tu­ra en­tre un in­ge­nie­ro y un al­ba­ñil no de­be de ser gran­de. Al de­cir que no to­do el mun­do po­dría en­ten­der sus conferencias, aña­dió es­tas pa­la­bras te­rri­bles:

—Pa­ra dar­se idea de la mar­cha, pa­ra no oír­me co­mo si ha­bla­se en chino, ya hace fal­ta al­gu­na cul­tu­ra ma­te­má­ti­ca. Por lo me­nos, la de los in­ge­nie­ros.

Pues uno de es­tos in­ge­nie­ros cu­ya cul­tu­ra ma­te­má­ti­ca ape­nas sí sir­ve, se­gún Eins­tein, pa­ra sa­ber de qué ha­bla, aca­ba de le­van­tar­se en el Ate­neo a re­fu­tar com­ple­ta­men­te su teo­ría. Es la pri­me­ra vez que a Eins­tein le ocu­rre una co­sa así. En Fran­cia, el se­ñor Pain­le­vé le opu­so al­gu­nas ob­je­cio­nes; pe­ro des­pués de oír­le se de­cla­ró com­ple­ta­men­te con­ven­ci­do. En Es­pa­ña, el se­ñor Ben­ta­bol tal vez es­tu­vie­se con­for­me con Eins­tein mien­tras leía sus obras. Pe­ro, al oír­le, ya fue otra co­sa.

—¿Por qué —de­bió de­cir­se el se­ñor Ben­ta­bol— voy yo a es­tar de acuer­do con es­te se­ñor que, des­pués da to­do, es un hom­bre co­mo otro cual­quie­ra?

Y sin dar­le tiem­po a Eins­tein pa­ra sa­lir de Es­pa­ña, subió a la tribuna del Ate­neo pa­ra anun­ciar al mun­do que di­sien­te de la nue­va doc­tri­na. ¡La nue­va doc­tri­na! Ni es­to de­jó en pie si­quie­ra. «Lo de la re­la­ti­vi­dad —de­cía el se­ñor Ben­ta­bol— es una co­sa vie­jí­si­ma. Po­ned al al­can­ce de un ni­ño dos pas­te­les, uno pe­que­ño y otro gran­de. ¿A que no co­ge el pe­que­ño? Po­ned, de­lan­te de una ga­lli­na y a dis­tin­tas dis­tan­cias, dos gra­nos de maíz. ¿A que no co­ge el de más cer­ca? La re­la­ti­vi­dad es­tá al al­can­ce do to­dos los se­res. «Esa teo­ría es fal­sa —pro­si­guió el se­ñor Ben­ta­bol— por­que se fun­da en la hi­pó­te­sis gra­tui­ta de sus­ti­tuir la co­sa mis­ma, el he­cho, por los re­sul­ta­dos de la ob­ser­va­ción. Es la mis­ma teo­ría kan­tia­na, que sus­ti­tu­ye el he­cho a la apa­rien­cia»...

Y aquí de­bo yo re­cor­dar al pro­fe­sor Eins­tein que el se­ñor Ben­ta­bol dis­cu­tía con Kant hace ya mu­chos años. El se­ñor Ben­ta­bol lle­ga­ba a la bi­blio­te­ca del Ate­neo, pe­día un li­bro de Kant y al po­co tiem­po co­men­za­ban a oír­se unas vo­ces te­rri­bles.

—¡Qué atro­ci­dad! No es­toy con­for­me, se­ñor Kant, no! ¡De nin­gu­na ma­ne­ra! ¡Cuán­to da­ría por te­ner­lo a us­ted de­lan­te pa­ra con­ven­cer­le de que es­to es una ton­te­ría!

Kant se mu­rió sin ha­ber­se vis­to nun­ca de­lan­te del se­ñor Eins­tein, pe­ro Eins­tein vino a Es­pa­ña y el se­ñor Ben­ta­bol no po­día des­apro­ve­char es­ta oca­sión pre­ci­sa.

—El no per­ci­bir un fe­nó­meno, un he­cho —de­cía el se­ñor Ben­ta­bol co­mo si ha­bla­se con Eins­tein—, no au­to­ri­za a na­die a ne­gar su reali­dad. ¡Es­ta­ría bien que al afir­mar una per­so­na que pa­de­cía do­lor de mue­las, opu­sie­se yo que la do­len­cia no exis­tía fun­dán­do­me en que el do­lor no era per­ci­bi­do por mí! En la teo­ría de la re­la­ti­vi­dad to­do son ob­ser­va­cio­nes in­co­ne­xas. Pe­ro es­to sor­pren­de al vul­go y lo ena­mo­ra por­que el con­tra­ban­do se hace ba­jo el pa­be­llón del for­mu­lis­mo ma­te­má­ti­co.

Ya lo oye us­ted, pro­fe­sor Eins­tein. Y no va­ya a que­dar­se tran­qui­lo, cre­yen­do que se tra­ta de una opi­nión ais­la­da y sin im­por­tan­cia al­gu­na. Es­pa­ña en­te­ra, aun cuan­do us­ted ha­ya creí­do otra co­sa, es­tá en el fon­do con­for­me con el se­ñor Ben­ta­bol. To­da Es­pa­ña, pro­fe­sor Eins­tein, in­clu­so la Es­pa­ña ofi­cial. Us­ted ve­nía de re­co­rrer triun­fal­men­te el ex­tran­je­ro. A us­ted se le ha­bía aga­sa­ja­do enor­me­men­te en to­das par­tes y no era co­sa de de­jar­le pa­sar por Es­pa­ña co­mo un ser in­sig­ni­fi­can­te. Por eso se le aga­sa­jó tam­bién, por eso se ha he­cho us­ted en­tre no­so­tros tan po­pu­lar en unos días. ¡Pe­ro de ahí a que le ad­mi­re­mos! ¿Qué es us­ted an­te to­do, pro­fe­sor Eins­tein? Un ma­te­má­ti­co, ¿ver­dad? Pues el día en que us­ted da­ba en Ma­drid su úl­ti­ma con­fe­ren­cia, la Ga­ce­ta, nues­tro dia­rio ofi­cial, pu­bli­ca­ba una dis­po­si­ción de Ins­truc­ción Pú­bli­ca por la que se con­ce­de una pla­za en el Ins­ti­tu­to de Anor­ma­les a un ni­ño se­go­viano de ocho años de edad, «con aten­ción —di­ce la Ga­ce­ta— a las fa­cul­ta­des pro­di­gio­sas de que, pa­ra el cul­ti­vo de las ma­te­má­ti­cas, apa­re­ce do­ta­do».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.