Sos­pe­chan que los asal­tan­tes del pa­zo de Por­tas rea­li­za­ron un se­gui­mien­to de sus víc­ti­mas

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - L. PE­NI­DE

A di­fe­ren­cia de lo ocu­rri­do ha­ce diez me­ses cuan­do de­lin­cuen­tes co­mu­nes con­su­ma­ron un ro­bo en un pa­zo de Por­tas, la Guar­dia Ci­vil es­tá con­ven­ci­da de que los asal­tan­tes de es­te fin de se­ma­na con­for­man un gru­po or­ga­ni­za­do es­pe­cia­li­za­do en es­te ti­po de des­va­li­ja­mien­tos. Por lo pron­to, se sa­be que son ex­tran­je­ros por có­mo se ex­pre­sa­ban, si bien en to­do mo­men­to cu­brie­ron sus ros­tros con pa­sa­mon­ta­ñas.

La for­ma en la que se pro­du­jo el asal­to, de ma­dru­ga­da, cuan­do el ma­tri­mo­nio dor­mía, ali­men­ta las sos­pe­chas de que rea­li­zan se­gui­mien­tos de las víc­ti­mas pa­ra, de es­te mo­do, sa­ber el mo­men­to en el que es­tas son más vul­ne­ra­bles. Las fuen­tes con­sul­ta­das des­ta­ca­ron que, de igual mo­do, la de­ci­sión de separar a la pa­re­ja en ha­bi­ta­cio­nes dis­tin­tas tu­vo co­mo ob­je­ti­vo mi­nar o, in­clu­so, que­brar su vo­lun­tad, al mis­mo tiem­po que se in­cre­men­ta su sen­sa­ción de vulnerabilidad e im­po­ten­cia, pa­ra ga­ran­ti­zar su coope­ra­ción con los la­dro­nes.

Cos­ti­llas frac­tu­ra­das

En es­te ám­bi­to, si­túan tam­bién la agre­sión que su­frió R. M., em­pre­sa­rio arou­sano al fren­te de Cár­ni­cas Mon­ti­ño. Se­gún tras­cen­dió ayer, fue gol­pea­do en va­rias oca­sio­nes con un pa­lo de madera si­mi­lar a un ba­te de béis­bol, de tal mo­do que le pro­vo­ca­ron la frac­tu­ra de va­rias cos­ti­llas, así co­mo ma­gu­lla­du­ras y gol­pes en dis­tin­tas par­tes del cuer­po. Fue tras­la­da­do en am­bu­lan­cia has­ta el Hos­pi­tal do Sal­nés, don­de fue asis­ti­do sa­ni­ta­ria­men­te y da­do de al­ta al ca­bo de va­rias ho­ras.

Otro as­pec­to que acen­túa la pro­fe­sio­na­li­dad de los asal­tan­tes es el he­cho de que, apa­ren­te­men­te, bus­ca­ron so­lo di­ne­ro en efec­ti­vo y jo­yas, des­de­ñan­do otros efec­tos de va­lor del in­te­rior del pa­zo que ten­drían peor sa­li­da en el mer­ca­do.

Las pes­qui­sas de la Guar­dia Ci­vil se han cen­tra­do en el in­te­rior del in­mue­ble, así co­mo en el co­che del ma­tri­mo­nio que los la­dro­nes sus­tra­je­ron y aban­do­na­ron a es­ca­sa dis­tan­cia de la pro­pie­dad. Las fuen­tes con­sul­ta­das in­ci­die­ron en su con­ven­ci­mien­to de que tu­vie­ron que em­plear un vehícu­lo pro­pio pa­ra des­pla­zar­se has­ta Por­tas, por lo que se cree que en el pun­to don­de de­ja­ron el co­che del em­pre­sa­rio, o bien los es­ta­ba es­pe­ran­do un cóm­pli­ce, o bien ha­bían es­ta­cio­na­do su me­dio de trans­por­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.