El li­de­raz­go de Igle­sias se des­mo­ro­na

La fa­lli­da mo­ción de cen­su­ra y el ex­ce­so de tac­ti­cis­mo en torno al re­fe­ren­do de­bi­li­tan su au­to­ri­dad en Po­de­mos y sus con­fluen­cias

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - GON­ZA­LO BAREÑO MA­DRID / LA VOZ

To­da­vía no ha trans­cu­rri­do un mes des­de la mo­ción de cen­su­ra pre­sen­ta­da por Uni­dos Po­de­mos con­tra Ma­riano Ra­joy, pe­ro em­pie­zan a com­pro­bar­se ya los ca­tas­tró­fi­cos efec­tos que ese arries­ga­do mo­vi­mien­to tác­ti­co ha te­ni­do pa­ra la for­ma­ción mo­ra­da y muy es­pe­cial­men­te pa­ra su lí­der, Pa­blo Igle­sias. La apues­ta po­lí­ti­ca del se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Po­de­mos fue apro­ve­char la de­bi­li­dad de un PSOE des­ca­be­za­do e in­mer­so en un pro­ce­so in­terno de pri­ma­rias pa­ra con­so­li­dar­se co­mo el lí­der de fac­to de la opo­si­ción de iz­quier­da en el Par­la­men­to y re­for­zar su pro­pia fi­gu­ra po­lí­ti­ca co­mo pre­si­den­cia­ble. El efec­to, sin em­bar­go, ha sido ab­so­lu­ta­men­te el con­ta­rio.

Le­jos del mo­de­lo de mo­ción de cen­su­ra que Fe­li­pe Gon­zá­lez pre­sen­tó con­tra Adolfo Suá­rez, de la que el lí­der so­cia­lis­ta sa­lió re­for­za­do y ca­ta­pul­ta­do ha- cia la Mon­cloa pe­se a per­der la vo­ta­ción, Igle­sias no so­lo fra­ca­só en su in­ten­to de aglu­ti­nar el vo­to con­tra Ra­joy en el Con­gre­so, sino que ha re­for­za­do a Pe­dro Sán­chez y su fi­gu­ra se ha de­bi­li­ta­do en su pro­pio par­ti­do, has­ta el pun­to de que hoy es mu­cho me­nos lí­der de Uni­dos Po­de­mos de lo que lo era an­tes de pos­tu­lar­se co­mo pre­si­den­te del Go­bierno.

Los pro­ble­mas pa­ra Igle­sias co­men­za­ron an­tes in­clu­so de que arran­ca­ra la se­sión en el Par­la­men­to, cuan­do sus so­cios de Com­pro­mís cues­tio­na­ron la opor­tu­ni­dad de esa mo­ción de cen­su­ra. Pe­ro, un mes des­pués, esos pro­ble­mas se mul­ti­pli­can, por­que la au­to­ri­dad de Igle­sias es ya abier­ta­men­te desafia­da des­de las or­ga­ni­za­cio­nes te­rri­to­ria­les de su pro­pio par­ti­do, des­de las con­fluen­cias que con­for­man Uni­dos Po­de­mos y des­de Iz­quier­da Uni­da, cu­yo lí­der, Al­ber­to Gar­zón, apro­ve­cha pa­ra re­cla­mar pro­ta­go­nis­mo pro­pio. El ejem­plo más cla­ro de ese desafío a la fi­gu­ra de Igle­sias y a su guar­dia pre­to­ria­na lo ha da­do Po­dem Ca­ta­lun­ya, la ra­ma ca­ta­la­na de Po­de­mos, des­oyen­do por com­ple­to la con­sig­na del lí­der mo­ra­do de ins­tar a sus vo­tan­tes a no par­ti­ci­par en el re­fe­ren­do ca­ta- lán. Al con­ta­rio, Po­dem pro­me­te tra­ba­jar pa­ra lo­grar una «par­ti­ci­pa­ción ma­si­va» en el re­fe­ren­do ile­gal. Y, cuan­do Igle­sias tra­ta­ba de afian­zar­se se­ña­lan­do que su pos­tu­ra es se­cun­da­da por los lí­de­res de En Co­mú Po­dem, Ada Co­lau y Xa­vier Do­mè­nech, ha sido otro teó­ri­co so­cio y ami­go del di­ri­gen­te mo­ra­do, Xo­sé Ma­nuel Bei­ras, el que ha cri­ti­ca­do du­ra­men­te su po­si­ción. Fren­te a las te­sis de Igle­sias, el di­ri­gen­te de Ano­va se plan­tó el pa­sa­do vier­nes en Ca­ta­lu­ña pa­ra de­cir que el re­fe­ren­do in­de­pen­den­tis­ta se tie­ne que ha­cer «pa­se lo que pa­se» por­que es «una hos­tia mo­nu­men­tal al po­der au­to­crá­ti­co del Estado». «En Co­mú Po­dem no pue­de te­ner du­das», cla­mó Bei­ras. El cues­tio­na­mien­to de Igle­sias cre­ce tam­bién en Ga­li­cia a lo­mos de las lu­chas in­tes­ti­nas de En Ma­rea, y en el País Vas­co.

El ex­ce­so de tac­ti­cis­mo en la re­la­ción con el PSOE, que se re­fle­jó en la mo­ción de cen­su­ra, y las di­fi­cul­ta­des pa­ra man­te­ner un dis­cur­so di­fe­ren­cia­do y uni­ta­rio en to­da Es­pa­ña han de­bi­li­ta­do su fi­gu­ra has­ta el pun­to de que en es­te mo­men­to Igle­sias no so­lo no es el lí­der de la iz­quier­da par­la­men­ta­ria que pre­ten­día lle­gar a ser, sino que ni si­quie­ra es ya el lí­der in­dis­cu­ti­do del con­glo­me­ra­do que for­man Po­de­mos, sus con­fluen­cias y sus so­cios.

ILUS­TRA­CIÓN PILAR CANICOBA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.