Un abis­mo en­tre Trump y el mun­do

Las con­clu­sio­nes del G-20 po­nen de re­lie­ve la exis­ten­cia de un cho­que fron­tal en lo re­la­ti­vo al co­mer­cio in­ter­na­cio­nal y la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - JUAN CAR­LOS BARRENA

La cumbre del G-20 en Hamburgo fi­na­li­zó ayer con un Donald Trump tan obs­ti­na­do en sus po­si­cio­nes y ais­la­do del res­to de los je­fes de Estado y de go­bierno de las ma­yo­res eco­no­mías in­dus­tria­les y emer­gen­tes del pla­ne­ta co­mo al co­mien­zo de la reunión, y con una co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal dis­pues­ta a avan­zar en cues­tio­nes cla­ve pa­ra el pla­ne­ta, co­mo el cam­bio cli­má­ti­co o el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal, pe­se a la re­sis­ten­cia del pre­si­den­te de EE.UU. Re­sul­tó inevi­ta­ble así el «19 con­tra 1» que la can­ci­ller ale­ma­na y an­fi­trio­na, An­ge­la Mer­kel, qui­so elu­dir des­de el prin­ci­pio y que que­dó re­fle­ja­do en el do­cu­men­to fi­nal, si bien con bue­nas do­sis de ma­qui­lla­je pa­ra que no fue­ra tan evi­den­te.

Mer­kel co­men­tó que el co­mu­ni­ca­do fi­nal de trein­ta pá­gi­nas con­tie­ne una po­si­ción co­mún so­bre cues­tio­nes co­mer­cia­les y la de­fen­sa del cli­ma en el que que­da re­fle­ja­do, sin em­bar­go, que, mien­tras EE.UU. se mantiene en su de­ci­sión de aban­do­nar el Acuer­do de Pa­rís, el res­to de miem­bros del G-20 lo con­si­de­ran «irre­ver­si­ble», re­cha­zan la po­si­bi­li­dad de re­ne­go­ciar­lo que ha­bía plan­tea­do Trump y se com­pro­me­ten a lle­var­lo a la prác­ti­ca con ur­gen­cia.

«Man­ten­dre­mos abier­tos los mer­ca­dos y re­co­no­ce­mos la im­por­tan­cia del in­ter­cam­bio co­mer­cial acor­da­do y ven­ta­jo­so, así co­mo el prin­ci­pio de la no dis­cri­mi­na­ción», se­ña­la el do­cu­men­to acer­ca del li­bre co­mer­cio, dan­do a en­ten­der la exis­ten­cia de con­sen­so y que Trump po­dría ha­ber lle­ga­do a plan­tear­se dar mar­cha atrás en su po­lí­ti­ca pro­tec­cio­nis­ta. No de­be de ser así cuan­do Mer­kel se­ña­ló, sin dar nom­bres, que «no to­dos com­pren­den la im­por­tan­cia del co­mer­cio in­ter­na­cio­nal».

La an­fi­trio­na des­ta­có co­mo re­le­van­tes las dis­tin­tas reunio­nes in­for­ma­les, co­mo el pri­mer en­cuen­tro per­so­nal de Trump con el ru­so Vla­dí­mir Pu­tin, y la ci­ta pa­ra desa­yu­nar ayer que sen­tó a la me­sa a Mer­kel, Pu­tin y el fran­cés Em­ma­nuel Ma­cron pa­ra abor­dar el con­flic­to de Ucra­nia. Los tres se mos­tra­ron em­pe­ña­dos en lo­grar un pron­to al­to el fue­go en el es­te del país.

«En las pró­xi­mas se­ma­nas ha­brá pro­ba­ble­men­te un nue­vo en­cuen­tro del gru­po de Nor­man­día», en el que par­ti­ci­pan Ale­ma­nia, Fran­cia, Ru­sia y Ucra­nia, co­mu­ni­có Ma­cron, quien tam­bién anun­ció pa­ra el pró­xi­mo 12 de di­ciem­bre una nue­va cumbre cli­má­ti­ca con el fin de avan­zar en el Acuer­do de Pa­rís, aun­que sea sin la pre­sen­cia de re­pre­sen­tan­tes de Was­hing­ton. El man­da­ta­rio fran­cés ex­pli­có que él mis­mo pre­si­di­rá esa ci­ta, en la que se to­ma­rán nue­vas me­di­das pa­ra pro­te­ger el me­dio am­bien­te.

