El pe­li­gro de la seu­do­cien­cia

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - JA­VIER CU­DEI­RO MA­ZAI­RA Ca­te­drá­ti­co de Fi­sio­lo­gía de la UDC y di­rec­tor del Cen­tro de Es­ti­mu­la­ción Ce­re­bral de Ga­li­cia

Ju­gue­mos. Un des­co­no­ci­do que le di­ce: «Por los po­sos del café de es­ta ma­ña­na, sé que us­ted va a mo­rir por la no­che». ¿Co­rre­ría a ha­cer tes­ta­men­to? Otra más, un agri­cul­tor le co­men­ta: «Mez­clan­do tie­rra con agua en ple­ni­lu­nio y aña­dien­do ho­jas de mo­re­ra se crea un ado­be más fuer­te que el ce­men­to». ¿Cons­trui­ría su ca­sa con esa pó­ci­ma?

¿Por qué, en­ton­ces, cual­quier can­to de si­re­na pa­re­ce en­can­di­lar­nos? ¿Có­mo es po­si­ble que pres­te­mos aten­ción a pro­pues­tas que ro­zan lo pa­ra­nor­mal? Cuál es la ra­zón, en de­fi­ni­ti­va, por la que no so­mos ca­pa­ces de se­pa­rar el grano de la ba­su­ra, la cien­cia de la su­per­che­ría, del frau­de más ram­plón aun­que se ador­ne de pa­la­bras al­ti­so­nan­tes, sim­ples so­ni­dos va­cíos: bio­neu­ro­emo­ción pa­ra cu­rar el cáncer, me­di­ci­na or­to­mo­le­cu­lar, te­ra­pia cuán­ti­ca… ¡ma­ja­de­ría al cua­dra­do!

La res­pon­sa­bi­li­dad, a par­te de la per­so­nal que re­cae en ca­da uno de los mer­ca­chi­fles que ven­den hu­mo, es co­ral. Com­pe­te a los cien­tí­fi­cos, in­ca­pa­ces de edu­car y di­vul­gar bien so­bre aque­llo que ha­ce­mos, so­bre la cien­cia su­je­ta al mé­to­do, al con­trol, a la pro­pia cien­cia, y que no hemos sa­bi­do al­zar­nos co­mo ba­rre­ra de con­ten­ción, bis­tu­rí se­pa­ra­dor, an­te los bro­tes de des­in­for­ma­ción in­tere­sa­da. Ata­ñe a las so­cie­da­des cien­tí­fi­cas y co­le­gios pro­fe­sio­na­les, que de­be­rían mos­trar una ac­ti­tud vi­gi­lan­te más con­ti­nua­da y más con­tun­den­te. Se­ña­la a los po­lí­ti­cos, que pa­re­cen ig­no­rar que la seu­do­cien­cia no so­lo es una ma­ja­de­ría alar­man­te, sino que de­bie­ra ser con­si­de­ra­da co­mo un frau­de, una ma­la prác­ti­ca so­cial que se pue­da per­se­guir por­que ro­ba es­pe­ran­za, en­ri­que­ce al es­ta­fa­dor, da­ña la sa­lud al se­pa­rar­nos del tra­ta­mien­to co­rrec­to y, con sus men­ti­ras, hace que se cues­tio­nen prác­ti­cas cien­tí­fi­cas só­li­das.

La seu­do­cien­cia ig­no­ra el mé­to­do cien­tí­fi­co. Con­clu­ye al­go y lue­go bus­ca he­chos pa­ra apo­yar las con­clu­sio­nes. En la seu­do­cien­cia no hay es­cep­ti­cis­mo sa­lu­da­ble acer­ca de las afir­ma­cio­nes fan­tás­ti­cas, de he­cho hay un en­tu­sias­mo pa­ra acep­tar el tes­ti­mo­nio per­so­nal no pro­ba­do co­mo una ver­dad pú­bli­ca. ¡Los ejem­plos so­bre ov­nis, lo ilus­tran bien! Y to­do es­te pro­ce­so an­ti­cien­cia ca­la en la gen­te. La ex­pli­ca­ción la en­con­tra­mos en el fun­cio­na­mien­to del ce­re­bro y su ca­pa­ci­dad de crear ilu­sio­nes que, si en oca­sio­nes son gra­ti­fi­can­tes, en es­te ca­so pro­du­cen un efec­to per­ver­so, el co­no­ci­do co­mo efec­to Dun­ning-Kru­ger, se­gún el cual los in­di­vi­duos con es­ca­sos co­no­ci­mien­tos sien­ten una su­pe­rio­ri­dad ilu­so­ria, con­si­de­rán­do­se más in­te­li­gen­tes que otros más pre­pa­ra­dos. Tal y co­mo lo re­su­mió Char­les Dar­win: la ig­no­ran­cia ge­ne­ra con­fian­za. Cuan­to me­nos se­pa, es más pro­ba­ble que us­ted se crea un ex­per­to. A la in­ver­sa, cuan­to más se­pa, más pro­ba­ble es que du­de de su pro­pia com­pe­ten­cia. Y es aquí en don­de los cien­tí­fi­cos fa­lla­mos. Hemos ve­ni­do des­de el des­co­no­ci­mien­to has­ta un si­glo en el que de­pen­de­mos crí­ti­ca­men­te de la cien­cia, cu­ya mi­sión no de­be­ría ser otra que la de me­jo­rar la vi­da de las per­so­nas y dis­mi­nuir las desigualdades. Pe­ro nos en­con­tra­mos an­te un pro­ble­ma que ya fue ex­pues­to por Carl Sa­gan: «Hemos or­ga­ni­za­do una ci­vi­li­za­ción glo­bal en la que la ma­yo­ría de los ele­men­tos cru­cia­les de­pen­den pro­fun­da­men­te de la cien­cia y la tec­no­lo­gía. Tam­bién hemos arre­gla­do las co­sas pa­ra que ca­si na­die en­tien­da la cien­cia y la tec­no­lo­gía. Es­ta es una re­ce­ta pa­ra el desas­tre. Po­dría­mos ir ti­ran­do por un tiem­po, pe­ro tar­de o tem­prano es­ta mez­cla ex­plo­si­va de ig­no­ran­cia y po­der nos va a es­ta­llar en la ca­ra». Ami­gos, lu­chen por la cien­cia, di­vul­guen la cien­cia, sean cien­cia… y cul­tu­ra.

ILUS­TRA­CIÓN PILAR CANICOBA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.