«Mu­chos pa­dres vie­nen con sus hi­jos pa­ra que se sa­quen una foto con las fie­ras»

La Voz de Galicia (Lugo) - - Lugo - EVA FER­NÁN­DEZ, C.C.

El Cir­co de Por­tu­gal lle­va más de vein­te años re­co­rrien­do la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca. Su gi­ra de ve­rano de es­te año les ha traí­do a Ga­li­cia, don­de re­pre­sen­ta­rán su es­pec­tácu­lo con ani­ma­les sal­va­jes. Des­pués de es­tar en Ce­la­no­va, es­te fin de se­ma­na tra­ta­ron de ins­ta­lar­se (sin éxi­to) en Chan­ta­da. Des­de es­ta úl­ti­ma lo­ca­li­dad, uno de los res­pon­sa­bles del cir­co, Ru­bén Ma­ria­ni, hace una re­fle­xión so­bre el uso de bi­chos.

—¿Por qué in­clu­yen ani­ma­les sal­va­jes en su es­pec­tácu­lo?

—Hay dos ra­zo­nes por las que uti­li­za­mos ani­ma­les en el Cir­co de Por­tu­gal. La pri­me­ra es que los te­ne­mos des­de hace mu­cho tiem­po y no po­de­mos aban­do­nar­los. La se­gun­da es que el pú­bli­co los de­man­da ac­ti­va­men­te. En Ga­li­cia hay una gran afi­ción al cir­co y mu­chos pa­dres traen a sus hi­jos pa­ra que vean ani­ma­les sal­va­jes y se sa­quen una foto con ellos.

—¿Han con­tem­pla­do la po­si­bi­li­dad de pres­cin­dir de los ani­ma­les en sus espectáculos?

—Es cier­to que en nues­tro cir­co te­ne­mos su­fi­cien­tes atrac­cio­nes co­mo pa­ra po­der con­for­mar un es­pec­tácu­lo com­ple­to sin ani­ma­les. Sin em­bar­go, no po­de­mos pres­cin­dir de ellos por­que no te­ne­mos so­lu­cio­nes a nues­tro al­can­ce. No exis­ten re­fu­gios ha­bi­li­ta­dos pa­ra aco­ger­los, ni en Es­pa­ña ni en Por­tu­gal. Por otra par­te, son ani­ma­les na­ci­dos y cria­dos en cau­ti­vi­dad, así que no sa­brían desen­vol­ver­se por sí mis­mos en un en­torno na­tu­ral.

—¿Qué opi­na de las vo­ces que pi­den la prohi­bi­ción del uso de ani­ma­les en el cir­co?

—La ma­yo­ría de la gen­te que se pro­nun­cia al res­pec­to no sa­be có­mo fun­cio­na es­te ne­go­cio. En Por­tu­gal, por ejem­plo, se ha prohi­bi­do la ven­ta, com­pra y re­pro­duc­ción de ani­ma­les de cir­co. Eso quie­re de­cir que los ani­ma­les des­apa­re­ce­rán de los espectáculos pau­la­ti­na­men­te, cuan­do los que ha­ya se mue­ran de for­ma na­tu­ral. Si se prohí­ben di­rec­ta­men­te, co­mo pi­den al­gu­nos, que­da­rán des­pro­te­gi­dos. Mien­tras tan­to, nos ve­mos obli­ga­dos a se­guir man­te­nién­do­los y a su­fra­gar los ele­va­dos cos­tes que nos su­po­ne su cui­da­do in­cor­po­rán­do­los a nues­tro es­pec­tácu­lo.

—¿Se sien­ten com­pren­di­dos por las ins­ti­tu­cio­nes?

—La ver­dad es que no. No se es­tá ha­cien­do un es­fuer­zo por com­pren­der nues­tra com­pli­ca­da si­tua­ción, que nos de­ja po­cas op­cio­nes. Ade­más, en es­ta pro­fe­sión no nos sen­ti­mos am­pa­ra­dos por las ins­ti­tu­cio­nes, que mues­tran un me­nos­pre­cio sis­te­má­ti­co por los in­te­gran­tes del es­pec­tácu­lo del cir­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.