Diez años de Rio­pla­ten­ses en Lu­go

El co­lec­ti­vo que na­ció pa­ra ayu­dar a ar­gen­ti­nos y uru­gua­yos di­na­mi­za la vi­da cultural y so­cial de los lu­cen­ses

La Voz de Galicia (Lugo) - - Lugo - LU­CÍA REY

En Su­da­mé­ri­ca, el Río de la Pla­ta se­pa­ra Uru­guay de Ar­gen­ti­na. Pe­ro en Lu­go, esa fron­te­ra na­tu­ral se ha con­ver­ti­do en el sím­bo­lo que lle­va diez años unien­do a ar­gen­ti­nos y a uru­gua­yos, pe­ro tam­bién a es­pa­ño­les, pe­rua­nos, co­lom­bia­nos, ma­rro­quíes… La aso­cia­ción Rio­pla­ten­ses en Lu­go, que na­ció en el 2007 pa­ra apo­yar en lo so­cial y en lo cultural a in­mi­gran­tes y re­tor­na­dos, celebra su dé­ci­mo aniversario con más ga­nas e ilu­sión que nun­ca. «Mu­chos, co­mo yo, vi­ni­mos sien­do es­pa­ño­les, pe­ro con­va­li­dar el car­né de con­du­cir, sa­car el car­né de iden­ti­dad o em­pa­dro­nar­se eran pro­ble­mas, así que pen­sa­mos que se­ría bueno re­unir­nos y se me ocu­rrió ha­cer la aso­cia­ción», ex­po­ne Jor­ge Ro­ber­to Ro­drí­guez, uno de los fun­da­do­res y pri­mer pre­si­den­te del co­lec­ti­vo. Un tío abue­lo su­yo fue fun­da­dor de la aso­cia­ción lu­cen­se en Bue­nos Ai­res. «Al­go en los ge­nes lle­va­mos», son­ríe. Ha­ce diez años vi­vían en Lu­go unos 200 ar­gen­ti­nos pro­ce­den­tes de «di­fe­ren­tes olea­das de ex­pul­sio­nes». Al­gu- nos lle­ga­ron co­mo con­se­cuen­cia del pro­ce­so mi­li­tar de los se­ten­ta y la dic­ta­du­ra de Vi­de­la, otros con la crisis de los ochen­ta y mu­chos tras el co­rra­li­to del 2001. «Con la úl­ti­ma crisis de Es­pa­ña, al­gu­nos han re­tor­na­do», cuen­ta la ac­tual pre­si­den­ta, Ana Ma­ría Be­re­ciar­túa.

Dos lus­tros des­pués de su crea­ción, Rio­pla­ten­ses en Lu­go tie­ne dos ver­tien­tes. Por un la­do si­gue con la so­cial, en­fo­ca­da a ayu­dar; y por otro, la cultural, con ac­ti­vi­da­des abier­tas al pú­bli­co. En es­ta des­ta­can co­mo uno de los co­lec­ti­vos más arrai­ga­dos en la vi­da so­cial de los lu­cen­ses.

Con­su­la­do iti­ne­ran­te, un lo­gro

En­tre los lo­gros de Rio­pla­ten­ses so­bre­sa­len los con­su­la­dos iti­ne­ran­tes, que per­mi­ten a la co­mu­ni­dad mi­gran­te re­sol­ver trá­mi­tes de pa­sa­por­te, fes de vi­da o cam­bios de do­mi­ci­lio sin ne­ce­si­dad de des­pla­zar­se has­ta Vi­go, don­de se si­túa el Con­su­la­do de Ar­gen­ti­na. «Si no exis­tie­se la aso­cia­ción, el con­su­la­do no ven­dría acá», afir­ma Ser­gio So­sa, vi­ce­pre­si­den­te.

«Es­ta­ble­ce­mos diá­lo­gos de ida y vuel­ta pa­ra que la gen­te se in­te­gre en la cul­tu­ra sin que ha­ya una asi­mi­la­ción», apun­tan. «To­dos te­ne­mos dos pa­trias. Es­tá la pa­tria en la que na­cis­te, que no la

ol­vi­dás, pe­ro es­ta tam­bién te in­tere­sa», se­ña­la Be­re­ciar­túa. Ella, co­mo otros mu­chos, tie­ne ca­da vez más la­zos que la atan a Lu­go, pues­to que sus hi­jos han echa­do raí­ces, e in­clu­so tie­ne va­rios nie­tos na­ci­dos aquí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.