Los 50 afec­ta­dos por el pe­dris­co en A Li­mia se aso­cian y exi­gen ayu­das

Las pér­di­das mi­llo­na­rias por el gra­ni­zo se su­man a las cau­sa­das por la he­la­da

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - SINDO MAR­TÍ­NEZ

Los destrozos oca­sio­na­dos en cer­ca de un mi­llar de hec­tá­reas de los mu­ni­ci­pios ou­ren­sa­nos de Xun­quei­ra de Am­bía y Vi­lar de Ba­rrio han de­ja­do muy mal­tre­cha la eco­no­mía de dos lo­ca­li­da­des, ba­sa­da en la agri­cul­tu­ra. Las pér­di­das aún no han si­do eva­lua­das con pre­ci­sión, a la es­pe­ra de in­for­mes ofi­cia­les, pe­ro la mer­ma en la pro­duc­ción de tu­bércu­lo po­dría tra­du­cir­se en cer­ca de do­ce mi­llo­nes de ki­los y más de un mi­llón de eu­ros, se­gún un pri­mer cálcu­lo del Con­ce­llo de Xun­quei­ra pen­dien­te de ve­ri­fi­ca­ción.

La de­so­la­ción se ha adue­ña­do de los agri­cul­to­res. Me­dio cen­te­nar de ellos han crea­do una aso­cia­ción de­no­mi­na­da Afec­ta­dos po­la Sa­ra­bia. Su ob­je­ti­vo es re­cla­mar de las Ad­mi­nis­tra­cio­nes me­di­das ur­gen­tes pa­ra sal­var la cam­pa­ña. Su por­ta­voz, Jo­sé An­to­nio Fer­nán­dez, de Bus­te­lo, en Xun­quei­ra, acla­ra que es­tán com­ple­ta­men­te ale­ja­dos de cual­quier mo­ti­va­ción po­lí­ti­ca o sin­di­cal. «Nos he­mos uni­do pa­ra re­cla­mar ayu­das. Que se es­tu­die una re­ba­ja en las co­ti­za­cio­nes de la Se­gu­ri­dad So­cial, en el IRPF o cré­di­tos blan­dos. Lo que nos ha pa­sa­do es muy du­ro. Fue lo nun­ca vis­to en es­ta co­mar­ca», re­mar­ca.

Es­ta lla­nu­ra se ra­di­ca en lo que has­ta me­dia­dos del pa­sa­do si­glo era el hu­me­dal más gran­de del no­roes­te pe­nin­su­lar, la mí­ti­ca la­gu­na de An­te­la. Allí y en otros pun­tos de A Li­mia se con­cen­tra la ma­yor zo­na de pa­ta­ta y ce­real de to­da Ga­li­cia. Se re­co­ge una quin­ta par­te de to­do el tu- bércu­lo ga­lle­go —unos 120 mi­llo­nes de ki­los de me­dia— y más de dos ter­cios del tri­go y cen­teno de to­da la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma —en torno a 50 o 60 mi­llo­nes de ki­los—. Bus­te­lo, Vilariño, Bo­ba­de­la, Abe­le­da, Sou­te­lo, Bó­ve­da y Go­ma­rei­te son las pa­rro­quias más afec­ta­das. La mala suer­te pro­vo­có que la trom­ba de au­tén­ti­cas ca­ni­cas de hie­lo fue­ra a caer en los pun­tos don­de más tie­rra de cul­ti­vo exis­te.

Hay la­bra­do­res en la co­mar­ca que re­co­gen ca­da año más de me­dio mi­llón de ki­los de tu­bércu­lo. «Aquí las par­ce­las son gran­des. Al­gu­nas tie­nen más de ocho hec­tá­reas de su­per­fi­cie», afir­ma. Pa­ra más in­ri, el ac­ci­den­te me­teo­ro­ló­gi­co se pro­du­jo a es­ca­sas jor­na­das del ini­cio de la sie­ga del tri­go de ci­clo lar­go.

Un pa­seo por el co­ra­zón de A La­goa re­fle­ja la cruda reali­dad. Los ta­llos de la plan­ta de la pa­ta­ta es­tán que­bra­dos y el fu­tu­ro desa­rro­llo del tu­bércu­lo en esas con­di­cio­nes es más que in­cier­to.

