La abue­la de la ni­ña ase­si­na­da en Sa­bi­ñá­ni­go pier­de la tu­te­la de otras dos nie­tas a pro­pues­ta de la fis­ca­lía

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - M. C.

La abue­la de la ni­ña ase­si­na­da el pa­sa­do jue­ves en Sa­bi­ñá­ni­go ha per­di­do la cus­to­dia de otras dos nie­tas que vi­vían con ella en su ca­sa. Los ser­vi­cios so­cia­les de la co­mu­ni­dad na­va­rra, si­guien­do las in­di­ca­cio­nes del Mi­nis­te­rio Fis­cal, en­ten­die­ron que, des­pués de pro­du­cir­se la muer­te vio­len­ta de Naia­ra en la ca­sa de la abue­la, no era ese el lu­gar ade­cua­do pa­ra que las ni­ñas si­gan vi­vien­do allí. Por ello, los ser­vi­cios so­cia­les se han he­cho car­go de las dos ni­ñas, que eran pri­mas de la ase­si­na­da Naia­ra.

El ca­dá­ver de la víc­ti­ma fue enterrado el pa­sa­do lu­nes, se­gún co­mu­ni­ca­ron ayer los pa­dres de Naia­ra, que apro­ve­cha­ron pa­ra dar las gra­cias por el ca­ri­ño con que fue­ron tra­ta­dos du­ran­te los fa­tí­di­cos días de la muer­te de su hi­ja a ma­nos de Iván P.P., her­mano del pa­dras­tro. En un co­mu­ni­ca­do, los pa­dres de la me­nor ex­pli­ca­ron que «ha si­do muy do­lo­ro­so pa­ra no­so­tros y que­re­mos com­par­tir que, por pro­pio de­seo, Naia­ra fue en­te­rra­da es­te lu­nes en el ce­men­te­rio de la lo­ca­li­dad, en la más es­tric­ta in­ti­mi­dad». El fu­ne­ral tu­vo lu­gar a las ocho de la tar­de.

Del ase­sino no han vuel­to a tras­cen­der no­ti­cias des­de que in­gre­só en pri­sión en la ma­dru­ga­da del do­min­go, sin po­si­bi­li­dad de fian­za, y co­mo can­di­da­to pro­ba­ble a re­ci­bir una con­de­na de pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble, de­bi­do a la gra­ve­dad de las tor­tu­ras con­ti­nua­das y la muer­te de Naia­ra, la hi­jas­tra de su her­mano.

«Le te­nía ma­nía»

Las dos pri­mas de la fa­lle­ci­da de­cla­ra­ron a la jue­za que su tío Iván le «te­nía ma­nía» a Naia­ra, y por eso la gol­pea­ba cons­tan­te­men­te. Las agre­sio­nes eran bru­ta­les des­de ha­ce tiem­po y por ello en el ca­dá­ver de la ni­ña ha­bía tan­tas mar­cas de le­sio­nes an­ti­guas en el cuer­po. Naia­ra ha­bía si­do en­via­da un tiem­po por su pa­dras­tro con su abue­la y su tío pa­ra que es­tu­dia­se más, y al­gu­nas fuen­tes apun­tan que la abue­la no se opo­nía a que el ase­sino la cas­ti­ga­se, aun­que des­co­no­cía que en vez de cas­ti­gar­la la es­ta­ba tor­tu­ran­do bru­tal­men­te.

En cuan­to a la in­ves­ti­ga­ción de los hechos, el juz­ga­do de Ja­ca continúa con las la­bo­res de ins­truc­ción del ca­so. Cuan­do se cie­rren las in­ves­ti­ga­cio­nes, la cau­sa pa­sa­rá a la Au­dien­cia, don­de ten­drá que ce­le­brar­se el jui­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.