Los li­bros del fin del mun­do

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - MA­NEL LOU­REI­RO

Pue­de que lo ha­yan no­ta­do; vi­vi­mos un mo­men­to de ca­breo co­lec­ti­vo, o al me­nos esa es la sen­sa­ción que se tie­ne al ha­blar con la gen­te. En un tiem­po en el que ca­si to­das las no­ti­cias y ar­tícu­los de opi­nión de es­te y de to­dos los de­más dia­rios in­vi­tan a pa­sar las pá­gi­nas en­fu­rru­ña­do, a sal­tar a la trin­che­ra, al en­fren­ta­mien­to en­tre el «ellos» y el «no­so­tros», a la in­dig­na­ción con­tra el co­lec­ti­vo que nos pi­se el ca­llo mo­ral o ideo­ló­gi­co en ese mo­men­to (ta­xis­tas, ban­que­ros, iz­quier­das, de­re­chas, et­cé­te­ra), uno tro­pie­za de vez en cuan­do con no­ti­cias que de re­pen­te ilu­mi­nan el día por com­ple­to. No­ti­cias que te re­con­ci­lian con la vi­da, con la gen­te y con la sociedad. No­ti­cias que te ha­cen leer con más cal­ma el res­to del dia­rio por­que re­la­ti­vi­zan los pro­ble­mas y po­nen to­do un po­co en pers­pec­ti­va. Co­mo es­ta que les voy a con­tar.

Ha­ce unos años, No­rue­ga creó la Bó­ve­da del Fin del Mun­do, un bún­ker sub­te­rrá­neo hun­di­do en lo más pro­fun­do del Ár­ti­co don­de se al­ma­ce­nan mues­tras de to­das las se­mi­llas de cul­ti­vo del pla­ne­ta. El ob­je­ti­vo es te­ner una re­ser­va ge­né­ti­ca en ca­so de que un día ven­gan mal da­das y la Hu­ma­ni­dad pier­da un cul­ti­vo crí­ti­co pa­ra su su­per­vi­ven­cia (arroz, tri­go, maíz…) por cul­pa de una pla­ga vi­ru­len­ta o un desas­tre inima­gi­na­ble. Al­go loa­ble y muy in­te­li­gen­te por par­te de los no­rue­gos aun­que po­co ins­pi­ra­dor, pues no ha­ce so­ñar des­pier­to. Es el equi­va­len­te a un se­gu­ro de vi­da a es­ca­la mundial, pa­ra que nos en­ten­da­mos.

Sin em­bar­go, ha­ce po­cas se­ma­nas aca­ban de co­men­zar un pro­yec­to real­men­te apa­sio­nan­te, uno de esos que su­po­nen un hi­to de ver­dad: El Ar­chi­vo Ár­ti­co Mundial. Se trata de un enor­me al­ma­cén en una pro­fun­da gru­ta en­te­rra­da ba­jo de­ce­nas de me­tros de tie­rra con­ge­la­da y pie­dra y si­tua­do en una de las zo­nas más ais­la­das y geo­ló­gi­ca­men­te tran­qui­las del mun­do, don­de el Go­bierno no­rue­go pre­ten­de al­ma­ce­nar co­pias de aque­llas obras li­te­ra­rias (li­bros, re­vis­tas y pe­rió­di­cos) más des­ta­ca­bles de la his­to­ria de la Hu­ma­ni­dad. In­clu­so, dan­do un cu­rio­so pa­so atrás tec­no­ló­gi­co, pre­ten­den que el con­te­ni­do di­gi­tal más re­cien­te y va­lio­so se sal­ve, vol­cán­do­lo en un for­ma­to analó­gi­co (cin­ta de ce­lu­loi­de), pa­ra sal­var pa­ra el ma­ña­na lo que us­te­des leen en una pan­ta­lla de or­de­na­dor hoy.

Los no­rue­gos han in­vi­ta­do a to­dos los paí­ses del mun­do a que man­den co­pias de aque­llas de sus obras li­te­ra­rias que con­si­de­ren más va­lio­sas pa­ra su al­ma­ce­na­mien­to. De es­ta ma­ne­ra, si una ca­tás­tro­fe im­pen­sa­ble aso­la a la Hu­ma­ni­dad, ese se­rá el tes­ti­go de lo que fui­mos pa­ra aque­llos que sean den­tro de unos si­glos. El plan —es­ta­rán con­mi­go— es bo­ni­to, prác­ti­co y con una con­si­de­ra­ble do­sis de ro­man­ti­cis­mo.

Sin em­bar­go, hay un pro­ble­ma. El es­pa­cio den­tro de la bó­ve­da se­rá li­mi­ta­do, así que ca­da país de­be­rá me­di­tar se­ria­men­te cua­les son las obras que desea sal­va­guar­dar pa­ra el fu­tu­ro. ¿Creen que no es di­fí­cil? Ima­gí­nen­se que so­lo pue­den sal­var un úni­co li­bro de los que han leí­do, sa­bien­do que los de­más des­apa­re­ce­rán pa­ra siem­pre. Pues al­go así, pe­ro a lo gran­de. Y es que ya ven, has­ta en lo más no­ble y be­llo anida la po­lé­mi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.