Los fun­cio­na­rios mu­ni­ci­pa­les ca­ta­la­nes no co­la­bo­ra­rán con el re­fe­ren­do uni­la­te­ral del 1-O

El Go­bierno cen­tral y el ca­ta­lán se acu­san mu­tua­men­te de pre­sio­nar a los em­plea­dos pú­bli­cos

La Voz de Galicia (Lugo) - - España - CRIS­TIAN REINO

Los se­cre­ta­rios, in­ter­ven­to­res y te­so­re­ros de los mu­ni­ci­pios de Ca­ta­lu­ña se des­mar­ca­ron ayer del re­fe­ren­do uni­la­te­ral que pre­ten­de ce­le­brar el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat el pró­xi­mo 1 de oc­tu­bre con una ne­ga­ti­va a co­la­bo­rar con la con­sul­ta, si es que se con­vo­ca, y re­afir­ma­ron su fidelidad a la Cons­ti­tu­ción. La or­ga­ni­za­ción que agru­pa a los fun­cio­na­rios es­ta­ta­les que tie­nen pla­za en la Ad­mi­nis­tra­ción lo­cal ca­ta­la­na se reunió el pa­sa­do lu­nes pa­ra ana­li­zar có­mo pue­de afec­tar al co­lec­ti­vo la con­sul­ta so­be­ra­nis­ta, en la que los ayun­ta­mien­tos tie­nen un pa­pel fun­da­men­tal en la lo­gís­ti­ca y en la or­ga­ni­za­ción. «De­be­mos per­ma­ne­cer siem­pre fie­les al es­pí­ri­tu y al tex­to de la Cons­ti­tu­ción Es­pa­ño­la, a la nor­ma­ti­va au­to­nó­mi­ca y a la eu­ro­pea», di­ce el tex­to apro­ba­do por una­ni­mi­dad en la aso­cia­ción de fun­cio­na­rios.

Los em­plea­dos pú­bli­cos de los ayun­ta­mien­tos cu­ya fun­ción es de ase­so­ra­mien­to le­gal, control in­terno de la ges­tión eco­nó­mi­co­fi­nan­cie­ra, de con­ta­bi­li­dad y re­cau­da­ción anun­cia­ron que no co­me­te­rán nin­gu­na ile­ga­li­dad y que no co­la­bo­ra­rán con el 1-O, lo que su­po­ne un nue­vo re­vés pa­ra los im­pul­so­res del re­fe­ren­do. Su ve­to a la vo­ta­ción se su­mó a las du­das que han ex­pre­sa­do en los úl­ti­mos días los sin­di­ca­tos de fun­cio­na­rios, en es­ta ca­so los au­to­nó­mi­cos, que es­tán ner­vio­sos y exi­gen ga­ran­tías al Eje­cu­ti­vo ca­ta­lán pa­ra no ver­se per­ju­di­ca­dos.

En es­ta lí­nea, la pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción de Mu­ni­ci­pios por la In­de­pen­den­cia, Neus Llo­ve­ras, di­jo el lu­nes que «nin­gún fun­cio­na­rio es­ta­rá obli­ga­do a par­ti­ci­par» en la or­ga­ni­za­ción del 1-O y que se­rá un ac­to pa­ra «apun­tar­se y co­la­bo­rar de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria». Es­tos tra­ba­ja­do­res pú­bli­cos, en cual­quier ca­so, se sien­ten en el me­dio de la po­lé­mi­ca y te­men no so­lo por su pues­to de tra­ba­jo, sino tam­bién por la aper­tu­ra de pro­ce­sos ju­di­cia­les.

