Cuan­do Es­pa­ña pro­mo­vía la des­lo­ca­li­za­ción

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - XO­SÉ LUÍS BA­RREI­RO RI­VAS

El sal­to ade­lan­te en la in­dus­tria­li­za­ción de Es­pa­ña se dio en los se­sen­ta, con el Opus in­fil­tra­do en la opro­bio­sa, y te­nien­do que si­mul­ta­near ace­le­ra­dos pro­ce­sos de ur­ba­ni­za­ción, re­ci­cla­je de tra­ba­ja­do­res, cons­truc­ción de in­fra­es­truc­tu­ras via­rias y ener­gé­ti­cas, y otras co­sas que aquí no ca­be re­cor­dar. Nues­tro PIB cre­cía en­ton­ces por en­ci­ma del 10 % anual, y nos con­ver­ti­mos en la dé­ci­ma po­ten­cia in­dus­trial del mun­do y en un país de cla­ses me­dias.

La cla­ve de tal pro­di­gio fue­ron las des­lo­ca­li­za­cio­nes de la in­dus­tria eu­ro­pea y ame­ri­ca­na, que, apro­ve­chan­do los ba­jos cos­tes la­bo­ra­les y otras opor­tu­ni­da­des es­tra­té­gi­cas, le­van­tó las gran­des fá­bri­cas de en­ton­ces, que si­guen sien­do las gran­des fá­bri­cas de hoy. Au­to­mo­ción, equi­pa­mien­tos do­més­ti­cos e in­dus­tria­les, far­ma­céu­ti­cas, ali­men­ta­ción, pro­duc­tos quí­mi­cos y me­ta­lúr­gi­cas, cam­bia­ron el pa­no­ra­ma del país, y re­di­se­ña­ron un ma­pa in­dus­trial que so­lo te­nía dos zo­nas pri­vi­le­gia­das, sos­te­ni­das con mo­no­po­lios, mien­tras el res­to pro­du­cía tri­go y re­mo­la­cha. La Es­pa­ña de hoy, di­ná­mi­ca e innovadora, es hi­ja de aque­lla des­lo­ca­li­za­ción. Y si re­nun­ciá­se­mos a ga­nar la gue­rra ochen­ta años des­pués de aca­ba­da, po­dría­mos apren­der mu­cho de una his­to­ria que ni em­pe­zó ayer ni es­tu­vo des­en­chu­fa­da en­tre el Cid y Za­pa­te­ro.

Pe­ro el más gra­ve error es creer que la lle­ga­da de la in­dus­tria se ba­só ex­clu­si­va­men­te en los ba­jos sa­la­rios. Le­jos de eso, la Es­pa­ña de en­ton­ces ex­pan­sio­nó la uni­ver­si­dad y la for­ma­ción téc­ni­ca en pro­por­cio­nes inima­gi­na­bles, fun­dó el sis­te­ma sa­ni­ta­rio mo­derno, es­ta­ble­ció mo­de­los de ge­ne­ra­ción y dis­tri­bu­ción ener­gé­ti­ca que eran iné­di­tos, ga­ran­ti­zó su­mi­nis­tros de agua —¡ha­cía­mos chis­tes con los pan­ta­nos y del PPO!— a ciu­da­des, fá­bri­cas, tu­ris­mo y agri­cul­tu­ra, y ge­ne­ró sue­lo in­dus­trial su­fi­cien­te pa­ra crear nú­cleos in­dus­tria­les en Ma­drid, Va­lla­do­lid, Se­vi­lla, Va­len­cia, Avi­lés, Vi­go y mu­chos otros.

To­do eso nos lle­vó a creer que la Ci­troën es una em­pre­sa ga­lle­ga, que SEAT sur­gió de la la­bo­rio­si­dad ca­ta­la­na, y que la me­ta­lur­gia vasca siem­pre fue com­pe­ti­ti­va, has­ta el pun­to de ol­vi­dar que la des­lo­ca­li­za­ción es una his­to­ria cí­cli­ca que so­lo apro­ve­chan los que la sa­ben ges­tio­nar y na­tu­ra­li­zar, y los que, me­dian­te po­lí­ti­cas in­dus­tria­les de gran di­na­mis­mo, re­du­cen la par­ti­ci­pa­ción de los sa­la­rios, la ener­gía, la eco­lo­gía y los te­rre­nos en los cos­tes ge­ne­ra­les de pro­duc­ción. De es­to, en Ga­li­cia, no sa­be­mos na­da. Y la úni­ca de­fen­sa que le­van­ta­mos con­tra el se­gun­do ci­clo de des­lo­ca­li­za­ción es un tras­no­cha­do pro­tec­cio­nis­mo, sin ju­gar au­daz­men­te a que quie­ran y pue­dan que­dar­se. Por eso es com­pren­si­ble que al­gu­nas em­pre­sas emi­gren a paí­ses go­ber­na­dos con más sen­ti­do, don­de el tra­ba­jo se apre­cia más que la ju­bi­la­ción y el em­pre­sa­rio no es el eterno enemi­go. Por­que pa­sar hoy de una a otra ori­lla del Mi­ño sig­ni­fi­ca una di­fe­ren­cia abis­mal en la cul­tu­ra in­dus­trial.

La úni­ca de­fen­sa que le­van­ta­mos con­tra la des­lo­ca­li­za­ción es un tras­no­cha­do pro­tec­cio­nis­mo, sin ju­gar au­daz­men­te a que las in­dus­trias quie­ran y pue­dan que­dar­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.