«Non que­re­mos que que­de no ol­vi­do»

La Voz de Galicia (Lugo) - - España - E. F.

Au­re­lio Ga­rri­do es­con­de los ojos cuan­do ha­bla de su so­brino. In­ten­ta que no se no­ten las lá­gri­mas que aso­man a sus ros­tro cuan­do le pre­gun­tan có­mo re­cuer­da las 48 agó­ni­cas ho­ras que trans­cu­rrie­ron des­de que ETA co­mu­ni­có que te­nía se­cues­tra­do a Mi­guel Án­gel Blan­co has­ta que unos ca­za­do­res lo en­con­tra­ron con dos ti­ros en la nu­ca. Fue el 13 de ju­lio de 1997, a las cin­co me­nos cuar­to de la tar­de.

«Nós pre­gun­ta­bá­mos­lle se non ti­ña me­do por aqui­lo de que ETA es­ta­ba nun­ha épo­ca moi ac­ti­va. El sem­pre nos con­tes­ta­ba que non, que se non se me­tía con nin­guén non lle pa­sa­ría na­da», re­cuer­da su tío. Y es que, des­pués de vein­te años, aun­que la he­ri­da si­ga do­lien­do co­mo el pri­mer día, Au­re­lio es cons­cien­te de que no ha­bía un por­qué en la elec­ción de su so­brino co­mo ca­be­za de tur­co.

«Des­de que es­tá aquí, nós coidá­mo­lo e le­vá­mos­lle flo­res», ex­pli­ca. Ha­ce diez años que de­ci­die­ron tras­la­dar sus res­tos por las con­ti­nuas pin­ta­das que apa­re­cían en el ce­men­te­rio de Er­mua al ce­men­te­rio ou­ren­sano de A Mer­ca. «Non hai día que non lem­bre­mos to­do aqui­lo, é inevi­ta­ble», ex­pli­ca sen­ta­do en el pa­tio de su ca­sa, a es­ca­sos cien me­tros de don­de des­can­san los res­tos de Mi­guel Án­gel. «Non nos gus­ta an­dar lem­bran­do to­do is­to, pe­ro tam­pou­co que­re­mos que que­de no es­que­ce­men­to», cuen­ta con voz tem­blo­ro­sa. So­lo son­ríe cuan­do ex­pli­ca que mu­chos jó­ve­nes —y le ha­ce es­pe­cial ilu­sión que así sea— lle­gan has­ta Fa­ra­mon­taos, don­de es­tá el ce­men­te­rio, pre­gun­tan­do por la tum­ba de su so­brino. «Vi­ñe­ron ata un­has mo­zas de An­da­lu­cía e un poe­ta que es­cri­biu un li­bro na súa me­mo­ria», en­fa­ti­za.

Otro de sus tíos, An­to­nio Blan­co (de Xun­quei­ra de Es­pa­da­ne­do, a po­cos ki­ló­me­tros de A Mer­ca), cree que el ase­si­na­to de su so­brino su­pu­so un an­tes y un des­pués: «Lo úni­co que con­si­guie­ron fue crear odio y re­cha­zo, tan­to de las fa­mi­lias co­mo de la sociedad vas­ca». Ja­más se ima­gi­na­ron que les fue­ra a to­car tan de cer­ca por­que la víc­ti­ma te­nía 29 años y lle­va­ba po­co tiem­po en la po­lí­ti­ca. «A día de hoy to­da­vía me cues­ta creer­lo, nun­ca pen­sé que lle­va­sen a ca­bo la ame­na­za», la­men­ta.

El jue­ves es­tá pre­vis­to que el Con­ce­llo de Xun­quei­ra de Es­pa­da­ne­do le rin­da ho­me­na­je, con una ofren­da flo­ral, y el do­min­go se ce­le­bra­rá una mi­sa en su me­mo­ria en la ca­pi­lla del ce­men­te­rio de Fa­ra­mon­taos. Los pa­dres de Mi­guel Án­gel no po­drán asis­tir por pro­ble­mas de sa­lud que les im­pi­den via­jar.

Á. VAQUERO

Tum­ba de Mi­guel Á. Blan­co en A Mer­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.