Las es­pi­gas del ce­real han que­da­do sin grano y las par­ce­las sem­bra­das de otros productos, co­mo los gui­san­tes, pre­sen­tan un as­pec­to desas­tro­so. Un ve­te­rano tra­ba­ja­dor de la tie­rra, Luis Car­los Fer­nán­dez, es con­tun­den­te a la ho­ra de va­lo­rar la si­tua­ción: «Es­to se pa­re­ce al ano da fa­me, 1945, cuan­do una he­la­da aso­ló las fin­cas de A Li­mia y hu­bo gen­te que pa­só mu­cha mi­se­ria».

La rá­pi­da cuan­ti­fi­ca­ción es una de las reivin­di­ca­cio­nes más in­me­dia­tas de los agri­cul­to­res. «Va­mos a plan­tear que la con­se­llei­ra de Me­dio Ru­ral ven­ga aquí a com­pro­bar los da­ños y que téc­ni­cos de la Xun­ta ha­gan una eva­lua­ción ofi­cial», va­lo­ra Fer­nán­dez. No es al­go sen­ci­llo cal­cu­lar lo afec­ta­do en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos. «So­lo aquí en Xun­quei­ra pue­den ser unas 700 hec­tá­reas las que han si­do ma­cha­ca­das. En Vi­lar de Ba­rrio ron­da­rán las 200. En mu­chos ca­sos, las pér­di­das serán de un por­cen­ta­je muy ele­va­do del pro­duc­to sem­bra­do, en otras no tan­to», aven­tu­ra el por­ta­voz.

El al­cal­de de Xun­quei­ra de Am­bía, Jo­sé Luis Ga­vi­la­nes, jus­ti­fi­ca la pe­ti­ción de la de­cla­ra­ción de zo­na de emer­gen­cia —la an­ti­gua zo­na ca­tas­tró­fi­ca— de­ci­di­da por el pleno mu­ni­ci­pal el pa­sa­do vier­nes. «Va­mos a pro­mo­ver un fren­te co­mún con los con­ce­llos de Vi­lar de Ba­rrio y San­diás (en el que viven al­gu­nos pro­pie­ta­rios afec­ta­dos), a ver qué se pue­de con­se­guir». Y agre­ga: «La gen­te es­tá muy des­mo­ra­li­za­da por­que hay al­gu­nos agri­cul­to­res que el otro día per­die­ron mu­chos mi­les de eu­ros en un cuar­to de ho­ra. Es muy du­ro ver que el tra­ba­jo y la in­ver­sión de me­ses se te es­fu­ma de gol­pe», des­ta­có. Y es que el 2017 es­tá sien­do un año ho­rri­ble pa­ra el sec­tor pri­ma­rio ou­ren­sano. Llue­ve o, me­jor di­cho, gra­ni­za, so­bre mojado. La he­la­da de abril ya ha­bía de­ja­do muy to­ca­do el ce­real de ci­clo lar­go, re­du­cien­do la pro­duc­ción co­mar­cal an­te­la­na en cer­ca de un 70 % en am­plias zo­nas de la lla­nu­ra de A Li­mia. Cuan­ti­ta­ti­va­men­te, cer­ca de 20 mi­llo­nes de ki­los.

La mi­tad de la uva

En la ve­ci­na co­mar­ca de Mon­te­rrei aque­lla sú­bi­ta caí­da del mer­cu­rio afec­tó a más del 90% de los vi­ñe­dos. A la es­pe­ra de com­pro­bar có­mo re­sul­ta la ven­di­mia, los pri­me­ros cálcu­los son que co­mo mu­cho se re­co­ge­rán dos mi­llo­nes de ki­los de uva por los ca­si 4,5 de la úl­ti­ma cam­pa­ña. El pe­dris­co del jue­ves su­pu­so la úl­ti­ma faena pa­ra el agro an­te­lano. Ha­ce un año fue­ron los anega­mien­tos de fin­cas en abril. Ha­ce dos, la se­quía del ve­rano. Es el des­tino del agri­cul­tor, siem­pre con un ojo en la tie­rra y con otro mi­ran­do al cie­lo.

ÁL­VA­RO VAQUERO

Agri­cul­to­res afec­ta­dos de A Li­mia mues­tran de­sola­dos los efec­tos de la gra­ni­za­da en la plan­ta­ción de pa­ta­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.