Mo­sul des­cu­bre que ven­cer al EI no su­po­ne el fin de su ame­na­za

Pe­se a la de­cla­ra­ción ofi­cial de vic­to­ria, los com­ba­tes pro­si­guen en la ciu­dad vie­ja

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional -

Las fuer­zas ar­ma­das de Irak de­cla­ra­ron la vic­to­ria so­bre el Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI) en Mo­sul, pe­ro los com­ba­tes si­guie­ron en una ciu­dad vie­ja de­vas­ta­da en la que re­sis­ten los úl­ti­mos yiha­dis­tas atrin­che­ra­dos. El ge­ne­ral Sa­mi al-Arid­hi, uno de los co­man­dan­tes de las fuer­zas de éli­te an­ti­te­rro­ris­tas, ase­gu­ró que «no acep­tan ren­dir­se. Gri­tan que no se ren­di­rán y que quie­ren mo­rir» y aña­dió que «las ope­ra­cio­nes es­tán en su fa­se fi­nal». Un dis­cur­so ale­ja­do del triun­fa­lis­mo, los bai­les de ce­le­bra­ción y los gri­tos que si­guie­ron al anun­cio del do­min­go.

Mo­sul vi­vió un día más de dis­pa­ros y ex­plo­sio­nes, de co­lum­nas de hu­mo ne­gro emer­gien­do de su cas­co an­ti­guo co­mo testigos de una ba­ta­lla que no ter­mi­na. El día des­pués de la vic­to­ria fi­nal lle­na de in­cer­ti­dum­bre a unos ciu­da­da­nos que se mi­ran en el es­pe­jo de sus com­pa­trio­tas de Ti­krit, Fa­lu­ya o Ra­ma­di, otros tres lu­ga­res en los que ope­ra­cio­nes mi­li­ta­res aca­ba­ron con la pre­sen­cia yiha­dis­ta, y ven que la li­be­ra­ción no sig­ni­fi­ca el fi­nal de la ame­na­za.

Un es­tu­dio del Com­ba­ting Te­rro­rism Cen­ter de EE.UU. ana­li­za la pos­gue­rra en zo­nas re­cu­pe­ra­das y mues­tra que el EI lle­vó a ca­bo más de 1.468 ata­ques en 16 de las lo­ca­li­da­des de las que fue ex­pul­sa­do, 11 en Irak y 5 en Si­ria. El in­for­me, pu­bli­ca­do el mes pa­sa­do, con­clu­ye que «ex­pul­sar al EI de una zo­na no es su­fi­cien­te pa­ra anu­lar su ca­pa­ci­dad de rea­li­zar ac­tos vio­len­tos» y se­ña­la que el re­to de la re­cons­truc­ción de las zo­nas arra­sa­das por la gue­rra es ma­yor aún que las pro­pias ofen­si­vas mi­li­ta­res.

Uno de los lu­ga­res más afec­ta­dos por la vio­len­cia es la ori­lla es­te de Mo­sul, cap­tu­ra­da en fe­bre­ro y don­de se res­pi­ra un am­bien­te de cier­ta nor­ma­li­dad. Allí el EI ha rea­li­za­do 130 ope­ra­cio­nes. La ma­yor par­te de ata­ques yiha­dis­tas re­gis­tra­dos por el cen­tro de es­tu­dios es­ta­dou­ni­den­se se han pro­du­ci­do con ar­mas li­ge­ras y lan­za­cohe­tes, pe­ro el EI tam­bién cuen­ta con te­rro­ris­tas sui­ci­das, que son los más te­mi­dos por los ira­quíes. Los nue­ves me­ses de ofen­si­va en Mo­sul y la vic­to­ria fi­nal so­bre el EI li­de­ra­da por las fuer­zas ira­quíes mues­tran que «el en­tre­na­mien­to fun­cio­na», de­cla­ró un al­to ofi­cial es­ta­dou­ni­den­se des­ti­na­do en Irak de 2015 a 2016.

Has­ta el mo­men­to no ha tras­cen­di­do el nú­me­ro de ba­jas su­fri­das. La gue­rra con­tra el yiha­dis­mo ha cau­sa­do más de 3 mi­llo­nes de des­pla­za­dos en Irak, de ellos un mi­llón de Mo­sul. La des­truc­ción, la fal­ta de ser­vi­cios y, so­bre to­do, la fal­ta de se­gu­ri­dad pro­vo­can que más de 300.000 vi­van des­de ha­ce me­ses en los 19 cam­pos le­van­ta­dos por la ONU. «Es probable que mi­les de per­so­nas si­gan des­pla­za­das va­rios me­ses», ade­lan­tó Ac­nur en un co­mu­ni­ca­do en el que de­ta­lló que «mu­chos ya no tie­nen vi­vien­da y los ser­vi­cios bá­si­cos co­mo el agua y la elec­tri­ci­dad, así co­mo las es­cue­las y los hos­pi­ta­les, ne­ce­si­tan ser re­cons­trui­dos o re­pa­ra­dos». Las oe­ne­gés hu­ma­ni­ta­rias pre­sen­tes en Irak pi­die­ron a Bag­dad que no obli­gue a los des­pla­za­dos a re­gre­sar a sus ho­ga­res.

F. SEN­NA

Po­li­cías ira­quíes ce­le­bran la de­cla­ra­ción ofi­cial de vic­to­ria so­bre el Es­ta­do Is­lá­mi­co en Mo­sul. AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.