Pre­sión

Los fun­cio­na­rios es­tán en el ojo del hu­ra­cán y des­de ha­ce se­ma­nas son blan­co del cru­ce de re­pro­ches en­tre el Go­bierno cen­tral y el ca­ta­lán. Así, la vi­ce­pre­si­den­ta, So­ra­ya Sáenz de Santamaría, acu­só ayer a los se­ce­sio­nis­tas de «pre­sio­nar» a los tra­ba­ja­do­res mu­ni­ci­pa­les y a los al­cal­des y de usar­los co­mo «es­cu­dos de la ile­ga­li­dad». «Los in­de­pen­den­tis­tas ca­da vez es­tán más so­los y tie­nen más mie­do de asu­mir sus res­pon­sa­bi­li­da­des en un pro­ce­so ile­gal. Que de­jen de pre­sio­nar», afir­mó.

La con­se­je­ra de la Pre­si­den­cia, Neus Mun­té, re­pli­có que ni los fun­cio­na­rios ni el res­to de los tra­ba­ja­do­res pú­bli­cos se ve­rán en «di­fi­cul­ta­des» por las «de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas» que adop­te el Eje­cu­ti­vo ca­ta­lán. La por­ta­voz pi­dió «tran­qui­li­dad y se­re­ni­dad» an­te lo que, a su jui­cio, son «ame­na­zas» y «ad­ver­ten­cias» por par­te del Go­bierno cen­tral. Se re­fe­ría a la car­ta en­via­da por el Go­bierno de Ra­joy a los se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les y los in­ter­ven­to­res, ins­tán­do­los a no co­la­bo­rar con la or­ga­ni­za­ción del re­fe­ren­do se­ce­sio­nis­ta y a ve­lar por el ade­cua­do des­tino de los fon­dos pú­bli­cos.

En la mi­si­va, se les re­cor­da­ba que los ayun­ta­mien­tos no pue­den ayu­dar al re­fe­ren­do en la for­ma­ción del cen­so, la cons­ti­tu­ción de las me­sas, la de­sig­na­ción de lo­ca­les elec­to­ra­les o la re­ser­va de lu­ga­res pú­bli­cos pa­ra ac­tos de cam­pa­ña. Una ta­rea cla­ve, que en par­te ex­pli­ca por qué tam­bién Ada Co­lau ha re­ci­bi­do pre­sio­nes por to­das par­tes. La al­cal­de­sa de Bar­ce­lo­na ase­gu­ró el lu­nes que da­rá «fa­ci­li­da­des» pa­ra la ce­le­bra­ción de la con­sul­ta. Ayer la vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno, So­ra­ya Sáenz de Santamaría fue cla­ra y avi­só a la al­cal­de­sa de Bar­ce­lo­na de que «las fa­ci­li­da­des no pue­den con­ver­tir­se en di­fi­cul­ta­des pa­ra los fun­cio­na­rios». Es­te co­lec­ti­vo tie­ne du­das des­de que el dipu­tado de Junts pel Sí Lluís Llach lan­zó la ad­ver­ten­cia de que si no aca­tan la ley de des­co­ne­xión que apro­ba­rá el Par­la­men­to de Ca­ta­lu­ña se­rán san­cio­na­dos y «su­fri­rán».

Los pro­ble­mas, por tan­to, se le acu­mu­lan a Puig­de­mont, que ca­si a dia­rio tie­ne que afron­tar nue­vos es­co­llos. Pa­ra re­for­zar su apues­ta por la con­sul­ta, el di­ri­gen­te na­cio­na­lis­ta po­dría anun­ciar hoy, apro­ve­chan­do su com­pa­re­cen­cia en la Cá­ma­ra ca­ta­la­na, la crea­ción de una con­se­je­ría es­pe­cí­fi­ca pa­ra el 1-O. La ti­tu­lar de Pre­si­den­cia no des­car­tó la po­si­bi­li­dad de que se con­cen­tre en un con­se­je­ro la or­ga­ni­za­ción del re­fe­ren­do, una labor que aho­ra tie­nen asig­na­da Jun­que­ras y Ro­me­va.

S. B. EFE

Sáenz de Santamaría ad­vir­tió a la al­cal­de­sa de Bar­ce­lo­na, Ada Co­lau, de que no pue­de po­ner en di­fi­cul­ta­des a los fun­cio­na­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.