Go­bierno y co­mu­ni­da­des re­gu­la­rán la re­ven­ta de entradas por In­ter­net

Las Ad­mi­nis­tra­cio­nes es­tu­dia­rán si mul­tan a las pla­ta­for­mas que blo­quean los ti­ques

La Voz de Galicia (Lugo) - - Cultura - ÁL­VA­RO SO­TO

El Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra y las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, re­pre­sen­ta­das por sus con­se­je­ros, acor­da­ron ayer en la con­fe­ren­cia sec­to­rial del ra­mo dar los pri­me­ros pa­sos pa­ra lu­char con­tra la re­ven­ta de entradas por In­ter­net. No de­ci­die­ron to­da­vía nin­gu­na me­di­da con­cre­ta ni se pu­sie­ron pla­zos, pe­ro sí se com­pro­me­tie­ron a lu­char con­tra una prác­ti­ca que ca­da día mue­ve más di­ne­ro, de una ma­ne­ra no siem­pre cla­ra, y que cau­sa pro­ble­mas a los usua­rios que desean acu­dir a un es­pec­tácu­lo.

El pri­me­ro en dar la voz de alar­ma so­bre el fe­nó­meno de la re­ven­ta fue Alejandro Sanz. El cantante des­cu­brió que las entradas pa­ra sus con­cier­tos mul­ti­pli­ca­ban su pre­cio de sa­li­da cuan­do caían en de­ter­mi­na­das webs y anun­ció en fe­bre­ro que po­nía en mar­cha una alian­za an­ti­rre­ven­ta con­tra las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les que re­ven­dían los ti­ques. Sanz pi­dió a las Ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas que to­ma­ran car­tas en el asun­to, y a su re­cla­ma­ción se su­ma­ron otros ar­tis­tas co­mo Joaquín Sa­bi­na, que vio que la pla­ta­for­ma Via­go­go ha­bía ven­di­do, por seis ve­ces su va­lor, entradas pa­ra con­cier­tos su­yos que no ha­bían si­do to­da­vía ni pro­gra­ma­dos. En­tre los in­ter­na­cio­na­les, Bru­ce Springs­teen o Ed Shee­ran tam­bién han pues­to el grito en el cie­lo. Aho­ra, el mi­nis­te­rio y las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas re­co­gen el guan­te, aun­que se dan un tiem­po an­tes de lle­var sus in­ten­cio­nes al pa­pel le­gis­la­ti­vo.

La con­fe­ren­cia sec­to­rial ela­bo­ró ayer unas re­co­men­da­cio­nes de «bue­nas prác­ti­cas», co­mo el diá­lo­go en­tre Ad­mi­nis­tra­cio­nes pa­ra co­men­zar a ela­bo­rar me­di­das nor­ma­ti­vas y eje­cu­ti­vas «que re­sul­ten ne­ce­sa­rias pa­ra fre­nar los efec­tos ne­ga­ti­vos de la re­ven­ta y tu­te­lar los in­tere­ses pú­bli­cos afec­ta­dos», «tra­ba­jar en la de­fi­ni­ción de es­tas me­di­das en co­la­bo­ra­ción con to­dos los sec­to­res in­tere­sa­dos» y «rea­li­zar con­sul­tas pú­bli­cas o es­tu­dios es­pe­cí­fi­cos» que per­mi­tan eva­luar la di­men­sión del fe­nó­meno y su po­si­ble im­pac­to.

«La re­ven­ta de entradas on-li­ne es un te­ma del que to­dos so­mos cons­cien­tes. La re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca va muy por de­lan­te de la le­gis­la­ción y por eso es bueno ser cons­cien­tes de esa ne­ce­si­dad de re­gu­lar­la, por­que es un obs­tácu­lo pa­ra que la gen­te pue­da ac­ce­der. Pe­ro plan­tea cues­tio­nes ju­rí­di­cas que no son fá­ci­les de res­pon­der», dijo Mén­dez de Vi­go tras la reunión.

El plan no tie­ne pla­zo de eje­cu­ción por­que, se­gún el ministro, de­be con­sen­suar­se con otros de­par­ta­men­tos, co­mo la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do de Agen­da Di­gi­tal o los mi­nis­te­rios de Jus­ti­cia y Sa­ni­dad, que pre­via­men­te ya han par­ti­ci­pa­do en una co­mi­sión de es­tu­dios.

Sin em­bar­go, el mo­de­lo en el que quie­re fi­jar­se Cul­tu­ra es Cantabria. El Eje­cu­ti­vo re­gio­nal ha si­do pio­ne­ro a la ho­ra de ela­bo­rar una ley que con­si­de­ra fal­ta gra­ve la re­ven­ta de entradas ma­si­va y con ca­rác­ter lu­cra­ti­vo, una ac­ti­vi­dad pa­ra la que con­tem­pla mul­tas con un im­por­te en­tre los 601 y los 30.000 eu­ros y que Íñi­go Mén­dez de Vi­go con­si­de­ra que «cui­da al usua­rio».

EFE

Alejandro Sanz, en un con­cier­to en Ma­drid, de­nun­ció la estafa que hay tras la re­ven­ta ma­si­va en In­ter­net.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.