Un hi­jo de Trump ci­tó a una abo­ga­da ru­sa que le ofre­cía per­ju­di­car a Clin­ton

Ru­sia nie­ga co­no­cer a la le­tra­da a pe­sar de que se la vin­cu­la con el Krem­lin

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - ADRIA­NA REY

El Ru­sia­ga­te tie­ne un nue­vo pro­ta­go­nis­ta y se lla­ma Do­nald Trump Jr. El hi­jo ma­yor del pre­si­den­te de EE.UU. es­tá aho­ra en el cen­tro del huracán des­pués de que The New York Ti­mes ha­ya re­ve­la­do que sos­tu­vo una reunión con la abo­ga­da Na­ta­lia Ve­sel­nits­ka­ya du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral. El pro­ble­ma de di­cho en­cuen­tro es que Ve­sel­nits­ka­ya es una le­tra­da vin­cu­la­da al Krem­lin que, se­gún el ro­ta­ti­vo, le ha­bía pro­me­ti­do in­for­ma­ción per­ju­di­cial so­bre Hi­llary Clin­ton.

La reunión tu­vo lu­gar el pa­sa­do 9 de ju­nio en la To­rre Trump de Nue­va York, es de­cir, dos se­ma­nas des­pués de que el en­ton­ces can­di­da­to se ad­ju­di­ca­ra la no­mi­na­ción re­pu­bli­ca­na. En ella tam­bién par­ti­ci­pa­ron el yerno del pre­si­den­te, Ja­red Kush­ner y el en­ton­ces je­fe de cam­pa­ña, Paul Ma­na­fort.

El pa­pel del pri­mo­gé­ni­to en la tra­ma que sa­cu­de dia­ria­men­te a la nue­va Ad­mi­nis­tra­ción, ha si­do con­fir­ma­do por el pro­pio pro­ta­go­nis­ta quien, sin em­bar­go, ha cam­bia­do su ver­sión en me­nos de 24 ho­ras. Tras re­co­no­cer que la reunión se ha­bía pro­du­ci­do, Trump Jr. dijo pri­me­ro que el en­cuen­tro ha­bía ver­sa­do so­bre adop­cio­nes de ni­ños ru­sos por par­te de es­ta­dou­ni­den­ses y no con­tó na­da so­bre la de­mó­cra­ta. Ho­ras más tar­de y pre­sio­na­do por el re­la­to del pe­rió­di­co, ad­mi­tió que es­pe­ra­ba re­ci­bir in­for­ma­ción da­ñi­na con­tra Clin­ton, aun­que fi­nal­men­te es­ta nun­ca lle­gó: «Sus de­cla­ra­cio­nes eran va­gas, am­bi­guas y no te­nían sen­ti­do. No te­nía nin­gu­na in­for­ma­ción re­le­van­te», dijo Trump Jr. en un co­mu­ni­ca­do. Es la primera con­fir­ma­ción pú­bli­ca de que miem­bros de la cam­pa­ña re­pu­bli­ca­na es­ta­ban dis­pues­tos a acep­tar ayuda ru­sa pa­ra la cam­pa­ña elec­to­ral y, aun­que no prue­ba una coope­ra­ción en­tre el en­torno de Trump y el Krem­lin, sí mues­tra que exis­tió una dis­po­si­ción a coope­rar.

En la Ca­sa Blan­ca, mien­tras tan­to, tra­tan de re­ba­jar la re­le­van­cia de la ci­ta ase­gu­ran­do que el pre­si­den­te des­co­no­cía su exis­ten­cia. «Lo im­por­tan­te es que no sa­lió na­da de di­cho en­cuen­tro», dijo la fiel ase­so­ra de Trump, Kell­yan­ne Con­way. En pa­ra­le­lo, Mos­cú ne­gó la ma­yor. «No sa­be­mos quién es (la abo­ga­da)», re­cha­zó el por­ta­voz del Eje­cu­ti­vo ru­so, Dmi­tri Pes­kov. Sin em­bar­go, de po­co va­lió. For­za­do por la pre­sión me­diá­ti­ca, Trump Jr. se ofre­ció a de­cla­rar en el Se­na­do.

La nue­va re­ve­la­ción, que im­pi­de al pre­si­den­te de­jar atrás la som­bra de la in­je­ren­cia ru­sa que lo per­si­gue des­de el co­mien­zo de su man­da­to, coin­ci­dió con una nue­va po­lé­mi­ca, desata­da es­ta vez por el acuer­do al que ha­brían lle­ga­do Pu­tin y Trump en la cum­bre del G20 pa­ra crear una uni­dad con­jun­ta «im­pe­ne­tra­ble» con­tra el ci­be­res­pio­na­je. La fu­ria que cau­só el anun­cio en bue­na par­te del Par­ti­do Re­pu­bli­cano obli­gó al man­da­ta­rio a una rá­pi­da rec­ti­fi­ca­ción. «No es la idea más tonta que ha­ya oí­do, pe­ro se le acer­ca», dijo el se­na­dor re­pu­bli­cano, Lind­say Graham. «Es co­mo si el la­drón que ro­bó en tu ca­sa pro­pu­sie­ra un gru­po de tra­ba­jo so­bre alla­na­mien­tos de mo­ra­da», se mo­fó es­can­da­li­za­do el ex se­cre­ta­rio de De­fen­sa, Ash Car­ter. Tras las crí­ti­cas, el pre­si­den­te de EE.UU. des­car­tó su pro­pia pro­pues­ta. «El he­cho de que el pre­si­den­te Pu­tin y yo ha­ya­mos dis­cu­ti­do so­bre una uni­dad de ci­ber­se­gu­ri­dad no sig­ni­fi­ca que crea que es po­si­ble. No pue­de pa­sar», es­cri­bió en Twit­ter.

S. KEITH

Do­nald Trump jr., en el as­cen­sor de la to­rre que sim­bo­li­za el po­der eco­nó­mi­co de su pa­dre. REU­TERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.