Una ju­ga­da a tres ban­das pa­ra re­ba­jar la pre­sión in­ter­na­cio­nal so­bre Ma­du­ro

ANÁ­LI­SIS ¿GUAR­DA RE­LA­CIÓN CON EL ASAL­TO A LA ASAM­BLEA NA­CIO­NAL?

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional -

¿ Es la ex­car­ce­la­ción de Leo­pol­do Ló­pez una ju­ga­da maes­tra del cha­vis­mo pa­ra di­vi­dir a la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na? ¿La ex­pre­sión de un Go­bierno que en un mo­men­to de de­bi­li­dad ex­tre­ma se jue­ga la me­jor car­ta de su ba­ra­ja pa­ra qui­tar­se la pre­sión in­ter­na­cio­nal de en­ci­ma por el gran im­pac­to que co­mien­zan a te­ner so­bre su ima­gen ex­te­rior las pro­tes­tas en la ca­lle? ¿Un lío in­terno de Ni­co­lás Ma­du­ro con sus cercanos? Pro­ba­ble­men­te to­das. Lo que no se sa­be es en qué pro­por­ción.

La no­ti­cia pa­re­ce que ha pi­lla­do des­pre­ve­ni­dos a la opo­si­ción y al cha­vis­mo. Par­ti­cu­lar­men­te, es­te úl­ti­mo ha mos­tra­do tal per­ple­ji­dad que ha co­me­ti­do erro­res de bul­to, es­pe­cial­men­te, en la te­le­vi­sión es­ta­tal, que el Par­ti­do So­cia­lis­ta Uni­do de Ve­ne­zue­la (PSUV) uti­li­za co­mo su co­to me­diá­ti­co ex­clu­si­vo. La ex­mi­nis­tra de Pri­sio­nes, Iris Va­re­la —una de las fi­gu­ras más em­ble­má­ti­cas y ra­di­ca­les del cha­vis­mo— fue cor­ta­da en di­rec­to cuan­do gri­ta­ba que Leo­pol­do Ló­pez era «un ase­sino». Tam­bién cor­ta­ron a Ta­rek Wi­lliam Saab cuan­do ce­le­bra­ba la se­pa­ra­ción de po­de­res. Quien tar­dó ho­ras en rom­per su si­len­cio fue Ni­co­lás Ma­du­ro, que re­cla­mó al lí­der opo­si­tor «un men­sa­je de rec­ti­fi­ca­ción y paz». «Aca­to la de­ci­sión y, di­go más, apo­yo la de­ci­sión (...) y us­te­des sa­ben las di­fe­ren­cias ab­so­lu­tas y pro­fun­das que ten­go con el se­ñor LL», di­jo so­bre la ex­car­ce­la­ción de Ló­pez, al que no ci­tó por su nom­bre.

Ma­du­ro se en­fren­ta aho­ra a un te­rri­ble pa­no­ra­ma en el ex­te­rior: es­tá ais­la­do en La­ti­noa­mé­ri­ca, con la Unión Eu­ro­pea, y dis­tan­cia­do de Ru­sia y Chi­na por las enor­mes can­ti­da­des que Ve­ne­zue­la les adeu­da y no pue­de pa­gar. Es­ta se­ma­na, tan­to Ale­ma­nia co­mo la UE, to­da La­ti­noa­mé­ri­ca y Es­ta­dos Uni­dos en­du­re­cie­ron su po­si­ción con­tra su Go­bierno tras el asal­to al Par­la­men­to ocu­rri­do el miér­co­les.

En Ve­ne­zue­la tam­bién ha ve­ni­do ga­nan­do pe­so la te­sis de que el asal­to al Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo fue or­ques­ta­do por Ca­be­llo y Ta­reck El Ais­sa­mi, el vicepresidente del país, que son los más ra­di­ca­les del Go­bierno por una sen­ci­lla ra­zón: am­bos es­tán ba­jo la lu­pa de la sos­pe­cha por nar­co­trá­fi­co, es­pe­cial­men­te en Es­ta­dos Uni­dos.

Cuan­do Ma­du­ro con­de­nó, en me­dio del des­fi­le mi­li­tar que se efec­tua­ba el Día de la In­de­pen­den­cia, lo que es­ta­ba ocu­rrien­do en el Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo, pa­sa­ron otras cin­co ho­ras an­tes de que, por sus pro­pios me­dios, los ma­ni­fes­tan­tes cha­vis­tas de­ja­ran de ase­diar la sede del Par­la­men­to. Hay quien di­ce que con la li­be­ra­ción de Ló­pez a tra­vés del pre­si­den­te del Tri­bu­nal Su­pre­mo, Mai­kel Mo­reno, Ma­du­ro no so­lo bus­ca ba­jar la pre­sión, es­pe­cial­men­te la in­ter­na­cio­nal, dan­do una apa­rien­cia de se­pa­ra­ción de po­de­res que en la prác­ti­ca no exis­te, ya que no hay nin­gu­na ra­zón ju­rí­di­ca pa­ra que ha­ya sido el Su­pre­mo el que asu­mie­ra el ca­so del pre­so po­lí­ti­co. Es tam­bién, ase­gu­ran, una ma­ne­ra de co­brar­les a Ca­be­llo y El Ais­sa­mi el ata­que al Par­la­men­to, que fue un gol­pe di­rec­to al ya ín­fi­mo pres­ti­gio del man­da­ta­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.