Ho­me­na­je a un hom­bre bueno

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión -

Den­tro de la ca­te­dral de San­tia­go, hay una pe­que­ña ca­pi­lla ro­má­ni­ca muy bo­ni­ta que se lla­ma la Cor­ti­ce­la, que muy po­ca gen­te sa­be que es pa­rro­quia de «ex­tran­je­ros, pe­re­gri­nos y vas­cos» (his­to­ria muy cu­rio­sa), y por tan­to cual­quier per­so­na pue­de ir y bau­ti­zar­se, ca­sar­se o rea­li­zar cual­quier ac­to co­mo en la pa­rro­quia de su ba­rrio.

Su pá­rro­co era don Juan Fil­guei­ras, al que tu­vi­mos la suer­te de co­no­cer en el ve­rano del 2001, cuan­do bau­ti­za­mos allí a nues­tra primera hi­ja, con la que se ini­ció la tra­di­ción fa­mi­liar. Nos aten­dió con mu­cho ca­ri­ño, dán­do­nos to­do ti­po de fa­ci­li­da­des de elec­ción de día, a pe­sar de sus múl­ti­ples res­pon­sa­bi­li­da­des en un cen­tro de pe­re­gri­na­ción tan im­por­tan­te. Re­cuer­do que lo úni­co que nos pi­dió fue que, si po­día ser, evi­tá­se­mos el do­min­go por­que la Ca­te­dral los do­min­gos de ve­rano es­tá lle­na de vi­si­tan­tes y le iba a ser más di­fí­cil ofi­ciar un ac­to tran­qui­lo y fa­mi­liar co­mo que­ría­mos no­so­tros.

Ca­da ve­rano des­de en­ton­ces, le he­mos vi­si­ta­do por­que era un hom­bre cer­cano, hu­mil­de, sen­ci­llo y mo­derno, con el que da­ba gus­to ha­blar de to­do. Siem­pre ale­gre y po­si­ti­vo, su son­ri­sa pre­si­día la mi­sa que ca­da día a las on­ce da­ba en la Cor­ti­ce­la, siem­pre dis­pues­to a aten­der las ne­ce­si­da­des de los mi­les de pe­re­gri­nos que han pa­sa­do por allí a lo lar­go de to­dos es­tos años. Nos ha im­pac­ta­do mu­cho su muer­te y por eso que­re­mos ren­dir­le un pe­que­ño pe­ro sen­ti­do ho­me­na­je a un hom­bre bueno al que siem­pre re­cor­da­re­mos con mu­cho ca­ri­ño. FA­MI­LIA ELE­JAL­DE-ARRIE­TA. BIL­BAO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.