El lu­cen­se que con­fe­só el cri­men de Huesca tor­tu­ró a la ni­ña an­tes de ma­tar­la

Su so­bri­na te­nía he­ri­das an­ti­guas por to­do el cuer­po y una ti­bia ro­ta que sol­dó so­la

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - MI­GUEL CA­BA­NA

El ase­si­na­to en Sa­bi­ñá­ni­go (Huesca) de la ni­ña Naia­ra Abi­gail Brio­ne, de 8 años, que era hi­jas­tra de un hom­bre na­ci­do en Lu­go y fue ase­si­na­da por un her­mano del pa­dre, Iván P. P., pa­re­ce un ca­so gra­ve de tor­tu­ras con­ti­nua­das con re­sul­ta­do de muer­te.

El ase­sino, de ori­gen lu­cen­se, en­tró en pri­sión sin fian­za en la ma­dru­ga­da de ayer do­min­go tras de­cla­rar en el juz­ga­do de Ja­ca. Aun­que se mantiene el se­cre­to de su­ma­rio, to­do apun­ta a que el agre­sor con­fe­só la muer­te de su so­bri­na. Pe­ro lo más gra­ve es lo que se va co­no­cien­do a par­tir de los datos de la au­top­sia, que ha pu­bli­ca­do el pe­rió­di­co El He­ral­do de Ara­gón. Se­gún es­tas in­for­ma­cio­nes, la ni­ña no so­lo te­nía una he­ri­da muy gra­ve en la ca­be­za y un bra­zo ro­to que no pa­re­cían ha­ber­se pro­du­ci­do por una caí­da por las es­ca­le­ras, co­mo di­jo su tío, sino que res­pon­dían a le­sio­nes pro­vo­ca­das. Pe­ro aún es más gra­ve que el cuer­po de la me­nor pre­sen­ta­ra ero­sio­nes an­te­rio­res en va­rias par­tes del cuer­po, co­mo las ro­di­llas, que in­di­can que pu­do pa­sar lar­gas ho­ras arro­di­lla­da o ti­ra­da en el sue­lo. Ade­más, te­nía mar­cas de ata­du­ras en to­bi­llos y mu­ñe­cas que su­gie­ren que ha­bía per­ma­ne­ci­do ata­da lar­go tiem­po, y qui­zá no so­lo an­tes de su fa­lle­ci­mien­to, sino tam­bién tiem­po atrás. Dos pri­mas que es­ta­ban en la ca­sa de los he­chos ese día, por­que vi­vían con la abue­la, de­cla­ra­ron an­te la Guar­dia Ci­vil que Iván P. P. ha­bía te­ni­do en­ce­rra­da en la ma­ña­na del jue­ves a su so­bri­na en una ha­bi­ta­ción du­ran­te tres ho­ras, des­de las ocho has­ta las on­ce.

To­do ello apun­ta a que el pre­sun­to ase­sino no so­lo gol­peó has­ta la muer­te a la ni­ña el jue­ves, sino que ha­bi­tual­men­te la tor­tu­ra­ba y por eso te­nía tan­tas mar­cas en el cuer­po, fru­to de vie­jas le­sio­nes.

La peor de to­das, re­ve­la­da por la au­top­sia, es que hace al­gún tiem­po su­frió la ro­tu­ra de una ti­bia, y de ello no fue aten­di­da ni cons­ta nin­gún par­te mé­di­co. Es de­cir, la ni­ña su­frió una ro­tu­ra de ese hue­so y no fue cu­ra­da por nin­gún mé­di­co —lo que sue­le ser ha­bi­tual en ca­so de agre­sio­nes si­len­cia­das por mie­do— , y fi­nal­men­te el hue­so aca­bó ci­ca­tri­zan­do so­lo con el pa­so del tiem­po, de­jan­do una huella en la sol­da­du­ra.

Por aho­ra, en la in­ves­ti­ga­ción no pa­re­ce que se ha­ya en­con­tra­do nin­gún in­di­cio de vio­len­cia se­xual en las tor­tu­ras y ve­ja­cio­nes de la ni­ña por su tío, pe­ro lo que pa­re­ce cla­ro es que su­fría agre­sio­nes y gol­pes y que per­ma­ne­cía en­ce­rra­da en ha­bi­ta­cio­nes du­ran­te ho­ras sin que na­die su­pie­se de esa si­tua­ción y sin que nun­ca lo hu­bie­se de­nun­cia­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.