Historia fren­te a his­te­ria

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - JAI­ME GON­ZÁ­LEZ-OCAÑA Doc­tor en Clá­si­cas y pro­fe­sor en Con­nec­ti­cut

«Las no­ti­cias de hoy son la historia de ma­ña­na», di­ce un per­so­na­je de Las flo­res azu­les, de Que­neau. So­lo que en el ma­re­magno en el que se ha con­ver­ti­do la po­lí­ti­ca de Es­ta­dos Uni­dos es di­fí­cil dis­tin­guir qué es en reali­dad no­ti­cia y qué sim­ple­men­te rui­do de fon­do. Con es­ta pre­si­den­cia la ac­tua­li­dad in­for­ma­ti­va se multiplica a rit­mo des­qui­cian­te: ex­clu­si­vas, acu­sa­cio­nes, fil­tra­cio­nes, tuits, tes­ti­mo­nios, ame­na­zas… ¿Qué es historia y qué es his­te­ria?

Des­de la in­ves­ti­du­ra, la his­te­ria pa­re­ce ha­ber­se apo­de­ra­do del ban­do an­ti-Trump (la «Re­sis­ten­cia»). Aun­que mu­chas de las crí­ti­cas con­tra Trump son fun­da­das, la iz­quier­da vi­ve el día a día en un es­ta­do de an­sie­dad cons­tan­te, pen­san­do que el si­guien­te se­rá el de la caí­da de­fi­ni­ti­va de Trump, an­he­lan­do el «gran bom­ba­zo». (¿Qué ha­rá Trump ma­ña­na? ¿Qué nue­va pie­za del es­cán­da­lo so­bre la co­la­bo­ra­ción con Ru­sia sal­drá a la luz?).

Pe­ro esa caí­da tan es­pe­ra­da de Trump no da lle­ga­do, pa­ra de­ses­pe­ra­ción de esa mi­tad del país. Las pe­ti­cio­nes de im­peach­ment son cla­ra­men­te pre­ma­tu­ras —pu­ra fan­ta­sía has­ta que las le­gis­la­ti­vas del 2018 cam­bien tal vez la com­po­si­ción de la Cá­ma­ra: los dipu­tados re­pu­bli­ca­nos del Con­gre­so nun­ca vo­ta­rán por una mo­ción de cen­su­ra con­tra el pre­si­den­te. Ellos tie­nen, y siem­pre han te­ni­do, la lla­ve del éxi­to o del fra­ca­so de es­ta pre­si­den­cia—.

En con­tra­po­si­ción, en el la­do re­pu­bli­cano vi­ven el día a día con la pa­ra­noia de que Trump tie­ne que so­bre­vi­vir a una in­ce­san­te e in­jus­ti­fi­ca­da ca­za de bru­jas: to­do va­le con tal de ata­car a Trump. No hay res­pe­to. «No me es­pe­ra­ba es­te ni­vel de odio con­tra mi pa­dre», co­men­tó Ivan­ka ha­ce unos días. «Los de­mó­cra­tas son me­nos que se­res hu­ma­nos», di­jo su her­mano Eric. La ver­dad es que el pro­pio Trump es ca­paz de ge­ne­rar un ma­les­tar que se tra­ga to­da su pre­si­den­cia —in­clui­das aque­llas ini­cia­ti­vas po­si­ti­vas que sus par­ti­da­rios de­fien­den. («El pre­si­den­te es el ar­qui­tec­to de su pro­pio fra­ca­so», su­gi­rió el co­lum­nis­ta del New York Ti­mes Char­les Blow)—.

Si ca­be, la más fe­roz ba­ta­lla en­tre historia e his­te­ria se li­bra en el te­ma de las in­ves­ti­ga­cio­nes (en plu­ral, por­que hay va­rias en cur­so) de la in­ter­fe­ren­cia ru­sa en las elec­cio­nes. So­lo hay dos da­tos que pa­re­cen ser historia con­tras­ta­da en es­te ven­da­val de his­te­ria ge­ne­ra­li­za­da: la des­ti­tu­ción de Ja­mes Co­mey co­mo je­fe del FBI, y el nom­bra­mien­to y la in­ves­ti­ga­ción del ex­di­rec­tor del FBI Bob Mue­ller co­mo fis­cal es­pe­cial ple­ni­po­ten­cia­rio.

Del res­to, sin ex­cu­sar a Trump por su com­por­ta­mien­to y fal­ta de cul­tu­ra de­mo­crá­ti­ca, no se ha pro­ba­do que ha­ya he­cho na­da ile­gal. Ana­lis­tas y ju­ris­tas dis­cre­pan so­bre si se le pue­de in­cul­par por obs­truc­ción a la jus­ti­cia en el ce­se de Co­mey. Has­ta es­te mo­men­to no pa­re­ce ha­ber prue­ba ma­te­rial de obs­truc­ción, más allá de las de­cla­ra­cio­nes de Co­mey. Ni im­peach­ment ni Wa­ter­ga­te —las ana­lo­gías son exa­ge­ra­das. La ma­yor ame­na­za le­gal pa­ra Trump vie­ne de la in­ves­ti­ga­ción de Bob Mue­ller—, pe­ro ha­brá que es­pe­rar mu­chos me­ses an­tes de sa­ber si es­ta se ma­te­ria­li­za o no en acu­sa­ción pe­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.