El «blo­que ne­gro» siem­bra el caos

La si­tua­ción se hi­zo tan pe­li­gro­sa que la po­li­cía ne­ce­si­tó la ayu­da de co­man­dos es­pe­cia­les ar­ma­dos

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - J. C. B.

De­ce­nas de mi­les de ma­ni­fes­tan­tes des­pi­die­ron ayer la cumbre del G-20 con una mar­cha pa­cí­fi­ca, que se vio es­po­rá­di­ca­men­te en­som­bre­ci­da por los bro­tes de vio­len­cia de ra­di­ca­les en­ca­pu­cha­dos que ata­ca­ron a po­li­cías an­ti­dis­tur­bios. Ba­jo el le­ma «So­li­da­ri­dad sin fron­te­ras en vez de G-20», los par­ti­ci­pan­tes en la pro­tes­ta mar­cha­ron acom­pa­ña­dos de mú­si­ca por va­rias ca­lles de la ciu­dad has­ta al­can­zar la Mi­llern­tor­platz, don­de los or­ga­ni­za­do­res ha­bla­ron de 76.000 asis­ten­tes, mien­tras la po­li­cía ci­fró la asis­ten­cia en 22.000. «La gen­te que se reunió allí atrás to­man de­ci­sio­nes que no es­tán le­gi­ti­ma­das de­mo­crá­ti­ca­men­te. La de­mo­cra­cia es­tá aquí», di­jo el or­ga­ni­za­dor del ac­to, el po­lí­ti­co de La Iz­quier­da, Jan van Aken. La mar­cha con­tras­tó con los acon­te­ci­mien­tos de la no­che an­te­rior.

El caos, con in­cen­dios pro­vo­ca­dos de ba­rri­ca­das y vehícu­los, ro­tu­ras ma­si­vas de es­ca­pa­ra­tes, ven­ta­nas y mobiliario ur­bano, y sa­queo de co­mer­cios, fue de nue­vo el pro­ta­go­nis­ta de la se­gun­da no­che de dis­tur­bios en el his­tó­ri­co y cén­tri­co ba­rrio del Schan­zen­vier­tel, que ama­ne­ció de­vas­ta­do tras la ac­tua­ción van­dá­li­ca de gru­pos de en­ca­pu­cha­dos del lla­ma­do «blo­que ne­gro». La si­tua­ción se hi­zo tan pe­li­gro­sa, se­gún la po­li­cía, que los an­ti­dis­tur­bios in­ter­vi­nie­ron so­bre la me­dia no­che apo­ya­dos por co­man­dos es­pe­cia­les ar­ma­dos, que ocu­pa­ron edi­fi­cios y te­ja­dos pa­ra pro­te­ger a sus com­pa­ñe­ros de po­si­bles ata­ques. La po­li­cía tar­dó más de tres ho­ras en con­tro­lar la si­tua­ción en un ba­rrio tra­di­cio­nal­men­te de iz­quier­das en el que se ha­bían he­cho fuer­tes más de 1.500 ac­ti­vis­tas vio­len­tos. En­tra­ron apo­ya­dos por ca­ño­nes de agua y tan­que­tas con pa­las pa­ra abrir ca­mino. Va­rios agen­tes re­sul­ta­ron he­ri­dos en la ope­ra­ción, en la que se prac­ti­ca­ron do­ce­nas de de­ten­cio­nes.

An­ge­la Mer­kel con­de­nó la «vio­len­cia desata­da» de los gru­pos ra­di­ca­les y afir­mó que «quien ac­túa así se ex­clu­ye de nues­tra co­mu­ni­dad de­mo­crá­ti­ca». La can­ci­ller anun­ció ade­más in­dem­ni­za­cio­nes ur­gen­tes por par­te del Estado y Hamburgo pa­ra las víc­ti­mas de los dis­tur­bios y ase­gu­ró que la cues­tión no es si ha­brá ayu­das, sino có­mo ha­cer­las efec­ti­vas.

El go­bierno de coa­li­ción so­cial­de­mó­cra­ta-ver­de de la ciu­dad-Estado fue ob­je­to de duras crí­ti­cas por par­te de los ha­bi­tan­tes del Schan­zen­vier­tel, que di­je­ron sen­tir­se des­am­pa­ra­dos y vie­ron ho­rro­ri­za­dos có­mo des­truían sus co­mer­cios y au­to­mó­vi­les. Mu­chos de­nun­cia­ron ha­ber sido gol­pea­dos y mal­tra­ta­dos por en­ca­pu­cha­dos cuan­do in­ten­ta­ban pro­te­ger sus bie­nes. La opo­si­ción cris­tia­no­de­mó­cra­ta y li­be­ral acu­só al al­cal­de-go­ber­na­dor, Olaf Scholz, de fra­ca­sar a la ho­ra de ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de los ciu­da­da­nos de Hamburgo y ha­ber in­fra­va­lo­ra­do la ca­pa­ci­dad des­truc­ti­va de los ac­ti­vis­tas del «blo­que ne­gro».

CHRISTOF STACHE AFP

Un ac­ti­vis­ta arro­ja un pro­yec­til al fur­gón po­li­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.