El pre­si­den­te ga­lo ce­le­bró co­mo un éxi­to los po­bres re­sul­ta­dos de la cumbre. En el li­bre co­mer­cio y el cli­ma se ha­bría con­se­gui­do «man­te­ner el irre­nun­cia­ble equi­li­brio y evi­tar un re­tro­ce­so», se­ña­ló Ma­cron, quien con­de­nó el pro­tec­cio­nis­mo que de­fien­de Trump, la­men­tó que Was­hing­ton ha­ya de­ci­di­do aban­do­nar el Acuer­do de Pa­rís y sub­ra­yó de nue­vo la im­por­tan­cia del eje fran­co-ale­mán, no so­lo pa­ra la po­lí­ti­ca eu­ro­pea sino tam­bién pa­ra de­fen­der los in­tere­ses del vie­jo con­ti­nen­te a ni­vel mun­dial.

Por su par­te, el pre­si­den­te de EE.UU. con­si­de­ró pro­ba­ble lo­grar avan­ces pa­ra re­sol­ver el con­flic­to con Co­rea del Nor­te tras en­tre­vis­tar­se con su ho­mó­lo­go chino, Xi Jin­ping. Chi­na y Es­ta­dos Uni­dos pue­den al­can­zar «con­clu­sio­nes exi­to­sas» en la cri­sis con Pyong­yang, di­jo Trump, que, sin em­bar­go, ad­mi­tió que no es­pe­ra pro­gre­sos in­me­dia­tos ya que se tar­da­rá un tiem­po en li­mi­tar el pro­gra­ma nu­clear nor­co­reano. Aun­que an­te­rior­men­te ha­bía exi­gi­do a Pe­kín duras san­cio­nes con­tra Co­rea del Nor­te, el nor­te­ame­ri­cano sub­ra­yó que apre­cia la ac­tua­ción de Xi.

Pu­tin co­men­tó al tér­mino de las se­sio­nes que su en­tre­vis­ta con Trump, que se alar­gó más de dos ho­ras, le ha­bía da­do la opor­tu­ni­dad de co­men­zar una re­la­ción per­so­nal y ase­gu­ró que el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano es muy dis­tin­to en el tra­to cer­cano. El je­fe del Krem­lin re­cha­zó de nue­vo las acu­sa­cio­nes de pre­sun­ta in­je­ren­cia en la cam­pa­ña elec­to­ral de EE.UU. y ne­gó que Mos­cú ten­ga in­ten­ción de in­ter­fe­rir en las elec­cio­nes ale­ma­nas del pró­xi­mo 24 de sep­tiem­bre. Pu­tin fe­li­ci­tó ade­más a Mer­kel por su de­fen­sa de un com­pro­mi­so so­bre el cli­ma du­ran­te la cumbre y sub­ra­yó las di­fi­cul­ta­des de la an­fi­trio­na pa­ra ne­go­ciar an­te la ina­mo­vi­ble pos­tu­ra de EE.UU.

Pre­gun­ta­da por la en­tre­vis­ta ce­le­bra­da con el pre­si­den­te de Tur­quía, Re­cep Tay­yip Er­do­gan, Mer­kel re­co­no­ció que «ha­bía de­ja­do cla­ras las pro­fun­das di­fe­ren­cias» en­tre las po­si­cio­nes de los go­bier­nos de An­ka­ra y Ber­lín. La can­ci­ller di­jo ha­ber ha­bla­do con Er­do­gan so­bre las de­ten­cio­nes ma­si­vas en te­rri­to­rio tur­co tras el fa­lli­do gol­pe de Estado del pa­sa­do ve­rano, que afec­tan tam­bién a nue­ve ciu­da­da­nos ger­ma­nos.

P. STOLLARZ AFP

Pe­se a que se di­ce que le tie­ne mie­do a los pe­rros, Mer­kel con­si­guió atraer la aten­ción de es­te, qui­zá por­que es un pas­tor ale­mán

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.