Ibe­ria de­ja­rá de ha­cer prue­bas de em­ba­ra­zo a las so­li­ci­tan­tes de em­pleo tras ser mul­ta­da

La ae­ro­lí­nea, que ase­gu­ra que nun­ca ha de­ja­do de con­tra­tar a una mu­jer por es­tar en­cin­ta, fue san­cio­na­da con 25.000 eu­ros

La Voz de Galicia (Lugo) - - Economía -

Ibe­ria de­ja­rá de ha­cer prue­bas de em­ba­ra­zo a las mu­je­res que so­li­ci­ten un em­pleo. La ae­ro­lí­nea co­mu­ni­có ayer una de­ci­sión que lle­ga des­pués de la multa re­ci­bi­da de la Ins­pec­ción de Tra­ba­jo y la Con­se­je­ría de Em­pleo del Go­bierno ba­lear, que le im­pu­sie­ron una san­ción ad­mi­nis­tra­ti­va de 25.000 eu­ros por con­si­de­rar dis­cri­mi­na­to­rio que so­li­ci­ta­ra a las as­pi­ran­tes a tra­ba­jar en la com­pa­ñía un aná­li­sis de ori­na que per­mi­tía co­no­cer si es­ta­ban em­ba­ra­za­das.

La Ins­pec­ción, que des­es­ti­mó las ale­ga­cio­nes pre­sen­ta­das por la em­pre­sa, con­si­de­ra que no pro­ce­de im­po­ner la obli­ga­ción de in­for­mar so­bre un em­ba­ra­zo du­ran­te el pro­ce­so se­lec­ti­vo, sino des­pués de la con­tra­ta­ción. La san­ción, eso sí, pue­de ser re­cu­rri­da en al­za­da o im­pug­na­da en los tri­bu­na­les.

Aun­que la em­pre­sa pa­re­ce más preo­cu­pa­da por la pol­va­re­da so­cial que ha le­van­ta­do el ca­so que por la san­ción en sí. Por ello des­de Ibe­ria ase­gu­ra­ron ayer que «nun­ca ha de­ja­do de con­tra­tar a una mu­jer por el he­cho de es­tar em­ba­ra­za­da, si cum­plía los re­qui­si­tos exi­gi­dos pa­ra el pues­to». Y po­nen co­mo ejem­plo que, en el úl­ti­mo año, seis mu­je­res en­cin­tas op­ta­ron a un pri­mer pues­to en la com­pa­ñía en dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des de hand­ling (asis­ten­cia en tie­rra) y to­das fue­ron con­tra­ta­das, ex­cep­to una que no su­peró el exa­men de con­duc­ción en pis­ta, «es de­cir, no cum­plía con los re­qui­si­tos mí­ni­mos del pues­to», apun­tan.

La com­pa­ñía jus­ti­fi­ca la rea­li­za­ción de prue­bas de em­ba­ra­zo co­mo par­te de los pro­to­co­los de pre­ven­ción de ries­gos, ase­gu­ran­do que pre­ten­de evi­tar que se asig­nen a las ges­tan­tes «ta­reas que pu­die­ran po­ner en ries­go su sa­lud y la del fe­to». Ci­tan el ca­so de las tri­pu­lan­tes de ca­bi­na, que des­de el mis­mo mo­men­to que in­for­man de su em­ba­ra­zo son asig­na­das a otro pues­to, co­mo ocu­rre ac­tual­men­te con 32 em­plea­das con esa ocu­pa­ción.

Sin em­bar­go, los ar­gu­men­tos de la ae­ro­lí­nea no con­ven­cen a los sin­di­ca­tos ni al Go­bierno. Así, la mi­nis­tra de Sa­ni­dad, Ser­vi­cios So­cia­les e Igual­dad, Do­lors Mon­tse­rrat, mos­tró ayer su «re­cha­zo ab­so­lu­to» ha­cia las prác­ti­cas de Ibe­ria, ase­gu­ran­do que «la ma- ter­ni­dad no pue­de ser nin­gún ti­po de dis­cri­mi­na­ción u obs­tácu­lo pa­ra ac­ce­der a un pues­to de tra­ba­jo». Por eso, de­fen­dió que las em­pre­sas no de­be­rían pe­dir in­for­ma­ción per­so­nal a los so­li­ci­tan­tes de em­pleo y apos­tó por la in­tro­duc­ción del cu­rrícu­lo cie­go, que ocul­ta la iden­ti­dad del de­man­dan­te de em­pleo y con el que se pre­ten­de evi­tar cual­quier ti­po de dis­cri­mi­na­ción por se­xo, «ra­za, orien­ta­ción se­xual, ideo­lo­gía o pen­sa­mien­to».

Por su par­te, los lí­de­res de CC. OO. y UGT, Unai Sor­do y Pe­pe Ál­va­rez, pi­die­ron «con­tun­den­cia» a la Ins­pec­ción con­tra es­tas prác­ti­cas, cues­tio­na­ron la es­ca­sa cuan­tía de la san­ción y se pre­gun­ta­ron qué ocu­rri­rá en las pe­que­ñas em­pre­sas cuan­do en las gran­des se de­tec­tan es­tas prác­ti­cas.

«La ma­ter­ni­dad no pue­de ser ba­jo nin­gún con­cep­to un obs­tácu­lo pa­ra el ac­ce­so a un pues­to de tra­ba­jo» Do­lors Mon­tse­rrat Mi­nis­tra de Igual­dad

B. OR­DÓ­ÑEZ

Ibe­ria fue san­cio­na­da con 25.000 eu­ros por ha­cer el test.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.