BEA­TRIZ YÁ­ÑEZ Y ÓS­CAR SPAGNUOLO, MA­TRI­MO­NIO AR­GEN­TINO EN LU­GO «Co­ti­za­mos ca­si 40 años en los dos paí­ses»

La Voz de Galicia (Lugo) - - Lugo - L.R.I. LU­GO / LA VOZ

«Se­ría im­por­tan­te fi­nan­ciar a una per­so­na que die­se ase­so­ra­mien­to so­bre las ju­bi­la­cio­nes. Es ne­ce­sa­rio que se nos ex­pli­que, se nos di­ga, se nos ins­tru­ya… por­que mu­cha gen­te pue­de que­dar­se sin na­da, sin co­brar ni un eu­ro». Lo afir­man Ós­car Spagnuolo y Bea­triz Yá­ñez, un ma­tri­mo­nio ar­gen­tino asen­ta­do en Lu­go que aca­ba de ju­bi­lar­se, y que a ma­yo­res for­ma par­te de la di­rec­ti­va de la aso­cia­ción Rio­pla­ten­ses en Lu­go. Él co­mo vicepresidente, y ella co­mo te­so­re­ra.

Bea­triz es dig­na re­pre­sen­tan­te de tan­tas y tan­tas vi­das «de ida y vuel­ta». Su pa­dre emi­gró a Bue­nos Ai­res des­de la lo­ca­li­dad de Se­des, en las in­me­dia­cio­nes de Fe­rrol, a fi­na­les de los años vein- te del si­glo pa­sa­do. Hace una dé­ca­da, ella em­pren­dió el ca­mino al re­vés. De­jó la ca­pi­tal bo­nae­ren­se pa­ra mu­dar­se con su fa­mi­lia a Lu­go, don­de re­gen­tó un lo­cal «de arre­glo de ro­pa». Cuan­do de­ci­dió po­ner fin a su vi­da la­bo­ral, tar­dó ca­si dos años en em­pe­zar a co­brar la pen­sión que le co­rres­pon­día, y que se en­car­gan de pa­gar sus dos paí­ses: Ar­gen­ti­na y Es­pa­ña. «A los 65 pre­sen­té los pa­pe­les», co­men­ta Betty, que ha­bía cum­pli­do 55 cuan­do ini­ció una nue­va an­da­du­ra pro­fe­sio­nal en la ciu­dad amu­ra­lla­da.

Repartidor de pan

Al lle­gar a Lu­go, Ós­car, su ma­ri­do, em­pe­zó a tra­ba­jar en una pa­na­de­ría ha­cien­do el re­par­to por las al­deas. Lle­gó a la edad de ju­bi­la­ción con «ca­si 40 años co­ti­za­dos en­tre los dos paí­ses», y la­men­ta que la tra­mi­ta­ción de re­ti­ros en su país de ori­gen sea es­pe­cial­men­te com­ple­ja. Co­mo ejem­plo cuen­ta que «Ar­gen­ti­na te pi­de un po­der seis ve­ces, y fir­ma­do con bo­lí­gra­fo azul». Su ca­so se com­pli­có cuan­do hace unos me­ses tu­vo que via­jar a su país na­tal por mo­ti­vos fa­mi­lia­res y es­tu­vo a pun­to de per­der par­te del di­ne­ro que co­bra. En esas cir­cuns­tan­cias tu­vo que ave­ri­guar cuán­to tiem­po po­día es­tar fue­ra de Es­pa­ña sin que la pen­sión se vie­se afec­ta­da. «Es­tan­do allí, su­pi­mos que al mes y me­dio per­día par­te de la ju­bi­la­ción por no re­si­dir acá», ma­ni­fies­ta el hom­bre, que sal­vó par­te de su pen­sión en el úl­ti­mo mo­men­to.

CAR­LOS CAS­TRO

Bea­triz, que tras emi­grar a Lu­go arre­gló ro­pa, y Ós­car, que re­par­tió pan, es­tán re­cién ju­bi­la­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.