«A ve­ces so­lo tu fa­mi­lia te en­tien­de»

La exatle­ta olím­pi­ca vi­ve de cer­ca las ne­ce­si­da­des de los de­por­tis­tas ga­lle­gos des­de su nue­vo car­go

La Voz de Galicia (Lugo) - - Deportes - LUIS M. RO­DRÍ­GUEZ OU­REN­SE / LA VOZ

Mar­ta Mí­guez Te­lle re­co­rrió un lar­go ca­mino des­de una al­dea del mu­ni­ci­pio ou­ren­sano de Cor­te­ga­da has­ta la Vi­lla Olím­pi­ca de Síd­ney. Y aún así, años más tar­de, el in­ce­san­te go­teo de sus an­dan­zas por Ga­li­cia co­mo se­cre­ta­ria xe­ral pa­ra o De­por­te pa­re­ce col­mar to­das sus ex­pec­ta­ti­vas de aven­tu­ra. Qui­zás por­que tie­ne mu­cho que ver con aque­lla odi­sea de la ni­ña que co­mien­za a ju­gar en el pa­tio de un co­le­gio rural y ter­mi­na pa­sean­do tras la ban­de­ra de su país, en la pis­ta de un es­ta­dio aba­rro­ta­do de es­pec­ta­do­res.

—¿Cuál fue su pri­mer con­tac­to con el de­por­te? —Tu­vo lu­gar en el co­le­gio pú­bli­co, en Cor­te­ga­da, cu­rio­sa­men­te con Ma­rio Gue­de co­mo pro­fe­sor, con el que des­pués tra­ba­jé en el Con­se­llo Municipal de Deportes de Ou­ren­se, y con Cel­so Blan­co, que fue otro de los maes­tros que tu­ve allí. So­bre to­do ju­ga­ba a ba­lon­mano. Al aca­bar lo que en­ton­ces era oc­ta­vo de EGB, me tras­la­dé a Ou­ren­se con mis her­ma­nas y en­tré en el Co­le­gio Blan­co Amor, don­de Julio Fer­nán­dez me en­se­ñó el mun­di­llo del atletismo y pa­sé al Club Ath­los. Par­ti­ci­pa­ba en va­rias prue­bas, co­mo lon­gi­tud o tri­ple sal­to, has­ta que me es­pe­cia­li­cé en la ja­ba­li­na.

—Des­pués lle­ga­ron los tí­tu­los na­cio­na­les en ca­te­go­rías de ba­se, cin­co ab­so­lu­tos y la in­ter­na­cio­na­li­dad. Pe­ro su­po­ne­mos que tam­bién mo­men­tos más du­ros. —To­dos pa­sa­mos por épo­cas de va­cas fla­cas y muy fla­cas. Al prin­ci­pio, al­gu­nos nos fui­mos muy jó­ve­nes de ca­sa, en mi ca­so a los ca­tor­ce años. So­lo la fa­mi­lia te en­tien­de y no siem­pre. Mis pa­dres, por ejem­plo, te­nían esa vi­sión uti­li­ta­ria del de­por­te, de que al me­nos era bueno pa­ra mi sa­lud y me apar­ta­ba de am­bien­tes peo­res. Mien­tras no des­cui­da­ra los es­tu­dios les pa­re­cía bien, aun­que no ter­mi­na­ban de com­pren­der­lo del to­do.

—Hoy en día con­ci­lia ma­ter­ni­dad, tra­ba­jo y de­por­te, ¿qué pe­sa más? —Por suer­te, tra­ba­jo y de­por­te es­tán uni­dos pa­ra mí. Y, ló­gi­ca­men­te, a mis hi­jos in­ten­to dar­les siem­pre el tiem­po que pue­do y de la má­xi­ma ca­li­dad. Me man­dan men­sa­jes pa­ra de­cir­me que me quie­ren con­tar al­gu­na co­sa y me gus­ta que ten­gan esa con­fian­za con­mi­go. Hay que apro­ve­char­lo, por­que qui­zás no siem­pre quie­ran con­tar­te to­do, pe­ro de­be­mos es­tar siem­pre pa­ra es­cu­char­los, es­cu­char in­clu­so más que ha­blar. Por lo de­más, lo lle­vo bien, por­que siem­pre fui per­so­na de ha­cer mu­chas co­sas, si te cen­tras so­lo en una, no lo das to­do. Y así tam­bién te eva­des, ya me pa­sa­ba an­tes con los es­tu­dios y el de­por­te.

