El ase­sino de Sa­bi­ñá­ni­go re­co­no­ce que tor­tu­ró a su so­bri­na du­ran­te ho­ras has­ta que la pe­que­ña mu­rió

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - M.C.

Iván Par­do Pe­na, el ve­cino de Sa­bi­ñá­ni­go que na­ció en Lu­go ha­ce 33 años y ma­tó a su so­bri­na en la lo­ca­li­dad os­cen­se el pa­sa­do jue­ves, fi­nal­men­te lo con­fe­só to­do sin de­rrum­bar­se an­tes de in­gre­sar en pri­sión. Re­co­no­ció an­te la Guar­dia Ci­vil y la jue­za ins­truc­to­ra de Jaca que Naia­ra, de 8 años, no se ca­yó de for­ma ac­ci­den­tal por las escaleras, sino que fa­lle­ció co­mo con­se­cuen­cia de las múl­ti­ples le­sio­nes —un ede­ma ce­re­bral en­tre ellas— que él mis­mo le oca­sio­nó du­ran­te la ma­ña­na del jue­ves, cuan­do la es­tu­vo tor­tu­ran­do en­tre las ocho y las on­ce de la ma­ña­na.

Pe­ro no es su con­fe­sión la úni­ca prue­ba in­cri­mi­na­to­ria con­tra el pre­sun­to ho­mi­ci­da y guar­dia de se­gu­ri­dad, ya que la ni­ña te­nía he­ma­to­mas cir­cu­la­res en las mu­ñe­cas y los to­bi­llos que los mé­di­cos in­ter­pre­ta­ron co­mo mar­cas de ata­du­ras. A ello se su­ma el he­cho de que la me­nor tu­vie­ra am­bas ro­di­llas en car­ne vi­va, así co­mo con cos­tras an­te­rio­res que in­di­ca­rían que no era la primera vez que la obli­ga­ban a per­ma­ne­cer mu­cho tiem­po aga­cha­da con la pier­nas do­bla­das en el sue­lo.

La sub­de­le­ga­da del go­bierno en Huesca dijo ayer que no ha­bía ha­bi­do de­nun­cias pre­vias de mal­tra­to y que por tan­to lo úni­co que fa­lló fue el ase­sino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.