Emi­gran­tes ar­gen­ti­nos en Lu­go, en vi­lo por las ju­bi­la­cio­nes

La aso­cia­ción de in­mi­gran­tes y re­tor­na­dos Rio­pla­ten­ses pre­ten­de ase­so­rar a los afec­ta­dos

La Voz de Galicia (Lugo) - - Lugo - LU­CÍA REY

La ma­yo­ría emi­gra­ron a Lu­go des­pués del co­rra­li­to que en el 2001 pu­so con­tra las cuer­das los aho­rros y la vi­da de mi­llo­nes de ciu­da­da­nos ar­gen­ti­nos. Y aho­ra, tras más de una dé­ca­da trabajando en Es­pa­ña, cuan­do ron­dan los 65 años y es­tán a pun­to de al­can­zar la edad de ju­bi­la­ción, vuel­ven a te­ner su futuro eco­nó­mi­co en el ai­re. En es­ta si­tua­ción se en­cuen­tran de­ce­nas de ar­gen­ti­nos que vi­ven en la ciu­dad amu­ra­lla­da y otros mu­ni­ci­pios de la pro­vin­cia, y que des­co­no­cen si den­tro de unos me­ses po­drán co­brar al­gún ti­po de pres­ta­ción por re­ti­ro o si ten­drán que se­guir trabajando pa­ra so­bre­vi­vir.

«Son te­mas muy com­ple­jos, por­que ca­da ca­so es di­fe­ren­te y com­pli­ca­do por nues­tro país de ori­gen», ex­po­nen di­rec­ti­vos de la aso­cia­ción Rio­pla­ten­ses en Lu­go. Se re­fie­ren a las lla­ma­das «ju­bi­la­cio­nes por con­ve­nio», y su tra­mi­ta­ción es tan en­go­rro­sa que el co­lec­ti­vo so­li­ci­ta­rá una ayu­da eco­nó­mi­ca que les per­mi­ta con­tra­tar a un abo­ga­do es­pe­cia­li­za­do pa­ra ase­so­rar a los afec­ta­dos. Tam­bién quie­ren or­ga­ni­zar una char­la que abor­de el tema. «La tra­mi­ta­ción en la Se­gu­ri­dad So- cial en Es­pa­ña es bas­tan­te sen­ci­lla, el pro­ble­ma es­tá en nues­tro país de ori­gen», ma­ni­fies­tan. En esa lí­nea, ad­vier­ten a sus com­pa­trio­tas de que de­ben «in­for­mar­se bien», pues­to que en Es­pa­ña con 65 años se de­jan de per­ci­bir mul­ti­tud de sub­si­dios —«de­jas de co­brar to­do», di­cen—; por lo que quie­nes «to­da­vía no se han preo­cu­pa­do por el tema» po­drían ver­se en po­co tiem­po sin nin­gu­na fuen­te de in­gre­sos.

Tra­ba­ja­do­res in­ter­na­cio­na­les

Los con­ve­nios bi­la­te­ra­les son el ins­tru­men­to bu­ro­crá­ti­co que ga­ran­ti­za las pres­ta­cio­nes de tra­ba­ja­do­res in­ter­na­cio­na­les. A tra­vés de ellos, los sis­te­mas de Se­gu­ri­dad So­cial de dos paí­ses se coor­di­nan pa­ra que, por ejem­plo, cuan­do una per­so­na aban­do­na el país don­de tie­ne re­co­no­ci­da la pres­ta­ción, la pue­da co­brar en el país don­de re­si­de. Es el ca­so de bue­na par­te de los ar­gen­ti­nos que vi­ven en Lu­go, y que con­ser­van de­re­chos la­bo­ra­les en su país de ori­gen por los años que tra­ba­ja­ron en él. No en vano, los con­ve­nios re­co­no­cen los pe­río­dos co­ti­za­dos en am­bos lu­ga­res a la ho­ra de so­li­ci­tar los re­ti­ros. Pe­ro las tra­mi­ta­cio­nes son fa­rra­go­sas, se pro­lon­gan en el tiem­po -a ve­ces, más de dos años-; y por es­to, los es­pe­cia­lis­tas re­co­mien­dan a los afec­ta­dos te­ner to­da la do­cu­men­ta­ción pre­pa­ra­da, co­mo cer­ti­fi­ca­cio­nes del tiem­po co­ti­za­do en Es­pa­ña y en Ar­gen­ti­na, vi­da la­bo­ral o con­tra­tos con las em­pre­sas don­de pres­ta­ron ser­vi­cios. Ade­más, ca­si siem­pre es ne­ce­sa­rio le­ga­li­zar y apos­ti­llar los do­cu­men­tos ex­tran­je­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.