In­ves­ti­ga­do­res ga­lle­gos des­cu­bren la fun­ción del hi­po­tá­la­mo que per­mi­te adel­ga­zar sin de­jar de co­mer

Un equi­po ga­lle­go de­mues­tra que el hi­po­tá­la­mo re­gu­la las gra­sas en el hí­ga­do

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada - R. ROMAR

La obe­si­dad em­pie­za en el ce­re­bro. No en el sen­ti­do fi­gu­ra­do, sino en el real. Los in­ves­ti­ga­do­res ha­ce ya tiem­po que han de­mos­tra­do que es el hi­po­tá­la­mo el que re­gu­la el es­ta­do ener­gé­ti­co del or­ga­nis­mo. Y ha­ce tam­bién al­gu­nos años que se ha iden­ti­fi­ca­do, in­clu­so en adul­tos, la exis­ten­cia de gra­sa par­da, la au­tén­ti­ca es­tu­fa na­tu­ral que que­ma los lí­pi­dos pa­ra trans­for­mar­los en ca­lor, a di­fe­ren­cia de la blan­ca, que se acu­mu­la en los te­ji­dos. La pre­gun­ta, en­ton­ces, era inevi­ta­ble. ¿Có­mo se pue­de es­ti­mar es­ti­mu­lar es­ta gra­sa bue­na pa­ra, por ejem­plo, adel­ga­zar sin de­jar de co­mer o sin so­me­ter­se a es­tric­tas die­tas? La res­pues­ta te­nía que es­con­der­se en el hi­po­tá­la­mo. Y así es. La primera apro­xi­ma­ción a es­ta res­pues­ta la ofre­ció el pa­sa­do año el gru­po Neu­rO­be­si­dad de la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go, que iden­ti­fi­có una pro­teí­na que re­du­ce el es­trés del re­tícu­lo en­do­plás­mi­co, una al­te­ra­ción que se pro­du­ce en es­ta par­te del ce­re­bro cuan­do una per­so­na tie­ne so­bre­pe­so. ¿La con­se­cuen­cia? La gra­sa blan­ca pue­de tran­for­mar­se en par­da. Aho­ra el mis­mo equi­po ha ce­rra­do el círcu­lo y ha des­cri­to, por primera vez, to­do el me­ca­nis­mo mo­le­cu­lar que ex­pli­ca cien­tí­fi­ca­men­te que es po­si­ble per­der pe­so sin va­riar la in­ges­ta ca­ló­ri­ca.

La cla­ve es­tá en la ac­ción de las hor­mo­nas ti­roi­deas so­bre el hi­po­tá­la­mo. Cuan­do ac­túan di­rec­ta­men­te so­bre es­ta zo­na pro­mue­ven la pro­mo­ción de gra­sas en el hí­ga­do, lí­pi­dos que son en­via­dos a tra­vés de la cir­cu­la­ción san­guí­nea al te­ji­do adi­po­so par­do, don­de se que­man pa­ra au­men­tar el gas­to ca­ló­ri­co. La in­ves­ti­ga­ción, que tie­ne co­mo prin­ci­pa­les au­to­ras a Noelia Mar­tí­nez Sán­chez y a Pa­tri­cia Seoa­ne Co­lla­zo, se pu­bli­ca en la re­vis­ta Cell Me­ta­bo­lism.

Es­te pro­ce­so ocu­rre en el hi­po­tá­la­mo, pe­ro es des­en­ca­de­na­do por un gru­po es­pe­cial y re­du­ci­do de neu­ro­nas so­bre las que re­cae to­do el pro­ta­go­nis­mo. Pe­ro exis­te otro ac­tor prin­ci­pal en la his­to­ria: la pro­teí­na AMPK. Es la que, de al­gu­na for­ma, modula la ac­ción de es­te pe­que­ño gru­po de cé­lu­las ce­re­bra­les. Si la ac­ti­vi­dad de la pro­teí­na se re­du­ce o si di­rec­ta­men­te se in­hi­be au­men­ta la pro­duc­ción de gra­sas en el hí­ga­do y su en­vío al te­ji­do adi­po­so par­do.

Ra­to­nes mo­di­fi­ca­dos

El equi­po no so­lo iden­ti­fi­có el nue­vo me­ca­nis­mo, sino que pro­bó en ra­to­nes que aque­llos a los que se les ha­bía eli­mi­na­do la pro­teí­na, me­dian­te ma­ni­pu­la­ción ge­né­ti­ca, pre­sen­ta­ban un me­nor pe­so, lo que se re­la­cio­nó con una ma­yor ac­ti­va­ción de la gra­sa par­da, ya que co­mían lo mis­mo que los de­más in­clui­dos en el es­tu­dio.

De prin­ci­pio, lo que se ha ob­ser­va­do es que las per­so­nas con una ma­yor pro­duc­ción de hor­mo­nas ti­roi­deas tien­den a ser más delgadas, por el me­ca­nis­mo an­tes des­cri­to. En es­te contexto po­dría su­ge­rir­se que la adic­ción de es­te ti­po de hor­mo­nas po­dría con­ver­tir­se en un fu­tu­ro tra­ta­mien­to an­ti­obe­si­dad. Pe­ro la reali­dad es otra. «Non se po­de­ría tra­tar a xen­te des­te xei­to, por­que un ex­ce­so de hor­mo­nas ti­roi­deas ten efec­tos se­cun­da­rios», ex­pli­ca Pa­tri­cia Seoa­ne Co­lla­zo, una de las dos in­ves­ti­ga­do­ras prin­ci­pa­les de un es­tu­dio coor­di­na­do por Mi­guel Ló­pez. La al­ter­na­ti­va pa­sa por di­ri­gir un fár­ma­co ca­paz de mo­du­lar la ac­ti­vi­dad de la pro­teí­na AMPK. Y por aquí es, pre­ci­sa­men­te, ha­cia don­de de­be di­ri­gir­se la es­tra­te­gia te­ra­péu­ti­ca pa­ra con­se­guir un me­di­ca­men­to que per­mi­ta adel­ga­zar sin de­jar de co­mer. Pe­ro no se­rá al­go que se con­si­ga a cor­to pla­zo. La prin­ci­pal di­fi­cul­tad, al igual que ocu­rre con otras sus­tan­cias ac­ti­vas que tie­nen que lle­gar al ce­re­bro, lo cons­ti­tu­ye la ba­rre­ra he­ma­to­en­ce­fá­li­ca. «Ago­ra mes­mo —apun­ta Seoa­ne— non te­mos na­da que nos per­mi­te che­gar ao hi­po­tá­la­mo, e moi­to me­nos as zo­nas es­pe­cí­fi­cas on­de ac­túan as neu­ro­nas que nos in­te­re­san». Sí exis­ten al­ter­na­ti­vas que en­sa­yan la­bo­ra­to­rios de to­do el mun­do, co­mo las na­no­par­tí­cu­las, aun­que ha­brá que es­pe­rar. Seoa­ne, sin em­bar­go, es op­ti­mis­ta. «Eu pen­so que, co tem­po, si se­rá al­go fac­ti­ble».

«Aín­da ha­be­rá que es­pe­rar, pe­ro no fu­tu­ro si creo que te­re­mos un fár­ma­co que adel­ga­ce sen dei­xar de co­mer» Pa­tri­cia Seoa­ne Co­lla­zo Primera autora del es­tu­dio

Par­te del equi­po de Neu­rO­be­si­dad que ha li­de­ra­do la in­ves­ti­ga­ción en la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.