—Es­tá ca­sa­da con otro atleta olím­pi­co y sus hi­jos jue­gan al ba­lon­ces­to. ¿Pue­de pa­rar­se a ver al­gún par­ti­do en la te­le, tras cual­quier jor­na­da ha­blan­do o de­ba­tien­do so­bre te­mas de­por­ti­vos? —Sin ir más le­jos, aún vi­mos hace po­co, to­dos jun­tos, la fi­nal del Cam­peo­na­to de Eu­ro­pa de ba­lon­ces­to fe­me­nino. Yo lle­gué con el par­ti­do em­pe­za­do y los lla­mé pa­ra avi­sar, pe­ro ya lo te­nían pues­to. La ver­dad, so­lo lo ha­ce­mos si es al­go así, es­pe­cial, pe­ro el de­por­te es al­go na­tu­ral en ca­sa. Pa­ra los ni­ños, el ba­lon­ces­voy to es una ac­ti­vi­dad trans­ver­sal en su educación des­de pe­que­ños y, al ser una mo­da­li­dad de equi­po, pues ya tie­nen un gru­po en el que es­tán muy in­te­gra­dos. La ma­yor tie­ne do­ce años y fue con­cen­tra­da a Almagro con un pro­gra­ma de de­tec­ción de ta­len­tos de la fe­de­ra­ción es­pa­ño­la. La se­gun­da tie­ne diez y el pe­que­ño nue­ve. Van a ser al­tos y pa­ra su edad mues­tran bue­nas ma­ne­ras, pe­ro les de­ci­mos que eso no sig­ni­fi­ca que va­yan a de­di­car­se al ba­lon­ces­to. To­da­vía es pron­to y pa­ra ellos es un jue­go.

—¿Y qué se en­cuen­tra cuan­do es­tá ca­ra a ca­ra con los de­por­tis­tas ga­lle­gos? —Al­gu­na fe­de­ra­ción aún me fal­ta, pe­ro te­nien­do un co­no­ci­mien­to de pro­xi­mi­dad so­bre có­mo tra­ba­jan. He po­di­do com­pro­bar qué ne­ce­si­tan los de­por­tis­tas, có­mo en­tre­nan. A mis hi­jos in­ten­to dar­les lo me­jor, aun­que a al­gu­nas co­sas no lle­go, pe­ro por lo me­nos sé lo que ne­ce­si­tan. Y con los de­por­tis­tas de­be ser igual. Hace po­co ha­blé con Ser­gio Váz­quez, que era el pre­si­den­te de la fe­de­ra­ción ga­lle­ga cuan­do yo com­pe­tía y siem­pre se preo­cu­pó por ani­mar­me y sa­ber co­mo es­ta­ba. Eso es al­go que apre­cias. Des­pués tam­bién me to­có tra­ba­jar en la or­ga­ni­za­ción de­por­ti­va y sé lo que cues­ta. Aho­ra si­go com­pro­ban­do que hay mu­cha gen­te en fe­de­ra­cio­nes y en clu­bes cu­yo tra­ba­jo es im­pa­ga­ble. Y ha­cen de to­do, des­de cla­var es­ta­cas en el mon­te a re­unir­se con pa­tro­ci­na­do­res. Pu­de com­pro­bar­lo, por­que voy a al­gu­na prue­ba in­clu­so an­tes de que se ce­le­bre, co­mo su­ce­dió en una de mo­to­ci­clis­mo en As Ne­ves.

—¿Ha en­con­tra­do fechas pa­ra vol­ver a via­jar a Aus­tra­lia des­de aquel se­ña­la­do año 2000? —No, es un via­je que ten­go pen­dien­te, me gus­ta­ría. Aun­que tam­bién quie­ro ir a Bra­sil, por­que mi pa­dre es­tu­vo emi­gra­do allí y me con­tó mu­chas co­sas de aquel país. Le gus­ta­ba mu­cho la geo­gra­fía y co­no­ció pun­tos muy lla­ma­ti­vos de los que me ha­bló va­rias ve­ces. Ya hace unos años que fa­lle­ció, pe­ro aun­que no so­lía ha­blar mu­cho, lo que te­nía que de­cir lo de­cía muy cla­ro. A mí me da­ba una pal­ma­da en la es­pal­da cuan­do ga­na­ba al­gu­na com­pe­ti­ción y eso me con­ven­cía de que lo ha­bía he­cho bien.

ABRALDES

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.