El an­fi­tea­tro del cam­pus, la ima­gen de la rui­na en un en­torno pri­vi­le­gia­do

Es­ca­le­ras, gra­das y es­ce­na­rio es­tán se­ria­men­te de­te­rio­ra­dos y cu­bier­tos de pin­ta­das y ba­su­ra

La Voz de Galicia (Lugo) - - Lugo -

EN­RI­QUE G. SOU­TO LU­GO / LA VOZ

Pron­to ha­rá 17 años que fue­ron inau­gu­ra­dos la zo­na ver­de, el an­fi­tea­tro al ai­re li­bre y el es­tan­que de la va­gua­da del cam­pus uni­ver­si­ta­rio. A día de hoy, el au­di­to­rio es un ver­da­de­ro ba­su­re­ro; tan­to el es­ce­na­rio co­mo las gra­das y las es­ca­le­ras es­tán no­ta­ble­men­te de­te­rio­ra­das y las pin­ta­das cons­ti­tu­yen el de­co­ra­do de es­ta in­fra­es­truc­tu­ra. El pe­que­ño lago, es hoy una char­ca mal cui­da­da.

El an­fi­tea­tro del cam­pus lu­cen­se fue di­se­ña­do, co­mo co­rres­pon­de, pa­ra ser el mar­co de es­ce­na­rios cul­tu­ra­les, fue pen­sa­do co­mo au­di­to­rio al ai­re li­bre. Hoy es­tá cla­ro que sus usos son otros muy di­fe­ren­tes. El fue­go es­tá pre­sen­te con al­gu­na fre­cuen­cia en es­ta par­te del cam­pus; lo ates­ti­guan los res­tos que se pue­den ver tan­to en el es­ce­na­rio co­mo en las gra­das; en una de es­tas, hay un ma­de­ro de con­si­de­ra­ble ta­ma­ño que es­tá par­cial­men­te que­ma­do.

Es­tá cla­ro que nin­gún or­ga­nis­mo se en­car­ga de la lim­pie­za del au­di­to­rio al ai­re li­bre. Hay su­cie­dad de to­do ti­po, in­clui­das bo­te­llas va­cías. Pe­ro no es lo peor la su­cie­dad; lo peor es el de­te­rio­ro que su­fre la pro­pia cons­truc­ción. Las es­ca­le­ras de ac­ce­so hace tiem­po que per­die­ron al­gu­nas, mu­chas, lo­se­tas del re­cu­bri­mien­to; otras mu­chas es­tán prác­ti­ca­men­te suel­tas. Lo mis­mo ocu­rre en el pro­pio au­di­to­rio, tan­to en las es­ca­le­ras co­mo en las gra­das. En el es­ce­na­rio fal­ta la prác­ti­ca to­ta­li­dad de la re­ji­lla me­tá­li­ca del su­mi­de­ro pa­ra la eva­cua­ción de aguas plu­via­les; el ca­na­li­llo es­tá re­ple­to de bo­te­llas de plás­ti­co. En el es­ce­na­rio fal­tan numerosas lo­se­tas, con­cre­ta­men­te en los pun­tos en los que en al­gún mo­men­to fue­ron en­cen­di­das ho­gue­ras.

En las gra­das, cre­ce la ma­le­za y abun­dan las pin­ta­das. Tan­to ellas co­mo el es­ce­na­rio ofre­cen bue­nas con­di­cio­nes co­mo mar­co pa­ra un tra­ba­jo grá­fi­co so­bre aban­dono ur­bano. Y ello en la jo­ya de la co­ro­na de la ca­pi­tal lu­cen­se que es el cam­pus uni­ver­si­ta­rio, y en lo que cons­ti­tu­ye la pri­me­ra im­pre­sión del re­cin­to uni­ver­si­ta­rio pa­ra quie­nes en­tran a Lu­go por Al­fon­so X. Lo que ve el re­cién lle­ga­do es, a lo le­jos, el mu­ro pe­ri­me­tral de au­di­to­rio, cu­bier­to de pin­ta­das y ador­na­do de ma­le­za.

Lago

A pie de ca­lle, don­de co­mien­za la zo­na ver­de, el co­que­to la­gui­to di­se­ña­do en su día es hoy una char­ca, co­mo la que pue­de ha­ber en cual­quier prado hú­me­do.

KI­KE

Un as­pec­to del de­te­rio­ra­do pa­vi­men­to del es­ce­na­rio, así co­mo su­cie­dad y res­tos me­tá­li­cos en las gra­das.

KI­KE

Ma­le­za, pin­ta­das, res­tos de ho­gue­ras, su­cie­dad y es­ca­le­ras de­te­rio­ra­das re­ci­ben al vi­si­tan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.