«Ha­bía pe­leas por sa­car di­ne­ro del ca­je­ro»

Ga­lle­gos re­si­den­tes en la ciu­dad re­cuer­dan la frus­tra­da re­vuel­ta con­tra Er­do­gan

La Voz de Galicia (Lugo) - - El Tiempo - Patricia Alon­so

El 15 de julio del 2016, los ciu­da­da­nos tur­cos se echa­ron a la ca­lle, alen­ta­dos por su pre­si­den­te, Re­cep Tay­yip Er­do­gan, pa­ra ha­cer fren­te al le­van­ta­mien­to mi­li­tar que ha­bía blo­quea­do las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país. Ex­plo­sio­nes, ti­ro­teos y ví­to­res re­so­na­ron es­pe­cial­men­te en al­gu­nas zo­nas de An­ka­ra y Estambul, pe­ro la sen­sa­ción más co­mún en to­do el país fue la in­cer­ti­dum­bre.

A pun­to de cum­plir­se el pri­mer aniver­sa­rio de un acon­te­ci­mien­to que cam­bió el or­den en el país, tres ga­lle­gos re­si­den­tes en Estambul han con­ta­do a es­te dia­rio có­mo vi­vie­ron el in­ten­to de gol­pe de Estado. Pre­fie­ren man­te­ner el ano­ni­ma­to por mo­ti­vos per­so­na­les, aun­que di­cen sen­tir­se se­gu­ros en su ciu­dad de acogida y no ha­ber su­fri­do nin­gún des­en­cuen­tro.

«Re­cuer­do que se oía al­gún he­li­cóp­te­ro so­bre­vo­lan­do la zo­na y que al mi­rar por la ven­ta­na vi que ha­bía va­rias per­so­nas pe­leán­do­se pa­ra sa­car di­ne­ro en el ca­je­ro de­ba­jo de mi ca­sa», des­cri­be uno de ellos. El ma­yor tu­mul­to tu­vo lu­gar en los puen­tes que co­nec­tan los dos con­ti­nen­tes, y en las ca­lles más cén­tri­cas de la zo­na eu­ro­pea, mien­tras que el res­to de la ciu­dad se man­te­nía aten­ta a lo que iba su­ce­dien­do. «Yo no me sen­tí in­se­gu­ra en nin­gún mo­men­to, pe­ro sí es­tu­ve en con­tac­to con gen­te que es­ta­ba en el la­do eu­ro­peo y que pa­só mie­do, por­que oía dis­pa­ros y mu­cho ja­leo en la ca­lle», re­cuer­da una ga­lle­ga re­si­den­te en Estambul.

Lo peor fue la in­cer­ti­dum­bre de no sa­ber qué es­ta­ba ocu­rrien­do o si de­bían ha­cer las ma­le­tas y vol­ver a Ga­li­cia mien­tras la si­tua­ción se cal­ma­se. «Los ae­ro­puer­tos es­ta­ban blo­quea­dos, pe­ro es­tu­vi­mos en con­tac­to con gen­te en Es­pa­ña por si fue­ra ne­ce­sa­rio sa­lir del país», cuen­ta un ter­ce­ro.

«Al prin­ci­pio —aña­de— no sa­bes qué es­tá ocu­rrien­do. Yo re­cuer­do que lle­gué esa mis­ma tar­de des­de An­ka­ra. Ha­bía ido a ha­cer unas ges­tio­nes a la ca­pi­tal dos días an­tes, y re­cuer­do que por pri­me­ra vez sen­tí in­se­gu­ri­dad. Tam­po­co sé qué es lo nor­mal en An­ka­ra, pe­ro des­de lue­go en Estambul no hay po­li­cía y mi­li­ta­res en ca­da in­ter­sec­ción». Y en la ca­pi­tal, dos días an­tes del in­ten­to del gol­pe, sí la ha­bía.

Es­tan­do ale­ja­dos del fo­co del con­flic­to, al­gu­nos se en­te­ra­ron de lo que es­ta­ba ocu­rrien­do a tra­vés de los ve­ci­nos: «Una de las ve­ci­nas me di­jo que ha­bía una huel­ga y que de­bía de ir a sa­car to­do el di­ne­ro que pu­die­se. No en­ten­día por qué, has­ta que al­guien que sa­bía que ha­bía ido a An­ka­ra me di­jo que ha­bía ca­zas so­bre­vo­lan­do la ca­pi­tal, y me pre­gun­tó si es­ta­ba bien. Mi ve­ci­na ha­bía uti­li­za­do el tér­mino in­glés stri­ke [huel­ga], en lu­gar de coup [gol­pe], pe­ro cuan­do me di­je­ron lo de los avio­nes, lo tu­ve cla­ro».

«Es­tu­ve des­pier­to has­ta las cua­tro o cin­co de la ma­ña­na, vien­do el úni­co ca­nal que no ha­bían blo­quea­do», cuen­ta uno de los ga­lle­gos re­si­den­tes en Estambul. Se tra­ta­ba del ca­nal de no­ti­cias CNN Türk, don­de se pu­do ver a Er­do­gan pi­dien­do a los ciu­da­da­nos, a tra­vés de Fa­ceTi­me, que sa­lie­sen a la ca­lle a de­te­ner a los gol­pis­tas.

Al día si­guien­te, re­cuer­da otro, no sa­lie­ron de ca­sa por pre­cau­ción, a la es­pe­ra de que se fue­sen acla­ran­do los he­chos. «Pe­ro dos días des­pués es­tá­ba­mos ha­cien­do nues­tra vi­da nor­mal, yen­do a la pla­ya y sa­lien­do a co­mer», di­ce.

La pur­ga de las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y el sis­te­ma edu­ca­ti­vo lle­va­da a ca­bo tras el in­ten­to de gol­pe no les ha afec­ta­do, y ase­gu­ran que si­guen ha­cien­do su vi­da igual que an­tes: «Me he en­con­tra­do con gen­te que se sor­pren­de de que sea ex­tran­je­ra y aún si­ga aquí. “Qué bien que te quedes cuan­do to­do el mun­do se es­tá yen­do”, te di­cen, y ves las de­ten­cio­nes y pro­tes­tas y da res­pe­to… Pe­ro lo cier­to es que mi día a día no ha cam­bia­do».

OZAN KOSE AFP

Hace aho­ra un año, la po­bla­ción to­mó el puen­te so­bre el Bós­fo­ro pa­ra fre­nar el gol­pe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.