El fal­so den­tis­ta de Tri­ves tam­bién ejer­ció de ta­xis­ta sin te­ner li­cen­cia

«Eu nun­ca fi­xen iso», ase­gu­ra Aman­do A. L., que nie­ga ha­ber si­do de­te­ni­do

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - MA­RÍA COBAS, RO­CÍO RA­MOS

Aman­do A. L., el ve­cino del mu­ni­ci­pio ou­ren­sano de Tri­ves de­te­ni­do la se­ma­na pa­sa­da por ejer­cer co­mo den­tis­ta, nie­ga las acu­sa­cio­nes. «Eu nun­ca fi­xen de den­tis­ta», res­pon­día a la pre­gun­ta de La Voz, pa­ra des­pués re­mar­car: «Eu nun­ca tra­ba­llei di­so». Y no so­lo nie­ga las acu­sa­cio­nes que pe­san so­bre él por una in­ves­ti­ga­ción abier­ta por la Guar­dia Ci­vil de Lalín, sino que tam­bién di­ce que nun­ca ha­bía si­do de­te­ni­do. «A min non me de­ti­ve­ron, a min non me de­ti­vo nin­guén», ase­gu­ra el fal­so odon­tó­lo­go, que ha es­ta­do de­te­ni­do en va­rias oca­sio­nes por ejer­cer sin nin­gún ti­po de ti­tu­la­ción, y que tie­ne al me­nos una con­de­na an­te­rior. Fue to­do lo que qui­so con­tes­tar el in­ves­ti­ga­do, an­tes de col­gar el te­lé­fono.

Pe­ro no so­lo es un fal­so den­tis­ta. En los años 2012 y 2013 la Xun­ta lo san­cio­nó en al me­nos tres oca­sio­nes —co­mo re­co­gen los dia­rios ofi­cia­les de Ga­li­cia co­rres­pon­dien­tes— por ejer­cer de ta­xis­ta sin te­ner li­cen­cia. La san­ción, de 1.501 eu­ros, se le im­pu­so por «rea­li­zar trans­por­te pú­bli­co dis­cre­cio­nal de via­je­ros en vehícu­los de has­ta nue­ve pla­zas ca­re­cien­do de au­to­ri­za­ción», se­gún re­co­ge el do­cu­men­to ofi­cial. En Tri­ves re­cuer­dan que te­nía un Mer­ce­des con el que tra­ba­ja­ba co­mo ta­xis­ta a pe­sar de que ca­re­cía de la li­cen­cia.

Tam­bién en Tri­ves ha­bía ejer­ci­do co­mo den­tis­ta. Fue mu­cho an­tes, a me­dia­dos de los no­ven­ta. En­ton­ces, re­cién lle­ga­do, des­pués de ha­ber es­ta­do vi­vien­do fuera de Ga­li­cia va­rios años, a su mu­ni­ci­pio na­tal, abrió una clí­ni­ca odon­to­ló­gi­ca que aca­bó ce­rran­do. Se su­po que no te­nía título, así que lo de­jó. Des­pués ya no vol­vió a te­ner clí­ni­ca, sino que se es­pe­cia­li­zó en tra­ba­jar co­mo den­tis­ta en una es­pe­cie de ser­vi­cio a do­mi­ci­lio. Te­nía clien­tes en A Rúa de Val­deo­rras y el mu­ni­ci­pio za­mo­rano de Por­to. Era el 2003 y fue de­te­ni­do por ejer­cer co­mo fal­so den­tis­ta. Las de­nun­cias ini­cia­les par­tie­ron de far­ma­céu­ti­cas y pro­té­si­cos den­ta­les a los que Aman­do A. L. en­car­ga­ba ma­te­rial que des­pués no abo­na­ba.

Tam­bién la ac­tual in­ves­ti­ga­ción de la que es­tá sien­do ob­je­to arran­có por de­nun­cias de pro­fe­sio­na­les a los que no pa­gó, aun­que en el trans­cur­so de es­ta se ha ido co­no­cien­do —se­gún los da­tos apor­ta­dos por la Guar­dia Ci­vil— la exis­ten­cia de pa­cien­tes que han su­fri­do da­ños irre­ver­si­bles en la bo­ca tras ha­ber si­do aten­di­dos por el fal­so odon­tó­lo­go. A uno de ellos lle­gó a ex­traer­le tres pie­zas den­ta­les en la mis­ma obra en la que el pa­cien­te es­ta­ba tra­ba­jan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.