El hi­jo de Trump acep­tó «en­can­ta­do» la ofer­ta ru­sa pa­ra per­ju­di­car a Clin­ton

El con­tac­to con la emi­sa­ria del Krem­lin fue un can­tan­te de pop cer­cano a Pu­tin

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - ADRIANA REY

To­do em­pe­zó el vier­nes 3 de ju­nio de 2016, cuan­do EE.UU. afron­ta­ba una de las cam­pa­ñas más en­car­ni­za­das de los úl­ti­mos años. El re­loj mar­ca­ba las 10:36 de la ma­ña­na cuan­do Do­nald Trump Jr. re­ci­bió un co­rreo elec­tró­ni­co de un nom­bre que le re­sul­tó co­no­ci­do. Se tra­ta­ba de Rob Golds­to­ne, un pro­duc­tor mu­si­cal vie­jo ami­go de su pa­dre. «Bue­nos días, me acaba de lla­mar Emin y me pre­gun­tó si pue­de con­tac­tar con­ti­go por al­go real­men­te in­tere­san­te. Una fis­cal de Ru­sia se en­con­tró con su pa­dre Aras es­ta ma­ña­na y ofre­ció a la cam­pa­ña de Trump al­gu­nos do­cu­men­tos ofi­cia­les e in­for­ma­ción que in­cri­mi­na­ría a Hi­llary por sus tra­tos con Ru­sia, y po­drían ser muy úti­les pa­ra tu pa­dre», es­cri­bió. Golds­to­ne ase­gu­ra­ba que no se ha­bía di­ri­gi­do di­rec­ta­men­te al mag­na­te por­que se tra­ta­ba de «in­for­ma­ción sen­si­ble de al­to ni­vel» y pre­fe­ría tra­tar­la pri­me­ro con su hi­jo ma­yor.

Un ciu­da­dano de bien, obe­dien­te de la ley, de­bía ha­ber mar­ca­do en ese mo­men­to el te­lé­fono del FBI y de­nun­ciar que Mos­cú in­ten­ta­ba in­ter­fe­rir en el pro­ce­so elec­to­ral. En lu­gar de eso el pri­mo­gé­ni­to de los Trump res­pon­dió ve­loz. Tan so­lo 17 mi­nu­tos más tar­de con­tes­ta­ba: «Gra­cias Rob, te lo agra­dez­co. Si es así co­mo lo di­ces, me en­can­ta­ría, es­pe­cial­men­te a fi­nal del ve­rano».

Así es co­mo co­mien­za una ca­de­na de co­rreos que ayer Trump Jr., en aras de ser «to­tal­men­te trans­pa­ren­te», se vio obli­ga­do a sa­car a la luz en Twit­ter una vez que The New York Ti­mes, le in­for­ma­se de que los te­nía en su po­der. Las mi­si­vas se in­ter­cam­bia­ron has­ta el miér­co­les 8 de ju- nio, jus­to un día an­tes de que am­bos se en­con­tra­sen en la plan­ta 25 del cuar­tel ge­ne­ral de la cam­pa­ña re­pu­bli­ca­na, la To­rre Trump de Man­hat­tan. «Se­re­mos pro­ba­ble­men­te Paul Ma­na­fort (el je­fe de cam­pa­ña), mi cu­ña­do (Ja­red Kush­ner) y yo», con­cre­tó Trump Jr. en otro de los quin­ce co­rreos en­via­dos y en los que am­bos in­ten­tan coor­di­nar el me­jor mo­do pa­ra in­ter­cam­biar la in­for­ma­ción.

A esas al­tu­ras los pi­ra­tas in­for­má­ti­cos con­tra­ta­dos por Ru­sia lle­va­ban un año hur­gan­do en los ser­vi­do­res del Par­ti­do De­mó­cra­ta. Un mes y me­dio des­pués de ese pri­mer encuentro con la le­tra­da Na­ta­lia Ve­sel­nits­ka­ya, que ofi­cial­men­te no tra­ba­ja pa­ra Mos­cú pe­ro re­pre­sen­ta a miem­bros de la oli­gar­quía ru­sa, Wi­ki­leaks pu­bli­có los co­rreos que in­ter­cam­bia­ron al­tos miem­bros del Par­ti­do De­mó­cra­ta mien­tras cons­pi­ra­ban pa­ra be­ne­fi­ciar la can­di­da­tu­ra de Clin­ton fren­te a la de Ber­nie San­ders. Es­ta re­ve­la­ción, días an­tes de que co­men­za­se en Fi­la­del­fia la con­ven­ción que pre­ten­día unir al par­ti­do en torno a Clin­ton, pro­vo­có un cis­ma en­tre los se­gui­do­res de am­bos que a la lar­ga re­sul­ta­ría cru­cial.

En es­te nue­vo epi­so­dio de los pre­sun­tos víncu­los del en­torno del in­qui­lino de la Ca­sa Blan­ca con el Krem­lin apa­re­cen men­cio­na­das dos nue­vas fi­gu­ras, la de Emin Aga­lá­rov y su pa­dre, Aras. Es­te úl­ti­mo es un mag­na­te ru­so que tu­vo ne­go­cios con Trump en el pa­sa­do. Su hi­jo es un can­tan­te de pop ru­so cer­cano a Pu­tin que tam­bién man­tie­ne amis­tad con la fa­mi­lia del pre­si­den­te. Es más, Trump apa­re­ció en uno de sus vi­deo­clips.

La abo­ga­da ru­sa ne­gó ayer en NBC es­tar vin­cu­la­da al Krem­lin a pe­sar de que en los co­rreos se men­cio­na a una fun­cio­na­ria del Go­bierno ru­so. Tras vol­ver a re­cha­zar ha­ber te­ni­do in­for­ma­ción da­ñi­na so­bre Clin­ton, Ve­sel­nits­ka­ya con­fe­só que es «muy po­si­ble» que el hi­jo ma­yor del pre­si­den­te es­pe­ra­se ob­te­ner ese ti­po de in­for­ma­ción por­que «ellos (la cam­pa­ña del mag­na­te) la que­rían de­ses­pe­ra­da­men­te».

La re­ve­la­ción ha caí­do co­mo una bom­ba en Was­hing­ton D.C. don­de dos co­mi­sio­nes del Con­gre­so, el FBI y un fis­cal es­pe­cial in­ves­ti­gan las co­ne­xio­nes con Mos­cú: la co­rres­pon­den­cia in­di­ca que el equi­po más cer­cano a Trump acep­tó coor­di­nar­se con el Krem­lin pa­ra re­ven­tar la can­di­da­tu­ra de su ri­val con la in­for­ma­ción que pro­por­cio­na­se Ru­sia. Tras las re­ve­la­cio­nes que lo im­pli­can, Trump Jr. con­tra­tó al abo­ga­do Alan Fu­ter­fas, es­pe­cia­li­za­do en de­fen­der a fi­gu­ras vin­cu­la­das con el cri­men or­ga­ni­za­do y en­tre cu­yos clien­tes han es­ta­do los Bon­nano, Gam­bino, Ge­no­ve­se y Co­lom­bo, cua­tro de las cin­co fa­mi­lias de la ma­fia de Nue­va York.

MI­KE SEGAR REU­TERS

Trump sa­lu­da acom­pa­ña­do por su yerno Kush­ner, su hi­jo Do­nald y la esposa de es­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.