La ci­gua­te­ra preo­cu­pa en las Ca­na­rias

La en­fer­me­dad tro­pi­cal pro­vo­ca­da por in­ge­rir pes­ca­do con to­xi­na obli­ga a los pes­ca­do­res a to­mar pre­cau­cio­nes

La Voz de Galicia (Lugo) - - Maritima - ESPE ABUÍN

Cuen­tan los li­bros de his­to­ria que Juan Se­bas­tián El­cano, el pri­mer ma­rino que com­ple­tó la vuel­ta al mun­do na­ve­gan­do, mu­rió de es­cor­bu­to en 1526 a bor­do de la nao

Vic­to­ria. Esa en­fer­me­dad, pro­vo­ca­da por la fal­ta de vi­ta­mi­na C, era cau­sa ha­bi­tual de muer­te en­tre las tri­pu­la­cio­nes de esas gran­des ex­pe­di­cio­nes que no pro­ba­ban un cí­tri­co en años. No hay téc­ni­cas fo­ren­ses que per­mi­tan ha­cer au­top­sias re­tro­ac­ti­vas, pe­ro es po­si­ble que el áci­do as­cór­bi­co no tu­vie­se tan­to que ver en el de­ce­so del ex­plo­ra­dor y que es­te per­die­ra la vi­da a cau­sa de la ci­gua­te­ra, un en­ve­ne­na­mien­to cau­sa­do por co­mer pes­ca­do con al­tos ni­ve­les de to­xi­na. «No hay prue­bas, pe­ro po­dría ser». Y po­dría ser, se­gún San­tia­go Fra­ga, in­ves­ti­ga­dor del IEO de Vi­go, por­que la pri­me­ra vez que apa­re­ce un ca­so do­cu­men­ta­do de in­to­xi­ca­ción por con­su­mo de pes­ca­do es, pre­ci­sa­men­te, a bor­do de una de las naos de esa ex­pe­di­ción por el Pa­cí­fi­co, cuan­do el ca­pi­tán ge­ne­ral in­vi­tó a los ca­pi­ta­nes y oficiales del rey a de­gus­tar una ba­rra­cu­da que ha­bían cap­tu­ra­do y to­dos los que la co­mie­ron su­frie­ron dia­rrea y que­da­ron in­cons­cien­tes. No mu­rió nin­guno, pe­ro la in­to­xi­ca­ción fue lo su­fi­cien­te­men­te im­por­tan­te co­mo pa­ra que­dar do­cu­men­ta­da. Y pa­ra sa­ber que ese en­ve­ne­na­mien­to por in­ges­tión de pes­ca­do con to­xi­na ya vie­ne de an­ti­guo.

Ex­pe­rien­cia ga­lle­ga

En Ga­li­cia de so­bra son co­no­ci­das las ma­reas ro­jas y las in­to­xi­ca­cio­nes ali­men­ta­rias por con­su­mir me­ji­llo­nes, viei­ras, ber­be­re­chos, al­me­jas u otros mo­lus­cos con ele­va­dos ni­ve­les de to­xi­ci­dad. Pe­ro no son tan ha­bi­tua­les los epi­so­dios con pes­ca­dos por pro­ta­go­nis­tas. Y, sin em­bar­go, es un equi­po del IEO de Vi­go —el en­ca­be­za­do por San­tia­go Fra­ga—, el re­fe­ren­te en la in­ves­ti­ga­ción so­bre la ci­gua­te­ra, co­mo se co­no­ce al en­ve­ne­na­mien­to por la in­ges­ta de pes­ca­do con to­xi­na —ci­gua­to­xi­nas, pa­ra ser exac­tos, pro­du­ci­das por mi­cro­al­gas—. En Es­pa­ña, Ca­na­rias es la úni­ca co­mu­ni­dad en la que se da es­te pro­ble­ma. Hoy por hoy, el di­no­fla­ge­la­do que la provoca, el

gam­bier­dis­cus, es­tá muy le­jos de Ga­li­cia. Ma­dei­ra es el pun­to más cer­cano en el que se ha de­tec­ta­do el cau­san­te de es­ta en­fer­me­dad tro­pi­cal que de­ri­va de co­mer pes­ca­do con to­xi­na.

