«Nos va­mos a ca­sa des­pués so­lu­cio­nar las ur­gen­cias de los ciu­da­da­nos y con la sa­tis­fac­ción de ha­ber cum­pli­do»

La Voz de Galicia (Lugo) - - Lugo - T. TA­BOA­DA

A Jo­sé Antonio Vilariño (Friol, 1967) la ve­te­ra­nía y la ex­pe­rien­cia lo ava­la. In­gre­só en la Guar­dia Ci­vil en 1995 y tras va­rios años en Ma­drid (de es­col­ta y en in­for­ma­ción), en el 2000 lle­gó a Lu­go. Tras un año de sar­gen­to en Cer­van­tes, en 2001 de­ci­dió cam­biar el si­len­cio de la mon­ta­ña por el con­ti­núo so­ni­do de los te­lé­fo­nos. Lle­gó al COS co­mo Sar­gen­to y aquí per­ma­ne­ce, aho­ra co­mo Bri­ga­da y je­fe. Tu­vo que ha­cer­le fren­te a si­tua­cio­nes duras, pe­ro tam­bién fue tes­ti­go de mi­les de anéc­do­tas. Si­tua­cio­nes vi­vi­das en una ofi­ci­na muy fa­mi­liar y con 24 guar­dias, que pe­se a es­tar a sus ór­de­nes, de­fi­ne co­mo com­pa­ñe­ros. —¿Cuán­tas lla­ma­das se re­ci­ben a dia­rio? —El COS re­ci­be so­bre cien lla­ma­das dia­rias. Por su par­te, CO­TA re­ci­bió el año pa­sa­do 24.271 lla­ma­das de las cua­les, un 43% fue­ron au­xi­lio. Del COS, un 33% son ope­ra­ti­vas y el res­to in­for­ma­ti­vas. Las pri­me­ras son las que re- quie­ren nues­tra pre­sen­cia y man­da­mos pa­tru­lla. Las más fre­cuen­tes son por ame­na­zas, po­si­bles ca­sos de vio­len­cia de gé­ne­ro y le­sio­nes. Las in­for­ma­ti­vas son de di­ver­sa ín­do­le pe­ro las más ha­bi­tua­les son por in­ter­ven­ción de ar­mas y trá­fi­cos. —¿Hay una fran­ja ho­ra­ria en la que se re­ci­be un cier­to ti­po de lla­ma­das? —Por lo ge­ne­ral se re­ci­ben más lla­ma­das in­for­ma­ti­vas por la ma­ña­na por­que es­tán to­das las de­pen­den­cias abier­tas. —¿Re­ci­ben lla­ma­das fal­sas? —No. Lo que su­ce­de a ve­ces es que re­ci­bi­mos lla­ma­das de ter­ce­ros, que con to­da su bue­na vo­lun­tad, in­for­man de al­gu­na si­tua­ción que lue­go no es na­da. Por ejem­plo, es­cu­chan a dos per­so­nas chi­llan­do en la ca­lle y lla­man. Man­das una pa­tru­lla y son dos ami­gos que dis­cu­ten pe­ro sin más. —Re­ci­bi­rán tam­bién lla­ma­das que no es de su com­pe­ten­cia... —Mu­chas ve­ces la gen­te uti­li­za el 062 pa­ra to­do. Cuan­do hay ne­va­das, la gen­te lla­ma aquí pa­ra sa­ber si es­tá abier­to el puer­to de Pe­dra­fi­ta, a pe­sar de que se ha­bi­li­tan nú­me­ros es­pe­cí­fi­cos pa­ra eso. Des­pués no­so­tros es­ta­mos co­lap­sa­dos. —¿Có­mo es su día a día? —Es­ta­mos to­do el día re­ci­bien­do no­ti­cias de lo que su­ce­de, coor­di­nan­do pa­tru­llas y ser­vi­cios de emer­gen­cia, re­vi­san­do in­for­ma­ción y en­vián­do­se­la a quien de­be­mos... To­do lo que se hace aquí que­da re­gis­tra­do en unas no­ve­da­des y los je­fes re­ci­ben ese par­te. —¿Có­mo ac­túan cuan­do en­tran lla­ma­das aler­tan­do de va­rias ur­gen­cias di­fe­ren­tes? Co­mo su­ce­dió en di­ciem­bre: dos fa­lle­ci­dos a la mis­ma ho­ra y en dos au­to­vías di­fe­ren­tes. — En ge­ne­ral na­die que­da des­aten­di­do aun­que los tiem­pos de va­ria­ción de­pen­den de dón­de es­té la pa­tru­lla. Con lo que te­ne­mos ha­ce­mos lo que po­de­mos. Si hay me­dios no hay pro­ble­ma, el pro­ble­ma sur­ge cuan­do no los hay. A ve­ces va se­gu­ri­dad ciu­da­da­na a ac­ci­den­tes por­que las pa­tru­llas de Trá­fi­co es­tán ocu­pa­das. No­so­tros ac­tua­mos en to­da la de­mar­ca­ción de la Guar­dia Ci­vil. Si la aler­ta vie­ne de Vi­vei­ro, Lu­go o Mon­for­te ca­pi­tal, pa­sa­mos avi­so a las fuer­zas res­pon­sa­bles. La gen­te que lla­ma aquí es por­que ne­ce­si­ta y nues­tra mi­sión es ser­vir­la, pro­te­ger­la y so­lu­cio­nar­le el pro­ble­ma. —A ve­ces tie­ne que ser muy caó­ti­co tra­ba­jar aquí... —El caos te lo crean a ti por­que to­do el mun­do quie­re in­for­ma­ción. Es­tás mo­vi­li­zan­do to­do y al tiem­po te so­li­ci­tan in­for­ma­ción y a va­rios ni­ve­les. Son si­tua­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.