Muer­te en di­rec­to an­te 14.000 per­so­nas

El acró­ba­ta Pe­dro Au­nión pe­re­ció el vier­nes du­ran­te su es­pec­tácu­lo del Mad Cool; el even­to si­guió con nor­ma­li­dad

La Voz de Galicia (Lugo) - - Sociedad -

Mas de 14.000 per­so­nas fue­ron tes­ti­gos el vier­nes por la no­che de la muer­te en di­rec­to del acró­ba­ta Pe­dro Au­nión Mon­roy (Ma­drid, 1975) du­ran­te el es­pec­tácu­lo que es­ta­ba rea­li­zan­do en el fes­ti­val Mad Cool, que te­nía lu­gar en la Caja Má­gi­ca de la ca­pi­tal. El artista, que se pre­ci­pi­tó des­de una al­tu­ra de 30 me­tros cuan­do rea­li­za­ba uno de sus nú­me­ros, fue aten­di­do in­me­dia­ta­men­te en el lu­gar de los he­chos por sa­ni­ta­rios que du­ran­te 45 mi­nu­tos le rea­li­za­ron ma­nio­bras de re­su­ci­ta­ción car­dio­pul­mo­nar. No obs­tan­te, na­da pu­die­ron ha­cer por sal­var­le la vi­da a es­te acró­ba­ta y bai­la­rín.

Tes­ti­gos de la caí­da no pu­die­ron pre­ci­sar si el ac­ci­den­te se pro­du­jo por­que se ha­bía sol­ta- do el ar­nés que lo su­je­ta­ba o por­que la cuer­da era de­ma­sia­do lar­ga pa­ra de­te­ner su caí­da an­tes de al­can­zar el sue­lo. Es­tas cir­cuns­tan­cias es­tán sien­do aho­ra in­ves­ti­ga­das por la po­li­cía municipal.

La po­lé­mi­ca

A la con­mo­ción por el ho­rri­ble ac­ci­den­te se le su­mó la po­lé­mi­ca por la de­ci­sión de los or­ga­ni­za­do­res de con­ti­nuar con el es­pec­tácu­lo pe­se a lo ocu­rri­do. De he­cho, el gru­po nor­te­ame­ri­cano Green Day dio un con­cier­to apo­teó­si­co jus­to a con­ti­nua­ción. Así, se­gún un co­mu­ni­ca­do de fuen­tes in­ter­nas del fes­ti­val, de­ci­die­ron se­guir con el show «por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad», ar­gu­men­tan­do que no se sus­pen­dió pa­ra evi­tar un mo­vi­mien­to «in­con­tro­la­do de gen­te» y evi­tar si­tua­cio­nes si­mi­la­res a las vi­vi­das, por ejem­plo, en el Ma­drid Are­na. «An­te el des­co­no­ci­mien­to de una par­te im­por­tan­te del pú­bli­co se po­drían pro­du­cir si­tua­cio­nes de pá­ni­co y ten­sión que ha­brían sido con­tra­pro­du­cen­tes y arries­ga­das», jus­ti­fi­có la or­ga­ni­za­ción.

Pe­dro Au­nión, co­mo ma­ni­fes­tó su her­ma­na a tra­vés de su cuen­ta de Fa­ce­book, per­día la vi­da «ha­cien­do lo que más que­ría». Tam­bién ma­ni­fes­ta­ba su pe­sar en las re­des so­cia­les el pri­mo del fa­lle­ci­do, que es­cri­bía: «Hoy mi pri­mo Pe­dro vue­la muy al­to. Que to­do el mun­do vea su ele­gan­cia con las alas que Dios le ha pues­to».

Au­nión, que ade­más de acró­ba­ta era bai­la­rín, co­reó­gra­fo y ac­tor, di­ri­gía tam­bién la com­pa­ñía de ar­tes es­cé­ni­cas In Fact. Se es­pe­cia­li­zó en de Tea­tro de Dan­za Aé­rea y es­ta­ba en el pun­to más ál­gi­do de su ca­rre­ra, y eso que lle­va­ba años co­se­chan­do éxi­tos en el mun­do del es­pec­tácu­lo, en­tre otras co­sas, en su tra­ba­jo co­mo co­reó­gra­fo en Cir­cus, un reality que se emi­tió hace unos años en Cua­tro.

Las me­di­das de se­gu­ri­dad

La Unión de Mú­si­cos, In­tér­pre­tes y Com­po­si­to­res y la Con­fe­de­ra­ción Na­cio­nal del Tra­ba­jo (CNT) con­vo­ca­ron ayer una con­cen­tra­ción en la Caja Má­gi­ca — era la úl­ti­ma jor­na­da del Mad Cool—. Mien­tras tan­to, la or­ga­ni­za­ción se ade­lan­ta­ba a po­si­bles re­pre­sa­lias y ex­pli­ca­ba que el fes­ti­val cum­ple con to­das las me­di­das de se­gu­ri­dad exi­gi­das en es­te ti­po de even­tos pa­ra el pú­bli­co, ar­tis­tas y em­plea­dos.

AFP

Pe­dro Au­nión Mon­roy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.