El Cun­quei­ro ope­ra­rá fe­tos y tra­ta­rá em­ba­ra­zos com­ple­jos de to­da Ga­li­cia

Evi­ta­rá que unas 25 ma­dres ga­lle­gas ten­gan que ir­se a Bar­ce­lo­na ca­da año pa­ra ser in­ter­ve­ni­das

La Voz de Galicia (Lugo) - - Sociedad - ÁN­GEL PA­NIA­GUA

El Ser­vi­zo Ga­le­go de Saú­de aca­ba de pu­bli­car una ins­truc­ción pa­ra que to­dos los hos­pi­ta­les de Ga­li­cia con­sul­ten con el Ál­va­ro Cun­quei­ro de Vi­go los ca­sos de em­ba­ra­zos de al­ta com­ple­ji­dad que atien­dan. El nue­vo cen­tro sa­ni­ta­rio vi­gués, por tan­to, se con­vier­te en hos­pi­tal de re­fe­ren­cia úni­co en la co­mu­ni­dad pa­ra es­tos ca­sos y, pa­ra ello, aca­ba de crear el cen­tro avan­za­do de me­di­ci­na ma­ter­no­fe­tal, con el que in­clu­so as­pi­ra a aten­der a mu­je­res de to­do el no­roes­te pe­nin­su­lar.

Es­te cen­tro per­mi­ti­rá al Cun­quei­ro desa­rro­llar la ci­ru­gía fe­tal, al­go que en Ga­li­cia no exis­te. To­dos los fe­tos que pre­ci­sen una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca pa­ra que el em­ba­ra­zo con­ti­núe su cur­so con nor­ma­li­dad se re­mi­ti­rán a Vi­go. «Es­ta­mos en­vian­do ca­da año unos nue­ve o diez a Bar­ce­lo­na y, si ab­sor­be­mos to­dos los de Ga­li­cia, cal­cu­la­mos que ha­re­mos unas 20 o 25 in­ter­ven­cio­nes ca­da año», ex­pli­ca el di­rec­tor asis­ten­cial del hos­pi­tal, Ju­lio Gar­cía Co­me­sa­ña.

El je­fe de ser­vi­cio de gi­ne­co­lo­gía y obs­te­tri­cia del Com­ple­jo Hos­pi­ta­la­rio Uni­ver­si­ta­rio de Vi­go, Car­los Ló­pez Ra­món y Ca­jal, es más am­bi­cio­so. «Cuan­do un cen­tro es re­fe­ren­cia se in­cre­men­ta el nú­me­ro de ca­sos. Po­de­mos re­ci­bir al­gu­nos de las co­mu­ni­da- des de nues­tro en­torno», di­ce.

En ci­ru­gía fe­tal, la pa­to­lo­gía más co­mún es la trans­fu­sión ge­me­lo-ge­me­lo. Se pro­du­ce cuan­do el cor­dón um­bi­li­cal de un ge­me­lo le pa­sa san­gre al del fe­to con el que com­par­te pla­cen­ta. La in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca es­tá des­ti­na­da a cor­tar esa co­mu­ni­ca­ción.

Una de las emi­nen­cias mun­dia­les en esa téc­ni­ca es el ve­ne­zo­lano Ru­bén Quintero, del Jack­son Fe­tal The­rapy Ins­ti­tu­te de Mia­mi. Y si aho­ra el Cun­quei­ro va a desa­rro­llar la ci­ru­gía fe­tal es por­que ha es­ta­ble­ci­do con ese cen­tro el úni­co acuer­do que tie­ne con un hos­pi­tal es­pa­ñol. Es­to ser­vi­rá pa­ra que Quintero ope­re en Vi­go un par de ve­ces al año y pa­ra que el hos­pi­tal ga­lle­go pue­da con­sul­tar con Mia­mi al­gu­nos ca­sos a tra­vés de te­le­me­di­ci­na.

El hos­pi­tal de Vi­go se­rá, pues, el que ha­ga to­das las in­ter­ven­cio­nes in­tra­úte­ro, pe­ro tam­bién se­rá el cen­tro de con­sul­ta o de se­gun­da opi­nión pa­ra em­ba­ra­zos de al­ta com­ple­ji­dad. Co­mo ex­pli­có el con­se­llei­ro de Sa­ni­da­de, Je­sús Váz­quez Al­mui­ña, es­to sig­ni­fi­ca que en al­gu­nos ca­sos se po­drá de­ri­var a Vi­go a la ma­dre pe­ro que en otros se man­ten­drá en su pro­pio hos­pi­tal y los es­pe­cia­lis­tas del Chu­vi so­lo serán con­sul­to­res de los obs­te­tras que tu­te­len la gestación.

Pa­ra Al­mui­ña es fun­da­men­tal el nú­me­ro de pa­cien­tes que atien­de un cen­tro, que es lo que con­vier­te a sus es­pe­cia­lis­tas en los más cua­li­fi­ca­dos. En ese sen­ti­do, el con­se­llei­ro re­cuer­da que Vi­go tie­ne la ma­yor ma­ter­ni­dad de Ga­li­cia (ca­si 4.000 par­tos) y es­tá en­tre las diez más gran­des de Es­pa­ña. «He­mos se­ña­la­do a es­te cen­tro por­que tie­ne profesionales ex­pe­ri­men­ta­dos y tecnología», re­su­me.

El cen­tro avan­za­do en me­di­ci­na ma­ter­no­fe­tal en­glo­ba a va­rias dis­ci­pli­nas mé­di­cas y se com­po­ne de cua­tro uni­da­des. Una es la de eco­gra­fía, una téc­ni­ca diag­nós­ti­ca que se ha desa­rro­lla­do mu­cho en los úl­ti­mos años y que per­mi­te in­clu­so rea­li­zar es­tu­dios de co­ra­zón de fe­tos de quin­ce se­ma­nas en cua­tro di­men­sio­nes. Otra es la ci­ta­da uni­dad de ci­ru­gía fe­tal. Otra es la de pa­to­lo­gía ma­ter­no­fe­tal, que es­tu­dia las en­fer­me­da­des que pue­den te­ner tan­to las ma­dres co­mo los ni­ños. La cuar­ta uni­dad es la de si­mu­la­ción: el Cun­quei­ro tie­ne ma­ni­quíes que pue­den re­pro­du­cir en­fer­me­da­des de ma­dres y be­bés pa­ra que los obs­te­tras y ma­tro­nas se pue­dan en­tre­nar.

M. MORALEJO

La uni­dad de si­mu­la­ción pa­ra for­mar es­pe­cia­lis­tas es una de las pa­tas del nue­vo cen­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.