PUL­SO LU­CEN­SE Po­lí­ti­ca lo­cal, el éxi­to de la re­sis­ten­cia don­de es­ca­sea el ta­len­to

La Voz de Galicia (Lugo) - - Lugo -

Um­bral, el gran Um­bral, de­jó di­cho que «el ta­len­to, en bue­na me­di­da, es una cues­tión de in­sis­ten­cia». En la po­lí­ti­ca lu­cen­se, pe­se a la in­sis­ten­cia con la que mu­chos de los que la prac­ti­can se re­sis­ten a de­di­car­se a otra co­sa, el ta­len­to no da se­ña­les de vi­da. Hu­bo en la his­to­ria re­cien­te al­gu­nos des­te­llos, bre­ví­si­mos mo­men­tos en los que pa­re­ció que ha­bía ta­len­to en la po­lí­ti­ca lo­cal. Pe­ro, si los hu­bo, se es­fu­ma­ron hace mu­cho tiem­po. Por eso las co­sas en la ca­pi­tal y en la pro­vin­cia es­tán co­mo es­tán; en vez del ta­len­to se cul­ti­va la re­sis­ten­cia.

Um­bral qui­zá hu­bie­se re­con­si­de­ra­do la afir­ma­ción que que­da re­se­ña­da de ha­ber pa­sa­do al­gún tiem­po en Lu­go en es­tos días. Aquí es­tá cla­ro que la in­sis­ten­cia no con­du­ce al ta­len­to. A lo que con­du­ce la in­sis­ten­cia, la re­sis­ten­cia, es a la vic­to­ria, co­mo bien sa­bía ese per­so­na­je en su pro­pia obra que fue Ce­la: «El que re­sis­te, ga­na». El me­jor ejem­plo en la po­lí­ti­ca na­cio­nal, el pre­si­den­te Ra­joy; en Lu­go, la al­cal­de­sa La­ra Mén­dez. Im­pa­si­ble el ade­mán en la al­cal­día lu­cen­se, que no ha­cien­do guar­dia so­bre los lu­ce­ros, Mén­dez ha fac­tu­ra­do ya pa­ra sus res­pec­ti­vos do­mi­ci­lios al ve­te­rano Jai­me Cas­ti­ñei­ra (PP) y a San­tia­go Fer­nán­dez Ro­cha (Lu­go­no­vo). Mien­tras to­do pa­re­ce des­mo­ro­nar­se en el con­sis­to­rio en su en­torno, Mén­dez avan­za son­rien­te. Qui­zá ha des­cu­bier­to que, co­mo es­cri­bió Haro Tec­glen, «siem­pre se va ha­cia la na­da»; por tan­to, lo úni­co im­por­tan­te es ir. Y va ha­cia las elec­cio­nes de 2019 en­tre la in­cre­du­li­dad de los su­yos, el pas­mo de la otra iz­quier­da y el te­mor na­da ocul­to de la de­re­cha de ver­se con­de­na­da a se­guir en la opo­si­ción.

La­ra Mén­dez tie­ne cla­ro su ob­je­ti­vo: re­sis­tir. El PP no lo tie­ne cla­ro; na­da cla­ro. Ra­món Car­ba­llo, pre­sun­to can­di­da­to a la al­cal­día, tie­ne mu­cho, pe­ro mu­cho tra­ba­jo por ha­cer. El equi­po que tie­ne que abrir­le ca­mino en el Con­ce­llo des­co­no­ce ab­so­lu­ta­men­te to­do lo re­la­ti­vo a tác­ti­ca y es­tra­te­gia; es­tá en ma­la for­ma po­lí­ti­ca, des­mo­ti­va­do y aún tie­ne sin cu­rar los chir­la­zos de las úl­ti­mas re­frie­gas in­ter­nas. Es pro­ba­ble que, so­me­ti­do a un test ideo­ló­gi­co ca­da edil po­pu­lar, el re­sul­ta­do ofre­cie­se re­sul­ta­dos es­pec­ta­cu­la­res. Es un buen es­ce­na­rio pa­ra que Car­ba­llo de­mues­tre cuán­to ta­len­to y ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia tie­ne. En lo de la re­sis­ten­cia es­tá Mén­dez. Im­pa­si­ble el ade­mán, son­ríe y avan­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.