Con to­do, un mal que, des­de que en el 2004 se re­gis­tró el pri­mer ca­so de ci­gua­te­ra —un pes­ca­dor de­por­ti­vo y su fa­mi­lia que se in­to­xi­ca­ron des­pués de co­mer el me­dre­gal (se­rio­la) que aquel cap­tu­ró—, se ha con­ver­ti­do en que­bra­de­ro de ca­be­za pa­ra el sec­tor pes­que­ro de las is­las Ca­na­rias.

Cuan­to más gran­de, más pe­li­gro

«No su­po­ne un pro­ble­ma des­de el pun­to de vista de la sa­lud pú­bli­ca», pues des­de ese pri­mer in­gre­so se ha­brán cons­ta­ta­do al­re­de­dor de un cen­te­nar de ca­sos — por mi­les se cuen­tan los pro­vo­ca­dos por sal­mo­ne­la—, pe­ro sí un tras­torno y una preo­cu­pa­ción pa­ra los pes­ca­do­res pro­fe­sio­na­les, que se ven «aho­ra so­me­ti­dos a li­mi­ta­cio­nes de ta­ma­ño» de los ejem­pla­res que cap­tu­ran —pues se ha cons­ta­ta­do que cuan­to ma­yor es el ejem­plar más pro­ba­bi­li­dad hay de que pre­sen­te ci­gua­to­xi­nas— y a to­mar otras pre­cau­cio­nes. Cuen­ta Fra­ga que cuan­do cap­tu­ran ejem­pla­res de 30 o 40 ki­los, to­man una mues­tra, la en­vían a ana­li­zar, con­ge­lan el pes­ca­do y, cuan­do tie­nen los re­sul­ta­dos, si son ne­ga­ti­vos, des­con­ge­lan el pro­duc­to y lo co­mer­cia­li­zan.

To­da pru­den­cia es po­ca pa­ra una en­fer­me­dad de la que no se han do­cu­men­ta­do muer­tes en esas la­ti­tu­des —sí en pun­tos del Ca­ri­be y del Pa­cí­fi­co—, pe­ro que pue­de afec­tar muy ne­ga­ti­va­men­te al tu­ris­mo: «Ima­gi­na si un ale­mán se in­to­xi­ca y se pu­bli­ca en el Frank­fur­ter All­ge­mei­ne Zei­tung», plan­tea Fra­ga.

Al igual que mu­cho an­tes de co­no­cer­se la to­xi­na DSP y sus efec­tos, la gen­te en Ga­li­cia sa­bía que co­mien­do bi­val­vos po­día in­to­xi­car­se, aquel pes­ca­dor de­por­ti­vo que en el 2004 co­mió su me­dre­gal y em­pe­zó a su­frir vó­mi­tos, dia­rrea y de­bi­li­dad mus­cu­lar sa­bía que su­fría ci­gua­te­ra. «La lla­mó así» al en­trar en el hos­pi­tal.

Co­no­ci­da a ni­vel mun­dial

Por­que la ci­gua­te­ra, des­de lue­go, es co­no­ci­da a ni­vel mun­dial. So­lo que es más fa­mi­liar en Cu­ba —don­de se ha bau­ti­za­do esa en­fer­me­dad tro­pi­cal— Puer­to Ri­co o Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y otros pun­tos del Ca­ri­be. In­clu­so en Nue­va Ca­le­do­nia, la Po­li­ne­sia, Ha­wái o Ja­pón. Y ya en el Pa­cí­fi­co, don­de se han do­cu­men­ta­do in­clu­so muer­tes.

Que aho­ra el gam­bier­dis­cus dé pro­ble­mas en las Ca­na­rias tie­ne que ver, a jui­cio de San­tia­go Fra­ga, con el ca­len­ta­mien­to glo­bal, que ha he­cho que esa mi­cro­al­ga tro­pi­cal ha­ya pro­li­fe­ra­do en un cli­ma sub­tro­pi­cal co­mo es el de las is­las.

LANZAROTEFISHING

La se­rio­la (o me­dre­gal) es una de las es­pe­cies con las que se han da­do ca­so de in­to­xi­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.