Pu­ro es­pec­tácu­lo y pan­to­mi­ma

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - LÍ­NEA ABIER­TA SU­SA­NA BEL­TRÁN Pro­fe­so­ra de Derecho In­ter­na­cio­nal de la UAB y dipu­tada de Ciu­da­da­nos en el Par­la­men­to ca­ta­lán

Pan­to­mi­ma: dí­ce­se de una ac­ción rea­li­za­da pa­ra fin­gir, de una far­sa. Pues es­to es lo que me pa­re­cen al­gu­nas de las ac­cio­nes que se desa­rro­llan des­de Ca­ta­lu­ña pa­ra ha­cer creer a los ciu­da­da­nos que fal­ta po­co pa­ra que la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal en­tien­da la evi­den­te vul­ne­ra­ción de los de­re­chos fun­da­men­ta­les de los ca­ta­la­nes me­dian­te la persecución de sus car­gos elec­tos.

En par­ti­cu­lar, des­de el Par­la­men­to ca­ta­lán se ha ins­ta­do al Go­bierno ca­ta­lán a que en­víe car­tas a or­ga­nis­mos de Na­cio­nes Uni­das de­di­ca­dos a los de­re­chos hu­ma­nos y al Con­se­jo de Eu­ro­pa que­ján­do­se de una su­pues­ta persecución de los car­gos elec­tos en Ca­ta­lu­ña. Por su­pues­to que de­trás de esa acu­sa­ción de que se per­si­gue ju­di­cial­men­te a car­gos elec­tos sub­ya­ce la idea de que el sis­te­ma ju­di­cial es­pa­ñol y Es­pa­ña, en ge­ne­ral, po­see una muy ba­ja ca­li­dad de­mo­crá­ti­ca.

Qui­zás al­guien pien­se que a ba­se de re­in­ci­dir en las mis­mas ac­cio­nes, con­sis­ten­tes en re­mi­tir car­tas a or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, se con­so­li­den he­chos, pe­ro es­pe­ro que tam­bién se pien­se que lo que es­tán con­si­guien­do pue­de ser sim­ple­men­te ha­cer­se muy pe­sa­dos.

Mi úl­ti­ma sor­pre­sa fue des­cu­brir que de las men­cio­na­das car­tas en­via­das a or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les no se es­pe­ra res­pues­ta, sino que son me­ros ofi­cios de co­mu­ni­ca­ción… Al me­nos es­ta fue la res­pues­ta que me die­ron des­de el Go­bierno ca­ta­lán cuan­do pre­gun­té. Es de­cir, que con las so­lem­nes pe­ti­cio­nes que ema­nan del Par­la­men­to ca­ta­lán so­lo se pre­ten­de co­mu­ni­car una que­ja y ya es­tá. ¡A sa­ber dón­de que­dan ar­chi­va­das! Es­pe­ro que los ciu­da­da­nos sean cons­cien­tes de es­te he­cho.

De la mis­ma for­ma que es­pe­ro tam­bién que se se­pa que Es­pa­ña, co­mo Es­ta­do par­te del Pac­to in­ter­na­cio­nal de de­re­chos ci­vi­les y po­lí­ti­cos, de­be en­viar in­for­mes pe­rió­di­cos que serán exa­mi­na­dos por el Co­mi­té de De­re­chos Hu­ma­nos de có­mo pro­te­ge los de­re­chos con­tem­pla­dos en di­cho tra­ta­do in­ter­na­cio­nal. Por ejem­plo, el derecho a par­ti­ci­par en la di­rec­ción de los asun­tos pú­bli­cos, a vo­tar y ser ele­gi­dos en unas elec­cio­nes o la li­ber­tad de ex­pre­sión. Asi­mis­mo, Es­pa­ña fir­mó el pro­to­co­lo fa­cul­ta­ti­vo (co­sa que no han he­cho paí­ses co­mo EE.UU., la In­dia o Cu­ba) que po­si­bi­li­ta que un in­di­vi­duo pue­da pre­sen­tar una que­ja con­tra Es­pa­ña por vul­ne­rar ar­tícu­los del pac­to. Es de­cir, nues­tro Es­ta­do ha de dar ex­pli­ca­cio­nes an­te dis­tin­tos or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les que ve­lan por los de­re­chos hu­ma­nos y que, co­mo ya ha ocu­rri­do en al­gu­na oca­sión, pue­de ser que con­si­de­ren que Es­pa­ña ha vul­ne­ra­do al­guno de es­tos de­re­chos. Le­jos de va­lo­rar­se co­mo una ver­güen­za in­ter­na­cio­nal, a mí me pa­re­ce que es la ex­pre­sión de que vi­vi­mos en un país de­mo­crá­ti­co, dis­pues­to a ga­ran­ti­zar los de­re­chos hu­ma­nos de cual­quier per­so­na más allá de los tri­bu­na­les do­més­ti­cos. En es­te sen­ti­do, los car­gos elec­tos ca­ta­la­nes que se sien­tan per­se­gui­dos in­jus­ta­men­te tie­nen las mis­mas ga­ran­tías que el res­to de los ciu­da­da­nos pa­ra lle­gar al Co­mi­té de De­re­chos Hu­ma­nos, gra­cias a la ra­ti­fi­ca­ción que Es­pa­ña hi­zo en su día del Pac­to de de­re­chos ci­vi­les y po­lí­ti­cos y de su pro­to­co­lo fa­cul­ta­ti­vo. Eso sí, no por en­viar car­tas van a lle­gar an­tes a las ins­tan­cias in­ter­na­cio­na­les o van a te­ner un tra­to di­fe­ren­cia­do. Es­te tra­ta­do no pre­vé pri­vi­le­gios pa­ra los po­lí­ti­cos. Los re­qui­si­tos son los mis­mos pa­ra to­das las per­so­nas, se tra­te de la li­ber­tad de ex­pre­sión o de cual­quier otro derecho. Lo de­más es pu­ro es­pec­tácu­lo y pan­to­mi­ma.

PI­LAR CANICOBA

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.