«¿Y van a po­der me­jo­rar es­to el año que vie­ne?»

La Voz de Galicia (Lugo) - - Cultura - I. D. R.

Ydes­pués de Ramms­tein, ¿qué? ¿Va a po­der el Re­su­rrec­tion Fest me­jo­rar­lo? Fue lo pri­me­ro que sa­lió de la bo­ca de mu­chos fans en cuan­to aca­bó el he­chi­zo en el que la ban­da de me­tal ale­ma­na los su­mió en la no­che del vier­nes du­ran­te una ho­ra y me­dia.

Till Li­de­mann y su gru­po, jun­to al Re­su­rrec­tion Fest, hi­cie­ron his­to­ria en Vi­vei­ro con un con­cier­to que se­rá ca­si im­po­si­ble de ol­vi­dar pa­ra los ca­si 30.000 fans que lo vie­ron en el re­cin­to si­tua­do en el ba­rrio marinero de Ce­lei­ro. En par­te, por la ca­li­dad mu­si­cal de los ale­ma­nes, quie­nes po­drían tu­tear a cual­quie­ra en el gé­ne­ro en esa fa­ce­ta. Pe­ro, so­bre to­do, por el im­pac­tan­te es­pec­tácu­lo.

En el arran­que, los fue­gos de ar­ti­fi­cio lla­ma­ron la aten­ción. Pe­ro la gen­te en­tró en ebu­lli­ción al lle­gar al ecua­dor, cuan­do por fin so­nó Du Hast y el cie­lo so­bre la lo­ca­li­dad ma­ri­ña­na co­men­zó a ar­der. Lue­go, los fans aún vie­ron im­pac­ta­dos có­mo Li­dem­mann ha­cía es­ta­llar so­bre él los ex­plo­si­vos que lle­va­ba en uno de los múl­ti­ples cha­le­cos que em­pleó en una ac­tua­ción tan ar­dien­te que el fue­go sa­lía de las gui­ta­rras. El éx­ta­sis lle­gó ya en los bi­ses, con el can­tan­te por­tan­do sus mí­ti­cas alas de fue­go mien­tras en­to­na­ba En­gel y, lue­go, cuan­do los ale­ma­nes se atre­vie­ron con un tema en es­pa­ñol.

Un es­pec­tácu­lo que de­jó a to­dos bo­quia­bier­tos y con la sen­sa­ción de que el Re­su ha­bía vuel­to a su­pe­rar­se. Con lo di­fí­cil que pa­re­cía hace un año, cuan­do tra­jo a los his­tó­ri­cos bri­tá­ni­cos Iron Mai­den. Pe­ro tam­bién lo ha­bía pa­re­ci­do an­tes, con Sla­yer, Me­ga­deth o Mö­tor­head.

Y, sin em­bar­go, el fes­ti­val lle­ga en ple­na for­ma, en su me­jor mo­men­to, a los 12 años de vi­da. La edi­ción que fi­na­li­zó ano­che, có­mo pro­me­tie­ron los her­ma­nos Mén­dez, or­ga­ni­za­do­res del fes­ti­val, fue la me­jor del Re­su­rrec­tion Fest si se examina con los nú­me­ros en la mano.

El fes­ti­val au­men­tó el nú­me­ro de es­ce­na­rios has­ta cua­tro pa­ra aco­ger más ban­das que nun­ca, cien, sin re­nun­ciar a la ca­li­dad, con nom­bres co­mo Se­pul­tu­ra, Anth­rax, Ramms­tein y Ran­cid. Y eso le sir­vió tam­bién pa­ra atraer a más fans que nun­ca. Se­gún cal­cu­lan des­de la or­ga­ni­za­ción, la ven­ta de en­tra­das en­tre los cua­tro días de con­cier­tos ca­si al­can­za los 90.000 —el año pa­sa­do fue­ron 80.000— pa­ra un re­cin­to con un afo­ro pa­ra ca­si 30.000 per­so­nas. Tam­bién es ma­yor que nun­ca el im­pac­to eco­nó­mi­co, con una es­ti­ma­ción de un mo­vi­mien­to de 11,2 mi­llo­nes de eu­ros en A Ma­ri­ña y Or­te­gal.

Con to­do eso no es de ex­tra­ñar que mu­chos re­sus y tam­bién al­gún vi­vei­ren­se se pre­gun­te: «¿Y van a po­der me­jo­rar es­to el año que vie­ne?».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.