Mi­guel Án­gel Blan­co es de to­dos

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - A CON­TRA­CO­RRIEN­TE GON­ZA­LO BAREÑO

En los 25 años que lle­vo tra­ba­jan­do co­mo pe­rio­dis­ta, nin­gu­na no­ti­cia me ha im­pac­ta­do más ni me ha de­ja­do una hue­lla tan pro­fun­da en lo per­so­nal co­mo la del se­cues­tro y ase­si­na­to de Mi­guel Án­gel Blan­co. Re­cuer­do co­mo si fue­ra ayer la con­go­ja y el desáni­mo que nos ge­ne­ró a los que tra­ba­já­ba­mos en­ton­ces en la re­dac­ción de La Voz de Ga­li­cia el sa­ber de an­te­mano que aquel jo­ven cu­yo ros­tro apa­re­cía en to­dos los te­le­dia­rios iba a es­tar muer­to en 48 ho­ras por­que las exi­gen­cias de ETA eran im­po­si­bles de cum­plir. No era un se­cues­tro. Se tra­ta­ba de un sá­di­co ase­si­na­to eje­cu­ta­do a cá­ma­ra len­ta pa­ra pro­du­cir el ma­yor do­lor y su­fri­mien­to po­si­bles. Aque­llas cró­ni­cas du­ran­te el cau­ti­ve­rio y aquel ar­tícu­lo de opi­nión que me to­có escribir tras el mul­ti­tu­di­na­rio y con­mo­ve­dor en­tie­rro ce­le­bra­do en Er­mua fue­ron lo que más me ha cos­ta­do ha­cer en mi ca­rre­ra.

La tensión, la ra­bia y la in­dig­na­ción que pro­vo­có aque­lla de­mos­tra­ción de cruel­dad in­fi­ni­ta se con­vir­tió lue­go, sin em­bar­go, en in­men­sa ale­gría al cons­ta­tar que ese cri­men atroz alum­bró lo que mu­chos lle­vá­ba­mos años es­pe­ran­do: la uni­dad sin fi­su­ras de to­dos los de­mó­cra­tas fren­te al te­rror y el re­pu­dio uná­ni­me, in­clui­do el del na­cio­na­lis­mo vasco, a los par­ti­dos que apo­ya­ban a ETA. Mi­guel Án­gel Blan­co y el es­pí­ri­tu de Er­mua son des­de en­ton­ces un sím­bo­lo de la so­li­da­ri­dad ciu­da­da­na con to­das las víc­ti­mas del te­rro­ris­mo, al mar­gen de si­glas o ideo­lo­gías, y un re­cuer­do del pun­to de in­fle­xión que su­pu­so en la sociedad vas­ca la pér­di­da del mie­do a en­fren­tar­se pú­bli­ca­men­te con los ase­si­nos y sus cóm­pli­ces, que mar­ca­ría el prin­ci­pio del fin de ETA.

Así, co­mo uno de los po­cos sím­bo­los fren­te al te­rro­ris­mo res­pe­ta­dos uná­ni­me­men­te por to­dos los de­mó­cra­tas al mar­gen de las si­glas, han per­ma­ne­ci­do des­de en­ton­ces la fi­gu­ra de Mi­guel Án­gel Blan­co y el es­pí­ri­tu de Er­mua. Por eso re­sul­ta ab­so­lu­ta­men­te in­com­pren­si­ble y sin­gu­lar­men­te in­dig­nan­te que la al­cal­de­sa de Ma­drid, Ma­nue­la Car­me­na, se­cun­da­da por Po­de­mos, se nie­gue a rea­li­zar cual­quier ac­to de re­cuer­do cuan­do se cum­plen 20 años del ase­si­na­to adu­cien­do que «su­pon­dría des­ta­car a una víc­ti­ma so­bre to­das las de­más». Y que, en el col­mo del des­pro­pó­si­to, di­ga que ho­me­na­jear a Blan­co crea­ría «una si­tua­ción de me­nos­pre­cio en­tre unas víc­ti­mas y otras».

Con ese ar­gu­men­to tan mez­quino se­ría im­po­si­ble ho­me­na­jear ja­más a nin­gu­na víc­ti­ma del te­rro­ris­mo, por­que siem­pre su­pon­dría un des­pre­cio a las de­más. De­trás de esa po­si­ción in­dig­na y sec­ta­ria so­lo es­tá la ob­se­sión de Po­de­mos por aca­bar con cual­quier sím­bo­lo que re­pre­sen­te la uni­dad en­tre los es­pa­ño­les, la con­cor­dia, la au­sen­cia de ren­cor o el ho­me­na­je uná­ni­me a los va­lo­res en los que se asien­ta nues­tra de­mo­cra­cia. Des­pués de de­ni­grar la tran­si­ción, des­ca­li­fi­car las pri­me­ras elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, abo­mi­nar de la Cons­ti­tu­ción de 1978, re­pu­diar a Adol­fo Suá­rez y ne­gar la pro­pia exis­ten­cia de la na­ción es­pa­ño­la, a Po­de­mos so­lo le que­da­ba ya dar el úl­ti­mo y de­fi­ni­ti­vo pa­so. Tra­tar de des­truir la uni­dad de los es­pa­ño­les fren­te al te­rro­ris­mo. No lo con­se­gui­rán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.