Ivan­ka, en la si­lla del pre­si­den­te sin ser­lo

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional -

La no­ta po­lé­mi­ca de la jor­na­da en la de­le­ga­ción de EE.UU. la pu­so Ivan­ka Trump por sus­ti­tuir bre­ve­men­te a su pa­dre en una de las reunio­nes de la cumbre. La ex­mo­de­lo de 35 años, que re­ci­bió el tí­tu­lo ofi­cial de Pri­me­ra Hi­ja y Con­se­je­ra del Pre­si­den­te, se sen­tó jun­to al chino Xi Jin­ping, la ale­ma­na An­ge­la Mer­kel y el tur­co Re­cep Tay­yip Er­do­gan, un epi­so­dio que dis­pa­ró de nue­vo las crí­ti­cas de los que acu­san a Trump de ne­po­tis­mo por si­tuar a miem­bros de su fa­mi­lia en po­si­cio­nes cla­ve de la ad­mi­nis­tra­ción.

Un res­pon­sa­ble de la Ca­sa Blan­ca di­jo que Ivan­ka es­tu­vo to­do el ra­to al fon­do de la sa­la, pe­ro que «se sen­tó bre­ve­men­te a la me­sa cuan­do el pre­si­den­te tu­vo que sa­lir». El por­ta­voz sub­ra­yó que otros lí­de­res mun­dia­les sa­lie­ron tam­bién de la sa­la y que «fue­ron sus­ti­tui­dos bre­ve­men­te». Mer­kel tam­bién qui­so re­ba­jar la cues­tión y di­jo, en apo­yo de Ivan­ka, que lo que hi­zo es­tá en «la lí­nea de lo que ha­cen otras de­le­ga­cio­nes».

Sin em­bar­go, la bre­ve sus­ti­tu­ción desató una ola de crí­ti­cas. Por ejem­plo, la his­to­ria­do­ra An­ne Ap­pel­baum la­men­tó en Twit­ter que una «fa­mo­sa de Nue­va York, sin pre­pa­ra­ción ni cua­li­fi­ca­ción» sea con­si­de­ra­da «la me­jor per­so­na pa­ra re­pre­sen­tar los in­tere­ses na­cio­na­les de EE.UU.».

La pre­sen­cia de Ivan­ka en la me­sa fue re­ve­la­da por una di­plo­má­ti­ca ru­sa, que tui­teó una foto su­ya en la sa­la prin­ci­pal del cen­tro de con­ven­cio­nes ro­dea­da por los lí­de­res. Se da la cir­cuns­tan­cia de que Trump ha­bía elo­gia­do a su hi­ja, al­go que hace con fre­cuen­cia, en un bre­ve dis­cur­so an­tes de un ac­to pa­ra re­co­ger fon­dos a fa­vor de las mu­je­res em­pren­de­do­ras. «Es­toy muy or­gu­llo­so de mi hi­ja, siem­pre lo he estado, des­de el pri­mer día», di­jo Trump fren­te a los pri­me­ros mi­nis­tros de Ca­na­dá, Jus­tin Tru­deau, y Aus­tra­lia, Mal­com Turn­bull. «Siem­pre ha sido ge­nial», di­jo de ella, «una cam­peo­na, es una cam­peo­na», re­cal­có. «Si no fue­ra mi hi­ja, se­ría mu­cho más fá­cil pa­ra ella. Pue­de ser que te­ner­me co­mo pa­dre sea la úni­ca co­sa ma­la que tie­ne», iro­ni­zó en­tre ri­sas.

L. MA­RIN REUTERS

«Es una cam­peo­na». Trump de­fen­dió con ar­dor a su hi­ja, de la que di­jo que es «una cam­peo­na» y que la úni­ca co­sa ma­la que tie­ne es que él sea su pa­dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.