Ga­li­cia, un ge­riá­tri­co

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - FER­NAN­DO SAL­GA­DO

Ga­li­cia lle­va ca­mino de con­ver­tir­se en el gran ge­riá­tri­co de Es­pa­ña. No tan ver­de y lo­zano co­mo di­ce nues­tra li­te­ra­tu­ra —e in­clu­so no­so­tros mis­mos cuan­do nos po­ne­mos es­tu­pen­dos—, so­cial y te­rri­to­rial­men­te des­or­ga­ni­za­do, pe­ro li­bre de los hu­mos mo­les­tos de las fá­bri­cas, los chi­lli­dos in­fan­ti­les o la con­ta­mi­na­ción que en su día pro­du­cía un mi­llón de va­cas. So­mos una ra­za —o una na­ción, si quie­ren— en vías de ex­tin­ción. Es­ca­sean los bau­ti­zos, pro­li­fe­ran los en­tie­rros y ape­nas vie­ne na­die a re­em­pla­zar a los di­fun­tos, sal­vo las vi­si­tas es­po­rá­di­cas de quie­nes se acer­can a bus­car sus raí­ces re­mo­tas o a ga­nar el ju­bi­leo. Creo que con esa pa­rra­fa­da ya con­fir­mo el pa­pel ra­di­cal­men­te pe­si­mis­ta que me atri­bu­ye, des­de su ju­ven­tud aún exul­tan­te, el ami­go An­tón Sán­chez.

Re­su­mi­do el diag­nós­ti­co, e in­ca­paz de ofre­cer­les un re­me­dio efi­caz a la do­len­cia, me pre­gun­to por qué, si el declive de­mo­grá­fi­co cons­ti­tu­ye el prin­ci­pal cán­cer que nos co­rroe, no fi­gu­ra en el cen­tro de la agen­da de to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos. Sos­ten­go una te­sis do­ble al res­pec­to. En pri­mer lu­gar, el asun­to no les sir­ve a los po­lí­ti­cos pa­ra zu­rrar­se la ba­da­na en­tre sí. Esa la­cra no re­fle­ja el fra­ca­so de es­te o aquel Go­bierno, sino nues­tro fra­ca­so co­mo país. Por­que no es cier­to que el pro­ble­ma se so­lu­cio­ne con po­lí­ti­cas de fo­men­to de la na­ta­li­dad, che­ques­be­bé o con­ci­lia­ción de la vi­da la­bo­ral. Esos son me­ros pa­lia­ti­vos. Lo cier­to es que, co­mo de­mues­tran los de­mó­gra­fos y la his­to­ria, la na­ta­li­dad des­cien­de con el desa­rro­llo. A ma­yor ni­vel de vi­da, me­nos hi­jos. Co­rre­la­ción agra­va­da en Ga­li­cia por la se­cu­lar he­mo­rra­gia mi­gra­to­ria. Es­par­ci­mos bra­zos y ce­re­bros por Amé­ri­ca y nu­tri­mos con fuer­za de tra­ba­jo las fá­bri­cas de Bar­ce­lo­na, Bil­bao o Ale­ma­nia. Con ellos emi­gra­ron óvu­los y es­per­ma­to­zoi­des, y ca­yó la fer­ti­li­dad.

En se­gun­do lu­gar, na­die quie­re ha­blar en se­rio de la otra pa­ta que sos­tie­ne la po­bla­ción de un país: la in­mi­gra­ción. Te­ma tabú en es­ta Eu­ro­pa ate­mo­ri­za­da an­te los in­va­so­res de pa­te­ra, re­ple­ga­da so­bre sí mis­ma, don­de el pro­tec­cio­nis­mo y la xe­no­fo­bia ga­nan adep­tos ca­da día. El mie­do se ha in­crus­ta­do en su mé­du­la: esas gen­tes extrañas vie­nen a per­pe­trar aten­ta­dos o, en el me­jor de los ca­sos, a qui­tar­nos el tra­ba­jo. Co­sa in­cier­ta de nue­vo y des­men­ti­da por la his­to­ria y no po­cos eco­no­mis­tas. El in­mi­gran­te —o el re­fu­gia­do— vie­ne a de­fen­der su vi­da y con ello ge­ne­ra ri­que­za, crea tra­ba­jo y pro­crea hi­jos. To­dos los gran­des paí­ses se for­ma­ron de alu­vión. Los es­pa­ño­les de­be­ría­mos sa­ber­lo bien: no ha­ce tan­tos años, el in­mi­gran­te era ese se­ñor que te ser­vía el ca­fé, cui­da­ba del abue­lo y le pa­ga­ba la pen­sión. Y, por en­ci­ma, ha­cía re­pun­tar las ta­sas de na­ta­li­dad en Ga­li­cia. Lás­ti­ma que aquel mo­de­lo tu­vie­se los pies de ba­rro (me­jor di­cho, de la­dri­llo y ce­men­to). El pro­ble­ma no es que ven­gan los emi­gran­tes, el pro­ble­ma es que no quie­ran ve­nir a es­te rin­cón del no­roes­te.

«Ga­li­cia, sen ho­mes que­das que te poi­dan tra­ba­llar», es­cri­bía Ro­sa­lía. De aque­lla por­que se iban, aho­ra por­que no na­cen. ¿Hay al­guien ahí que es­cu­che la voz de aler­ta de la can­to­ra?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.